La leche y sus derivados, ¿alimentos saludables?


La leche animal al igual que sus derivados, nata, batidos, helados, queso, yogures se encuentran hoy en día entre los alimentos de mayor consumo del mundo. Se alaban sus propiedades nutritivas, lo ricos que son y lo imprescindibles que resultan para tener por ejemplo los huesos sanos debido a su riqueza en vitaminas, proteínas y minerales .... Pero, es eso verdad, o más bien se trata de productos no precisamente saludables y que causan un sinfín de patologías?

Para empezar debo decir que el ser humano es el único animal de toda la naturaleza que toma leche en edad adulta. El resto de los mamíferos sólo la consumen durante el período de lactancia y directamente de las mamas de sus madres, ya que la leche no debe entrar en contacto con agentes externos, ya que es una sustancia que se altera y contamina con suma facilidad.

Partiendo de esta base, por qué tomamos leche siendo adultos?


A- El problema del calcio ...

La razón fundamental por la que los nutricionistas occidentales, que no los orientales, recomiendan tomar leche y derivados, es por su alto contenido en calcio, que nos ayuda supuestamente a mantener nuestros huesos sanos y fuertes. Pero ... curiosamente es en EEUU, el mayor consumidor de lácteos del mundo, donde más incidencia hay de osteoporosis entre su población. Vaya paradoja, no?

Esto sucede porque la leche animal nos acidifica y desmineraliza, pudiendo provocar la temida osteoporosis. De hecho las mujeres vegetarianas que no toman leche tienen un 18% de pérdida ósea, mientras que las omnívoras padecen una pérdida ósea del 35%.

En cuanto a los niños lactantes se sabe que asimilan bien la caseína materna pero no la de la leche de vaca. Ésta última puede inflamar el organismo y ser causa de intolerancias alérgicas.

Además, está constatado que los niños que toman varios vasos de leche al día tienen las arterias en peores condiciones que los que no la toman. Todo esto, sin olvidar que la leche de vaca contiene 59 tipos diferentes de hormonas que pueden ser causa de muy diversas enfermedades degenerativas.


B- La caseína de la leche ...

La caseína es una de las proteínas principales de la leche. Como bien dije antes, el lactante asimila completamente la caseína de la leche materna, pero no la de la leche de vaca. ¿Por qué? Por que estas proteínas sólo se digieren parcialmente por el efecto neutralizador de la leche sobre la acidez gástrica, indispensable para su ruptura.

¿Y qué efectos produce esta sustancia viscosa (caseína) en nuestro organismo?
En la mayoría de las personas se adhiere a los folículos linfáticos del intestino impidiendo la absorción de otros nutrientes. [De hecho la caseína se utiliza en la fabricación de pegamentos para papel, madera, etc.]

También causa otros problemas, ya que el metabolismo al querer deshacerse de estos nutrientes, tiene un gasto energético increíble, lo que puede provocar problemas inmunológicos. 


Las grasas de la leche ...

La leche humana contiene 45 gramos de lípidos por litro, de los que el 55% son ácidos grasos poliinsaturados y un 45% saturados. Además, tiene un elevado contenido en ácido linoleico, precursor de prostaglandinas y leucotrienos antiinflamatorios.

En cambio, la leche de vaca contiene un 70% de ácidos grasos saturados, frente a un 30% de poliinsaturados.

Además, ese 30% de poliinsaturados pierde sus propiedades cuando por efecto del calor - entre 40/ 45ºC- se desneutralizan y ya no pueden ser precursores de sustancias antiinflamatorias, por lo que la leche tratada para ser consumida es un sustancia 100% inflamatoria.

Por otra parte la pasteurización y la homogeneización provocan que las grasas saturadas atraviesen las paredes intestinales en forma de pequeñas partículas no digeridas, lo que inevitablemente aumenta los niveles de colesterol y grasas saturadas en la sangre.

La carga hormonal ...

Como bien he mencionado antes, la leche de vaca contiene 59 tipos distintos de hormonas: pituitarias, esteroideas, sexuales, adrenales, siendo las más importantes las hormonas de crecimiento, que unidas a la riqueza proteica de la leche de vaca, hacen posible el rápido crecimiento de los terneros, cosa que a nosotros no nos hace ninguna falta. Es más, se sabe que el alto nivel de estas hormonas, unido a otros tóxicos provoca la aparición de distintas enfermedades degenerativas.


Tóxicos de la leche ...

Tanto el productor de leche como el consumidor se enfrentan a unos riesgos químicos que son de naturaleza muy heterogénea. La contaminación que presente la leche cuando llegue al consumidor puede tener procedencias muy distintas, ya sea por contaminación de los alimentos y el agua que ingiere la vaca o bien por el uso de materiales inadecuados durante la obtención, manipulación, almacenaje y transporte de la leche.

- metales y plásticos: el equipo utilizado en la explotación ganadera para obtener, conducir o almacenar la leche puede contaminarla. De hecho se ha llegado a encontrar en ella hierro, cobre, plomo, cadmio, zinc ... lo que puede provocar una actividad catalítica sobre las reacciones de oxidación que se producen en ella.

- detergentes y desinfectantes: formol, ácido bórico, ácido benzoico, sales alcalinas... que se usan en la limpieza y desinfección de del material que se pone en contacto con la leche.

- pesticidas y fertilizantes: en la comida que se le da a las vacas, se pueden encontrar compuestos químicos con los que se ha procurado obtener un incremento tanto de las cosechas como de su conservación. Entre esos compuestos podemos mencionar las acaricidas, nematicidas, fungicidas, herbicidas ... también compuestos químicos como aldrín, lindano, malation, DDT ... que pueden ocasionar cáncer.

- micotoxinas: Las micotoxinas, producidas por el metabolismo de determinados mohos, son sustancias muy tóxicas y carcinogénicas para el hombre y los animales. En los últimos años se ha desarrollado una intensa investigación para su detección y prevención. No se han estudiado demasiado y, a pesar de que existen gran variedad de ellos, sólo se conocen bien las denominadas "aflatoxinas" debido a su gran toxicidad. La formación de aflatoxinas está asociada con los mohos que los producen. En general, se asume como únicos productores de aflatoxinas algunas especies del género Aspergillus. 

Por tanto sólo serán de interés para la industria láctea aquellos mohos susceptibles de producir micotoxinas y concretamente aflatoxinas. Las micotoxinas pueden llegar a la leche por la alimentación del animal o bien en el ordeño. La aflatoxina B1 considerada, sin duda las más peligrosa, es un hepatocarcinógeno muy potente.

- antibióticos y quimioterápicos: El empleo de determinados quimioterápicos en medicina veterinaria ha supuesto uno de los grandes logros en la lucha contra muchas enfermedades infecciosas del ganado vacuno lechero, entre los que se incluye la mamitis, pero también es cierto que cuando se utilizan o manejan de forma inadecuada, unas veces por negligencia y otras por desconocimiento, pueden dar origen a una contaminación por residuos en la leche y productos lácteos, con sus repercusiones en la salud.

- contaminación radioactiva: residuos producidos por la energía nuclear.

- dioxinas: derivados del cloro. Además de estar relacionados con el cáncer de pulmón y los linfomas, la exposición a las dioxinas se ha relacionado con la diabetes, problemas de desarrollo del niño y diversos desarreglos del sistema inmune.


Enfermedades relacionadas con el consumo de leche en mal estado:

- "Salmonella enteritidis", "Salmonella typhymurium" y "Salmonella enteritidis", que pueden provocar gastroenteritis agudas. En los dos primeros el modo de infección es por heces de vaca o ubres enfermas o por protados humano; mientras que en el último caso es por heces de vacas enfermas.

- "Salmonella typhy" puede provocar fiebre tifoidea, "Salmonella paratyphy" provoca la fiebre paratifoidea. En ambos casos el modo de infección puede ser por manos sucias del portador o enfermo de tifus o bien por suministro de agua contaminada.

- "Mycobacterium tuberculosis" es el microorganismo implicado en la tuberculosis y, en este caso, la infección puede llegar a través de ubres infectadas o por heces de vacas.

- "Brucella abortus" puede provocar fiebre ondulante y "Corynebacterium diphteriae" la difteria. En estos dos últimos casos el modo de infección es por ubres infectadas o medio ambiente contaminado.

- "Staphilococcus auereus" puede provocar en los humanos gastroenteritis por toxina, y la infección puede derivar de ubres infectadas o bien a través de portador humano.

Otras enfermedades ...

- Anemia ferropénica: ésto es debido a que la leche y sus derivados pueden provocar pequeños sangrados gastrointestinales, lo que nos hace perder hierro.

- Artritis reumatoidea y osteoartritis: está constatado que los complejos antígeno-anticuerpo generados por la leche se depositan en las articulaciones provocando su inflamación y entumecimiento.
- Asma: se sabe que la leche puede estimular la producción excesiva de moco en las vías respiratorias, y que la alergia a la leche es causa de asma.

- Autismo: investigadores italianos han demostrado que los pacientes autistas empeoran cuando consumen leche y trigo. Se cree que los péptidos presentes en la leche tienen un efecto tóxico en el sistema nervioso central.

- Cáncer de estómago, próstata, ovarios, mama, páncreas, pulmón, testículos: la hormona insulínica presente en la leche, la reducción de la vitamina D en el cuerpo a causa del consumo de lácteos, la presencia de dioxinas, la hormona somatotropina, todo ésto aumenta las probabilidades de sufrir algún tipo de cáncer. De hecho, ha sido constatado por distintos investigadores y por estudios realizados por distintos equipos, entre ellos,Investigadores de la Universidad de Harvard, Epidemiólogos italianos del Aviano Cancer Center, Investigadores del Instituto Nacional de la Salud Pública de Morelos (México), American Association of Cancer Research en San Francisco y publicado en Oncology News.

- Cataratas: hay una creciente evidencia de la relación entre el consumo de lácteos y las cataratas, debido a la lactosa y galactosa.
- Colitis ulcerosa y colon irritable: debido también a la ingesta de leche.

- Diabetes Mellitus Tipo I : diferentes investigaciones apuntan que los lactantes alimentados con leche de vaca presentan un mayor riesgo de padecer diabetes insulino-dependiente ya desde su niñez.

- Enfermedad de Crohn: El Dr. John Hermon Taylor, director del Departamento de Cirugía de la Escuela de Medicina del Hospital St. George (UK), afirmó que esta enfermedad está asociada a la Paratuberculosis (éste microorganismo no se destruye mediante la pasteurización).

- Enfermedades coronarias: El Dr. Kurt Esselbacher, Miembro de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, afirmó sin tapujos que la leche homogenizada, debido al alto contenido en xantina oxidasa, es una de las mayores causas de enfermedades coronarias. Ésto se debe a que la xantina oxidasa destruyen el masmógeno, uno de los componentes de las membranas de las células que forman el tejido cardíaco.

- Esclerosis múltiple, estreñimiento (por intolerancia a la leche), fatiga crónica, fístulas y fisuras anales, incontinencia urinaria, linfomas, migraña, problemas en oído/ garganta/ sinusitis (en 1994 se publicó en la Revista Natural Health que el aumento de infecciones en oído y garganta aumentaban con el consumo de lácteos, incluso, los estudios demostraron que las amígdalas y las adenoides disminuían en tamaño cuando se limitaba el consumo de leche).

- Reacciones alérgicas, sangrado gastrointestinal, síndrome de mala absorción, trastornos del sueño y úlceras pépticas.


Intolerancia a la lactosa ...

Aproximadamente 2/3 de la población mundial no puede digerir el azúcar de la leche, la lactosa. Los síntomas comunes experimentados después del consumo de leche incluyen hinchazón, gases, diarrea y náuseas. En muchas partes del mundo no se consumen productos lácteos o bien juegan un rol limitado en la dieta. Lo que es evidente es que consumir lácteos va en contra de nuestra propia naturaleza... ¿Seguirás tomando leche y derivados después de saber todo esto? Yo desde luego, NO, ya hace un par de meses que la he sustituído por la leche de soja, que aunque tiene un sabor totalmente distinto, se ha comprobado que es mucho más sano!

Curiosidades: El emperador Shen Nung, segundo de los míticos emperadores chinos, declaró la soja como una de las cinco cosechas sagradas.

1 comentario:

  1. Pues vaya tela!!!...y nos la venden como la panacea!!!..hay que ver lo que es la desinformación!!!

    ResponderEliminar