Complejo Arqueológico de Cutimbo


Las evidencias arqueológicas muestran una ocupación anterior a la Inca. La existencia de Pinturas Rupestres nos remonta a 8000 años de antigüedad, hasta el Intermedio tardío e Inca. Esto implica que Cutimbo tuvo una ocupación prolongada por su ubicación geográfica estratégica, su área de influencia y por su uso ceremonial, ritual y religioso.



  • Chullpas o Pucullos:

Estas edificaciones de carácter funerario, se encuentran dispersas en toda la meseta. Son circulares, cuadradas y rectangulares y de diferentes dimensiones.

Las menores son de manufactura rústica, con piedra semi-canteada y con mortero de barro. Su parte superior tiene una cornisa y su interior la “Bóveda por Avance” o “Falsa Bóveda”. La puerta es de forma trapezoidal, generalmente orientada al este, por donde sale el sol. La tecnología constructiva de las grandes edificaciones es a base de mampostería concertada de piedra basáltica de forma poligonal, con representaciones zoomorfas en alto relieve (felino, vizcacha, monos, serpientes).

Fue obra de los Qolla, Lupacas e Inkas. La existencia de estas estructuras se explica por el arraigado culto a los muertos y la creencia en la inmortalidad, “pasaban a una mejor vida”. Se enterraban a personajes importantes (Caciques), como los malkus o señores, inclusive sacrificando a sus mujeres y servidumbre para que le acompañasen y sirvieran en la otra vida; por ello eran momificados y vestidos con sus mejores trajes, envueltas con tejidos y cordeles de ichu y totora, asociado al ajuar funerario.


  • Ushno o Templo:
Localizado en la parte central de la meseta, presenta una arquitectura monumental y peculiar del tipo ceremonial. Construido con roca volcánica, andesita (toba volcánica) y utilizando dos colores de piedra, una más clara que la otra. Es de morfología cuadrada, con una altura de algo más de ocho metros por casi siete metros de base.

En su interior hacia el oeste, se aprecian tres hornacinas o nichos; al norte y al sur, dos nichos; en la parte superior, dos ménsulas a cada lado donde habrían sido colocados los fardos funerarios con fines rituales para los gobernantes y sacerdotes. La parte superior externa presenta decoración de serpientes en alto relieve. En las excavaciones se ha descubierto un “Altar de Cremación” con huesos calcinados de humanos, camélidos, aves, cerámica..


Sin duda, Cutimbo constituye uno de los más importantes centros funerarios prehispánicos del altiplano, vinculado al señorío de los lupacas y los collas. Las evidencias arqueológicas más antiguas consisten en pinturas rupestres de 8000 años de antigüedad hasta el intermedio tardío (1100 - 1450 d.c.) e inca (1450 - 1532 d.c.), muestra que tuvo ocupación prolongada por su estratégica ubicación geográfica, su área de influencia, su uso ceremonial ritual religioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario