Los Misteriosos Shemsu Hor



Durante el mes de marzo de 1908, Arthur Weighall, inspector de antigüedades del gobierno egipcio desde 1905 hasta 1914, exploró la despoblada región de Wadi Abbad (Latitud 24 ° 59 '00 "N ) en el desierto oriental. Allí se encuentra el templo de Kanais, construido por Seti I. 

Weighall registró unos grabados en las rocas del wadi ... y que representaban embarcaciones de proa alta. En la primavera de 1936, Hans Winkler exploró el cercano Wadi Hammamat y encontró otra serie de dibujos muy similares a los encontrados 18 años antes por Arthur Weighall.


Wadi Hammamat era una zona minera muy importante. Hay registros sobre expediciones a partir del segundo milenio a. C, cuando el wadi dejó expuestas las rocas precámbricas del Escudo etíope, entre ellas basalto, esquisto o bején.

El faraón Seti I fue el primero que se ocupó de hacer pozos de agua, y Senusert I el que envió a los primeros mineros. El papiro de las minas, actualmente expuesto en el Museo Egipcio de Turín, es el primer mapa geológico conocido y muestra el Wadi Hammamat, las colinas, las minas de oro, viviendas de los mineros y los pozos de agua. Fue preparado para una expedición de Ramsés IV.


Wadi Hammamat también es conocido por sus inscripciones realizadas a modo de graffiti por los egipcios de la antigüedad. El wadi contiene muchos signos e inscripciones fechados durante las primeras dinastías, incluyendo los únicos petroglifos conocidos del desierto oriental con dibujos de barcos de juncos realizados hacia 4000 a. C.

Tanto los invasores romanos como los bizantinos utilizaron la ruta y las minas: los romanos establecieron estaciones de aduanas, los bizantinos reabrieron las minas de Bir Um Fawakhir (explotadas durante el Imperio Nuevo y el Ptolemaico), y ambos levantaron fortalezas defensivas a lo largo de la ruta. Los romanos construyeron una serie de ocho estaciones de agua (hydreuma), de las que perdura Qasr el-Benat.


Pero ... Serían estas embarcaciones las de los seguidores de Horus?

Según el Canon Real de Turín, los "Shemsu Hor"
 (Sms Hr) gobernaron Egipto durante seis mil años, entre el reinado de los dioses y los primeros faraones. Algunos autores lo traducen como compañeros de Horus, seres semidivinos con grandes conocimientos astronómicos que legaron a los sacerdotes y faraones.

Manetón, historiador egipcio del siglo III a. C. que recibió el encargo del faraón Ptolomeo II Filadelfo de escribir la Historia de Egipto y que tenía acceso a la biblioteca del templo de Ra en Heliópolis (en donde era sacerdote), aseguró que gobernaron Egipto alrededor de 6.000 años, justo después de los "semidioses y reyes" de épocas anteriores. 

Antes que estos últimos, habían dirigido el país los "dioses". Lo único que resta de la Aegyptíaka nos ha llegado a través de Eusebio de Cesarea. 


Tras los dioses reinaron los héroes durante 1.255 años, a los que siguieron unos reyes que gobernaron 1.817 años. Más tarde gobernaron 30 reyes de Menfis cuyos reinados suman en total 1.790 años. Les sucedieron diez reyes de Tis durante 350 años, y después de éstos llegaron los Shemsu Hor, que reinaron durante 5.813 años. Tras ellos llegó el primer rey dinástico, Menes, que gobernó el Valle del Nilo desde el año 3100 a. C.


El afamado arqueólogo francés Gaston Maspero, uno de los personajes más influyentes en el campo de la egiptología, se preguntaba en la Revue de l’Histoire des Religions por el que constituye el enigma central de esta civilización ...  ¿De dónde salieron los antiguos egipcios? ¿Cuál fue el verdadero origen de su religión y de sus textos? Existieron realmente los Shemsu Hor?  ¿Qué grado de fiabilidad tiene el papiro de Turín? Porque en caso de que el papiro sea fiable nos estaríamos enfrentando a seres de naturaleza divina, semidivina o no enteramente humana. ¿Cómo debemos interpretar esto último?... Qué nos ocultan?

No hay comentarios:

Publicar un comentario