El mito de la escoba en las brujas


Se atribuía a las brujas la capacidad de desplazarse volando a los aquelarres. Esta creencia se remonta, al menos, a la Antigüedad clásica, aunque a menudo fue vista con escepticismo. El medio de locomoción más frecuente, y que como tal ha perdurado en la imagen actual de la bruja, es la escoba.

El simbolismo de la escoba se ha interpretado de diversas formas. Para algunos autores se trata de un símbolo fálico, lo que se relacionaría con la supuesta promiscuidad sexual de las brujas.

Otras teorías mencionan que la escoba pudo haber sido utilizada para administrarse determinadas drogas. En cualquier caso, llama la atención al tratarse de un objeto relacionado casi exclusivamente con la mujer.

Con respecto a los vuelos de las brujas, las opiniones de los teólogos de la época estuvieron muy divididas. Para algunos, tenían lugar físicamente, en tanto que otros consideraban que se trataba de ensueños inducidos por el Diablo.



Modernamente se han relacionado con el consumo de ciertas drogas conocidas en la Europa rural, tales como el beleño, la belladona, la mandrágora y el estramonio. Estas drogas son alucinógenas y su efecto primordial es la sensación de poder "volar". Estos ungüentos se aplicaban sobre la piel, pero a veces, para que el efecto fuese aún mayor, untaban el palo de la escoba con él y lo introducían por la vagina. Por ello nos ha quedado la imagen de la bruja volando en su escoba, camino al aquelarre. Volar sería algo así como tener una experiencia mística ... Muy parecida a la que tienen por ejemplo los "chamanes" ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario