El misterioso Monte Shasta ...


Situado en el macizo montañoso de Sierra Nevada, en la California septentrional, cerca de la frontera con Oregón, en Estados Unidos, el Monte Shasta es uno de los lugares más extraños del mundo . Luces extrañas y sonidos son frecuentemente vistas o escuchados en la montaña. Nubes lenticulares, sombras y puestas de sol extraordinarias contribuyen al aura mística de la montaña.


Se dice que el nombre SHASTA, es un vocablo sánscrito, que se puede traducir como “venerable”, “sabio”, o “juez”. Las leyendas hopi hablan de seres superiores que moran en el interior de esta montaña blanca, supervivientes de una tierra hundida en el océano y que la misma vendría a representar un puerta de acceso (sipapu) a un mundo interior muy antiguo, los testimonios describen a estos seres como altos, rubios y "humanos".

Incluso existen testimonios relativamente recientes (1930) en los que se describe una ciudad "intraterrestre" con edificios parecidos a los de los mayas y los incas. 

Lógicamente, nadie sabe con exactitud qué ocurre en el Monte Shasta. No se sabe si el origen de los fenómenos es natural o artificial, pero es muy curioso que tanto las leyendas indígenas como los testimonios actuales se refieran a este volcán como un lugar de tránsito del misterio.

Los indios hopi afirman que sus antepasados proceden de unas tierras hundidas en un pasado remoto en lo que hoy es el océano Pacífico. Y que quienes les ayudaron en su éxodo hacia el continente Americano fueron unos seres de apariencia humana que dominaban la técnica del vuelo y la de la construcción de túneles e instalaciones subterráneas.


Los Hopi están asentados hoy en día en el Estado de Arizona, cerca de la costa del Pacífico. Entre ellos y la costa, se halla el Estado de California. Y en el extremo norte de este Estado existe un volcán nevado, blanco, llamado Shasta.

Las leyendas indias del lugar explican que en su interior se halla una inmensa ciudad que sirve de refugio a una raza de hombres blancos, dotados de poderes superiores, supervivientes de una antiquísima cultura desaparecida en lo que hoy es el océano Pacífico.


El único supuesto testigo que accedió a la ciudad, el médico Dr. Doreal, afirmó en 1931 que la forma de construcción de sus edificios le recordó las construcciones mayas o aztecas, es más, tuvo la oportunidad de acceder allí a través de una entrada secreta; según él, esta ciudad subterránea estaba en perfecto estado de conservación, y sus habitantes poseían extraordinarias facultades psíquicas.

Notificaciones más recientes de los habitantes de la cercana colonia de leñadores de Weed refieren apariciones esporádicas de seres vestidos con túnicas blancas que entran y salen de la montaña, para volver a desaparecer al tiempo que se aprecia un fogonazo azulado.


Narraciones recogidas de los indios Sioux y Apache confirman la convicción de los hopi y de los indígenas de la región del monte Shasta, de que en el subsuelo del continente americano mora una raza de seres de tez blanca, superviviente de una tierra hundida en el océano. Pero también mucho más al norte, en Alaska y en zonas más norteñas aún, esquimales e indios hablan una y otra vez de la raza de hombres blancos que habita en el subsuelo de sus territorios ... ¿Será éste uno de los muchos portales multidimensionales que existen en nuestro planeta?

No hay comentarios:

Publicar un comentario