Los bronces de Benín


Los bronces de Benín son una colección constituida por más de mil piezas conmemorativas que provienen del palacio real del reino de Benín.

Fueron creadas por los pueblos edos desde el siglo XIII y, en 1897, los británicos se apoderaron de la mayor parte de ellas. Doscientas de estas piezas fueron llevadas al Museo Británico de Londres, mientras que el resto se repartió entre otros museos.Actualmente, una buena parte aún se encuentra en el Museo Británico, concretamente en la sala 25. Otras piezas se hallan en los Estados Unidos y Alemania, entre otros países.


Los bronces de Benín propiciaron una mayor apreciación por parte de Europa de la cultura africana y del arte tribal. Inicialmente, parecía imposible e increíble que gente tan «primitiva» y «salvaje» fuese la responsable de la creación de objetos tan desarrollados. Incluso se llegó a la conclusión que habían tomado el conocimiento metalúrgico de los portugueses. Actualmente, se sabe que los bronces eran fabricados en Benín desde el siglo XIII y que buena parte de las colecciones datan de los siglos XV y XVI. Se cree que los dos periodos dorados en la creación de bronces fueron el reinado de Esigie (c. 1550) y el de Eresonye (1735-1750).

Si bien el conjunto de piezas recibe el nombre de «bronces de Benín», no todas las piezas son de este material: también las hay de latón, o de una mezcla de bronce y latón; de madera, cerámica, marfil, etc. Han sido producidas por medio de la técnica de cera perdida y son consideradas como las mejores esculturas hechas con esta técnica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario