La pintura mediúmnica ... La psicopictografía


Definía el médium lusoparlante Divaldo Pereira Franco la psicopictografía como “el recurso noble del arte para la confirmación de la supervivencia del Espíritu o disyunción molecular del cuerpo. El estilo del pintor, sus características, su mensaje ofrece expresiva contribución para la afirmación de la vida después del túmulo, del fallecimiento, como también por la enseñanza de traer belleza y armonía para encanto de las criaturas humanas”.

Luiz Antonio Gasparetto nació en Sao Paulo el 16 de Agosto de 1949. Su salto al estrellato mediático, gracias a su capacidad mediúmnica, le llegó a finales de la década de los 70, e inicio de los 80, cuando realizó una gira por Europa donde en estado de trance pintaba por mediación de autores como Modigliani, Picasso, Da Vinci … Aquella gira, junto a Elsie Dubugras impresionó vivamente a todo aquel que se acercó a conocer el trabajo de aquel brasileño desconocido. El mundo descubrió entonces a este psicólogo, pero también a un genio de la psicopictografía llamado, para siempre: Gasparetto.

En la actualidad la Ciencia ha vuelto sus miradas hacia el interesante fenómeno de la psicopictografía, los médiums psicopictóricos espíritas Florencio Antón y Lorena son estudiados por la óptica científica en estado normal y en estado de trance mediúmnico, buscando dentro de su cerebro cómo se realizan los cambios en su estructura psíquico-física-mental para llegar a producir obras de arte con la factura de genios de pintura en un escaso margen de tiempo…


En la obra “Estados Diferenciados de Consciência e Mediunidade” se dice: “La psicopictografía, que es una de las modalidades tipológicas que tomamos como ejemplo inicial, es definida ordinariamente como la capacidad de producción de pinturas o dibujos obtenidos en estado de trance. En otras palabras, su característica básica sería la de ser un fenómeno de producción subjetiva de obras plásticas que se da en cierta modalidad de estado diferenciado o alterado de conciencia, estado éste vinculado al cambio psicológicos y neurofisiológicos. 

En términos psicológicos, se constituye, básicamente, de una percepción alterada de la realidad circundante en relación a lo que sería el estado de vigilia común del agente psíquico que sirve de instrumento a esa capacidad de producción, comúnmente llamada trance. En términos neurofisiológicos, se constata un cierto relajamiento de la actividad cortical posterior y una mayor actividad de la región del hipotálamo cerebral, con repercusiones fisiológicas, como la alteración de la temperatura corporal entre partes del cuerpo, relajación muscular y, aún así, una notable capacidad motora (especialmente de las manos y de los pies)”.

También se la denomina como “pintura mediúmnica” y todo aquel que asiste a una sesión de ésta forma de arte en trance queda irremediablemente maravillado del prodigio que contemplan sus ojos.



La “Psicopictografía”, o “Pintura Mediúmnica”, se produce cuando un médium, o canalizador, es capaz de “plasmar una obra pictórica mediante la influencia o expresión de un espíritu, el espíritu comunicante posee inclinaciones y conocimientos sobre el dibujo o la pintura, y usando la plataforma mediúmnica del individuo puede representar obras inéditas aplicando su personalidad y estilo al cuadro. Muchos médiums pictóricos han podido ser instrumentos de grandes maestros del arte clásico y moderno, artistas tan conocidos en la historia como Da Vinci, Van Gogh, Cezanne, Rafael entre otros, nos han dejado su legado reflejando sobre el lienzo su magistral obra.

Estas pinturas demuestran no sólo el estilo del autor, sino que presenta el mismo uso del color, el trazo y hasta la firma, no dejando así posibilidades de fraudes ni de dudas sobre quien ha sido el creador, escapando del médium cualquier posibilidad de emular o copiar estas características tan íntimas asegurando así la originalidad de la obra. Los procesos que se generan en estas manifestaciones mediúmnicas son similares a las ya estudiadas, el intermediario puede no saber dibujar siquiera un trazo, pero eso no limita su posibilidad de ser instrumento de algún artista espiritual, este mismo proceso sucede con los psicógrafos y con los psicófonos, que expresan conocimientos que superan sus propias condiciones intelectuales y culturales”. Tal y como lo define la propia Asociación Espírita Nacional.

Este intrigante fenómeno pone de manifiesto, en caso de ser cierta la experiencia, la existencia de vida espiritual, de forma que se muestra “una interpretación superior del arte con un significado mucho más profundo y sutil”. Si hablamos de pinturas en estado de trance no podemos menos que recordar a Benjamín Solari Parravicini, el argentino que conmocionó al mundo y que fusionó la “psicografía” con el don profético. Su obra es hoy tan inmortal como enigmática y sugerente. Sus dotes clarividentes quedaron grabadas, para siempre, en sus dibujos, dibujos que van más allá de lo imaginado entrando en la trascendencia del Futuro, un futuro que sólo él alcanzó a ver junto con sus pautas proféticas. Es su testamento profético.

Pero sin dudas, uno de los psicopictógrafos más conocidos es el brasileño Luiz Antonio Gasparetto. Su obra quedó para siempre inmortalizada en un sensacional documental de dos grandes del Misterio: Fernando Jiménez del Oso y Juan José Benítez. En el mismo, Luiz Antonio, a golpe de “Standing in Motion”, del músico griego Yanni, y una explosión de colores sin igual pintaba, en trance, por Monet, Rembrant, Renoir, Toulouse Lautrec, Van Gogh…, mientras que peritos y expertos en arte no podían salir de su asombro. Ese fue mi primer contacto con este fenómeno de lo paranormal, o al menos, de lo inexplicado.



Luiz Antonio Gasparetto cerraba sus ojos, casi se recostaba sobre el lienzo, sobre el papel, o el medio usado para su demostración, y casi de forma irreflexiva, sorpresiva comenzaba a mover sus brazos compulsivamente, dejando a sus manos tomar el control que su mente inconsciente que por el trance había “perdido”. Comienza a realizar trazos, casi parece que no conduce a nada, pero poco a poco va surgiendo la imagen inestimable, sorprendente, de un Van Gogh, Jean Renoir o Henri de Toulouse-Lautrec. Trazos sacados casi de lo imposible mientras firma “pinceladas” dignas de los mejores genios, entre contorsiones y movimientos exagerados en una clara manifestación corporal tan propia de la personalidad de este genio. Cuando se le preguntaba sólo decía: “los espíritus de pintores famosos ya fallecidos entran en mi cuerpo y me utilizan para pintar sus cuadros”.

Gasparetto muestra una capacidad de estilos y facturas en sus cuadros que va más allá de lo comprensible. No son reproducciones de cuadros ni tampoco copias, son obras nuevas de esos autores fallecidos que “toman” el cuerpo del médium como queda “demostrado” con la ulterior firma. Pero hay más… Gasparetto ¡no usa pinceles! Sólo utiliza sus manos desnudas, sus dedos, de las manos o de los pies, es lo mismo, la calidad de su trabajo no pierde su condición de espectacular por ello ni tampoco su velocidad. Y lo más importante: Gasparetto jamás recibió una formación pictórica, nunca. Así pues el “pintor de lo imposible” lo realiza bajo lo que se denomina “Psicopictografía”, quizás una de las más sorprendentes facultades mediúmnicas.

5 comentarios:

  1. Esto,y lo sabemos, de ser cierta es una prueba más q irrefutable de la vida espiritual, mediúmnica o incluso meros avatares en manos de...
    Si hay trampa,es muy dificil saber cual,dibujar bien es dificil y más en ese estado orgásmico permanente en el q estaba el tío. Y hacerlo a esa velocidad y con tan buenos acabados.
    Hay incluso una parte donde habla con alguien, y está ahi en medio de un plató de tv.
    Lo más útil es creerlo, pq la única otra opción es q en realidad sea un pintor de cojones, y si dicen q no sabía nada del tema..
    Lo extraño del asunto es q le vengan todos esos artistas a él... se reúnen todos los que fallecen por gremios? jaja todos los pintores ilustres juntitos yendo a visitar al carioca..es raro..
    Xana, alúmbranos, aunque yo creo q tu tb consideras q esto es verídico, aunke en tu escrito se vean tibias dudas tb al respecto, es lógico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo, gracias por tu comentario, anónimo, es muy cierto que ésta sería una prueba más de que la vida después de la "muerte" existe, de que de un modo u otro, desde otro plano existencial podemos interactuar con esta realidad que nos ha tocado vivir aquí y ahora ... Yo personalmente sí creo en la vida después de nuestra muerte física, sí creo rotundamente en que la "muerte" es sólo una transición, un cambio y no el fin de nada ... En lo que respecta a la psicopictografía, no puedo decir con certeza absoluta que ésta sea real, que no sea un bulo por parte de unos cuantos, ya que yo jamás la he practicado, pero, también sé a ciencia cierta que sí hay personas sensitivas que logran percibir a esos seres, bien sea a través de medios como la pintura mediúmnica, bien sea a través de la escritura automática, sueños oníricos o incluso los ven sin tener la necesidad de utilizar un canal.

      Un saludo afectuoso!

      Eliminar
  2. Guauuuu!!!!...realmente impresionante...lo asocio...salvando las distancias a la escritura automática que también conozco!!!!. Y lo que más tremendo me parece es las confirmaciones científicas de expertos en pintura que se producían cuando Gasparetto entraba en TRANCE. Es evidente que uno de los grandes misterios y que no sé si algún día incluso se podrá sustanciar es el poder de la mente y este post es otro ejemplo...estupenda documentación y explicativo!.

    fdo: Little hands

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Little hands, es muy cierto lo que comentas, hay muchísimas similitudes entre esta forma de contacto y la escritura automática,lo único que varía es la forma de hacerlo. En cuanto a la originalidad de los cuadros, es evidente que debemos tomar en consideración los análisis de los expertos, y si éstos afirman que son verdaderos, poco queda por discutir ... Y sí, el poder de la mente es ilimitado, eso es indiscutible, por eso una vez más, afirmo, que la vida después de la muerte física sí existe, y llegará un momento en el que todos seamos capaces de "interactuar" o visualizar a estos seres que se comunican con nosotros desde otros planos más "elevados", para ello, sólo debemos "despertar".

      Un saludo afectuoso!

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo, Xana. Y yo incluso metería en ese caso el asunto extraterrestre en su totalidad. Sabemos que la gente mas inteligente del mundo, es absolutamente racional y pro-palpable, y la élite en el escalafón, cree en el gran arquitecto, en los armónicos, creen al burdo plagiador, se han vendido al q les regala "conocimiento y poder". Y sí, esos planos elevados, han de ser altamente elevados, pq hacen con nosotros lo q sale de los arcos, en estados de trance, nos manejan como simples títeres, pero lo curioso es q no nos hacen daño, como mucho inducen. Yo, lo q si sé, es q seremos capaces de interactuar, visualizarlos y despertar, cuando hayamos resuelto nuestros problemas. Cuando el ser humano abandone los dos extremos y permanezca en el centro. el 5 es ese estado, el equilibrio.

    ResponderEliminar