Chemtrails y Biología Sintética


Esta presentación de Sofia Smallstorm presenta resultados científicos de vanguardia, ocultos y encubiertos. A medida que el mundo natural que nos rodea muere, ¿qué lo reemplazará? La geoingeniería incluye medidas de biorremediación para traernos árboles genéticamente modificados así como los cultivos. ¿Y qué decir de los propios humanos? ¿Cómo estamos siendo transformados desde el interior?

El genoma es a la célula lo que el cerebro al cuerpo humano. El conjunto del material genético, que heredamos de nuestros progenitores en forma de ADN, es lo que llamamos genoma. Y el ADN, a su vez, no es más que una secuencia de cuatro nucleótidos que los científicos representan con cuatro letras: A, T, G y C. Así, toda la información que contiene la célula está "escrita" combinando y repitiendo estas letras miles de millones de veces.

La maquinaria celular, lee y ejecuta diligentemente las órdenes que dicta el ADN, como si fuera la Biblia. Por ejemplo, si una célula afortunada, recibiera cantidades ingentes de azúcar, el ADN mandaría producir un tipo determinado de proteínas para poder procesarlo. O si la célula detectara que se están produciendo errores en su ser que podrían convertirla en una célula tumoral, en el ADN están las instrucciones para inducir el suicidio celular.

Es en este contexto donde se sitúa la biología sintética. La producción artificial de un genoma completo supone un hito, pero lo extraordinario es que este material genético creado en un ordenador (aunque sea una copia casi idéntica del natural) ha logrado tomar el control de una célula. Las posibilidades que ésto ofrece son infinitas.

¿Cómo va a trascender en nuestro mundo? ¿Vamos a convertirnos en máquinas?
¿Ya lo somos? ¿O nos hemos convertido en híbridos tecnológicos? 


El futuro, nuestro futuro, es una incógnita.

2 comentarios:

  1. muy buen articulo xana, gracias

    ResponderEliminar
  2. Qué paradoja....los éxitos del avance de la ciencia que conseguimos el género humano lo usamos para torturar, controlar e inhabilitar a nuestros congéneres....de locos, vaya!.

    ResponderEliminar