Toniná


Toniná es el nombre con el que actualmente se conoce a esta antigua ciudad perteneciente a la cultura maya, que contiene abundantes restos arqueológicos, así como edificios únicos que conservan elementos decorativos que lucen su grandeza y hacen patente sus alcances arquitectónicos y de convivencia e integración con la naturaleza que lo rodea.


La ciudad conoció una ocupación de carácter discontinuo, aunque muy extendida en el tiempo entre al menos el siglo I de nuestra era hasta el siglo XVI, coincidiendo el final de su ocupación aproximadamente con la llegada de los españoles a América, a pesar de que la imparable decadencia fue anterior, dándole la puntilla definitiva los mexicas en el siglo XIV. 


El período de auge de este asentamiento se produjo hacia los siglos VII a IX, a la vez que se tiene constancia escrita de la existencia de la ciudad a finales del siglo VI, concretamente en el año 593, ya que se trata de la fecha con la que se corresponde la primera inscripción calendárica en piedra localizada en la misma.


El espacio sagrado de Toniná, en las montañas de Chiapas, es uno de los lugares donde se manifiestan los efectos del poder de una manera espectacular, sobre una estructura piramidal que se montó sobre el remate de una cordillera desde donde se domina gran parte del valle de Ocosingo.


Aquí se formó un enorme laberinto de épocas, templos, palacios y escalinatas que se fueron encimando durante más de mil años de actividad constructiva. 


De las siete plataformas que constituyen la gran pirámide, sobresalen la tercera en la que se encuentra el Palacio del Inframundo; la cuarta en el que se halla el Palacio de las Grecas y la Guerra; la sexta en la que se ubica el mural de los cuatro soles, que es una especie de códice hecho en estuco que representa el mito de las cuatro eras cosmogónicas, y por último la séptima, sobre la que se levantan los templos de los prisioneros y el del Espejo Humeante, el principal en el punto más elevado del conjunto, el más alto de Mesoamérica.


Entre las esculturas de mayor relevancia halladas se encuentran la de su último gobernante. Tzots Choj y, recientemente, la del conquistador de Palenque y Señor de Bonampak llamado “Jaguar Sobrenatural”, donde también se encontraron piezas arqueológicas que agregan 300 años más de historia a la cultura maya.





No hay comentarios:

Publicar un comentario