Newgrange


Newgrange es un complejo arqueológico integrado por un conjunto de túmulos y sepulcros del neolítico, en el valle del río Boyne (Irlanda).

Los restos de Newgrange,suponen un extraordinario ejemplo de tumbas de corredor. Su disposición es similar al de las pirámides egipcias: una cámara funeraria, encerrada en el interior de un gran túmulo, sólo accesible por un largo pasillo.

Newgrange en irlandés significa «cueva del Sol», es un cementerio prehistórico que fue construido entre 3300 y 2900 a.C, por lo que es más antiguo que las pirámides de Gizeh o que Stonehenge.

Es una edificación megalítica, que fue construida con grandes bloques de piedra enteros y sin labrar. Los megalitos formaban un círculo de unos 70 metros de diámetro.

En Newgrange hay un pasadizo de unos 17 metros de largo. Sobre la entrada, que se debía de cerrar con una losa, hay una estrecha abertura de unos 10 cm. de alto.



Aproximadamente una semana antes y una semana después del solsticio de invierno, el 21 de diciembre, los rayos de sol pasan exactamente por ese hueco, recorren el pasadizo y van a dar a un bloque de piedra decorado con espirales.

Lo que de inmediato atrae la atención es la abundancia de tallas en la roca. La piedra de la entrada está cubierta de espirales, y más de una docena de las verticales de la galería muestran trazas de decoración. También hay tallas en diversas piedras del suelo y de la bóveda, incluso en tramos de la superficie no apreciables desde abajo. La mejor de las tallas del interior es una triple espiral en el sector inferior de una de las piedras verticales. En el exterior, muchas de las piedras del encintado están decoradas, y algunas, en las partes que quedan ocultas. Además de las espirales, abundan en Newgrange los losanges, los trazados en zigzag y los círculos. Pero, extrañamente, estos símbolos no coinciden con los de otras galerías funerarias de Irlanda.

Los primeros estudiosos de Newgrange no prestaron gran atención a estas decoraciones. En el siglo XVlll, Thomas Molyneux, profesor de física del Trinity College de Dublin, las describió como "una especie de tallas bárbaras", y fueron muchos los que las consideraron meras ornamentaciones. En tiempos más recientes se han realizado serios esfuerzos por descubrir en ellas algún significado, más allá del efecto decorativo.

En este campo de investigación ha destacado Martin Brennan, quien, en su obra La visión del valle del Boyne, analiza las más de 700 piedras talladas del valle. Brennan sostiene que la mayoría de las tallas recogen observaciones astronómicas y cosmológicas, y que Newgrange se constituyó, entre otras cosas, en el mayor y más antiguo calendario solar del mundo.



El afán científico no fue la única motivación de los constructores de estructuras tan notables como Newgrange y Stonehenge, donde sí, también se efectuaban observaciones astronómicas. Es posible que, a la vez, estudiaran el universo y lo relacionaran con sus vidas personales de modo directo y significativo. Newgrange no es sólo un calendario solar o un observatorio; parece implicar un símbolo de la propia fuerza vital.


No hay comentarios:

Publicar un comentario