Sodoma y Gomorra ... Y La ira de los dioses!


La Biblia dice en Génesis 19: 24 que Dios destruyó Sodoma y Gomorra al hacer llover fuego y azufre sobre ambas ciudades, pero recientemente la NASA, ha formulado algunas preguntas como: ¿Hay una explicación plausible de lo que la Biblia dice acerca de Sodoma y Gomorra? ¿El azufre y el fuego que cayó del cielo y la mujer de Lot que se convirtió en estatua de sal tienen una base científica? Un número de astrónomos creen que la destrucción de Sodoma y Gomorra está relacionada con la actividad de un cometa.

El Dr. John S. Lewis, profesor emérito de Ciencias Planetarias de la Universidad de Arizona y co-director del Centro Espacial de la NASA de Investigación de Ingeniería de la Universidad de Arizona, es un científico que cree que la destrucción de Sodoma y Gomorra fue causada por un bombardeo cósmico según en su libro: Rain of Fire and Ice: The Very Real Threat of Comet and Asteroid Bombardment.

"La lluvia de fuego desde el cielo, podría ser una descripción de la ruptura y la desintegración de un cometa en la atmósfera de la Tierra por encima de estas ciudades antiguas, ya que grandes trozos de material rocoso y de hielo cayeron desde el cielo, esto sería visto como lluvia de fuego desde el cielo. Además, el material cometario es rico en azufre. Incluso una caída de meteoritos pequeños puede producir un olor a azufre que es tan fuerte que casi lo ahoga a uno".


Pocos comentaristas de la Biblia han comprendido el verdadero significado de lo que se describe en esta frase sobre el fuego y el azufre que cae del cielo. En un esfuerzo por explicar esta frase, algunos han dicho que la destrucción de Sodoma y Gomorra fue causada por un terremoto que de alguna manera explosiva, encendió el gas metano y el azufre que se encuentra en los depósitos locales de alquitrán y se disparó hacia el cielo.

Sin embargo, la actividad sísmica de este tipo no tiene precedentes y es poco plausible en términos de geología. Para aquellos familiarizados con la astronomía y la literatura antigua, la expresión "fuego cayendo del cielo", no es una expresión críptica ni un recurso literario que necesita algún tipo de explicación fantasiosa, sino que es una frase descriptiva simple. "El fuego del cielo", es una descripción exacta de material cósmico, ya sea un meteorito, asteroide o cometa, que quema en la atmósfera, y que viene a golpear la Tierra.

Otras indicaciones de que un bombardeo de cometas se llevó a cabo durante la destrucción de Sodoma y Gomorra viene de Génesis 19:28. "Y miró hacia Sodoma y Gomorra, y hacia toda la tierra de aquella llanura miró; y he aquí que el humo subía de la tierra como el humo de un horno". El "humo de un horno", habla de la nube que sale ardiendo que apareció después del impacto de un cometa explosivo.

Un terremoto que abre una fisura posible, no produciría una nube altísima, ardiente, ni crearía los nódulos de azufre encerrados en las cenizas que se encuentran en el área. 


El impacto de incluso un pequeño fragmento cometario sobre Sodoma y Gomorra, podría liberar la energía equivalente a la explosión de bombas de hidrógeno y levantar una nube de hongo como el de las explosiones nucleares. Tenga en cuenta que la Biblia también usa la expresión "el humo de un horno" en Apocalipsis 9:1-2, al contar cómo una estrella (un cuerpo luminoso celestial - un cometa) del cielo cae a la tierra, y abre un gran hoyo (cráter de impacto).

Se dice que el humo va a surgir del pozo como el humo de un gran horno y el aire se oscurecerá y el sol se oscurecerá por el humo. Sin duda todo esto describe un impacto de un cometa explosivo.

Respecto a lo que le ocurrió a la mujer de Lot que se convirtió en estatua de sal, inminente la destrucción era lo suficientemente cerca como para ser "consumido", Génesis 19:26 dice: "Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal". La palabra hebrea traducida como "sal" es la palabra "Malach" que significa "polvo", como algo "pulverizado" como la sal o polvo, es decir la esposa de Lot, miró atrás, a sus espaldas, y ella se convirtió en una "columna de polvo".

Ahora este verso adquiere un nuevo significado, porque los impactos de cometas aumentan y producen gran cantidades de polvo. Después de un impacto en la atmósfera se deshacen, pero estos impactos producen vientos feroces que contienen los granos de polvo sobrecalentados que se disparan desde el lugar del impacto como el "aumento de la base".

Cualquiera que sea sorprendido en este aumento en la distancia justa posiblemente podría ser asfixiado y cubierto por el polvo caliente y convertido en un pilar de polvo después de que el polvo se enfría y se endurece. Esto es recordativo de los cubiertos por la ceniza y el polvo cuando una erupción volcánica cayó sobre la ciudad italiana de Pompeya, finaliza el científico.

Incluso científicos de la Universidad de Bristol dijeron en su día que, anduviera o no Dios de por medio, lo de Sodoma y Gomorra fue cosa de un meteorito y sitúan la fecha del impacto con insólita precisión en el 29 de junio del año 3123 antes de Cristo. En realidad, se trata de una deducción en cadena que parte de una tablilla de arcilla que se exhibe en una de las salas del Museo Británico.

El objeto, rescatado en el siglo XIX de las ruinas del palacio de Nínive por el arqueólogo victoriano Henry Layard, está fechado en el año 700 antes de Cristo. Tiene forma de escudo e incluye un texto escrito en caracteres cuneiformes. Hasta ahora nadie lo había podido descifrar!


Pero veamos más!

En 1989, el arqueólogo aficionado Ron Wyatt dijo haber hallado los vestigios de dos ciudades convertidas en cenizas en la margen occidental del mar Muerto; una de ellas al pie de Masada y la otra al pie del monte Sodoma. 

Según su testimonio, Wyatt encontró en estas ruinas cimientos de edificios y otras estructuras, así como restos de cerámica, enterrados por la ceniza. Expresó, además, que había suelos de habitación identificables, calles interconectadas, ziggurats y una esfinge, todo dentro de una muralla tradicional de adobe con zócalo de piedra y contrafuertes, propios de una ciudad antigua, a la cual dató a principios de la Edad del Bronce (hacia 3300 a. C.). 

Según su propia investigación estas ciudades fueron destruidas hace 3900 años por un incendio catastrófico cuyas causas pudo deberse a la concurrencia de fuertes terremotos, posibles corrimientos de tierra hacia el lago y la liberación explosiva del material inflamable de subsuelo, que en contacto con el fuego de los hogares incendiaría las viviendas. La persistencia de las cenizas frente a la erosión ambiental durante miles de años se explicaría por el hecho de que los objetos quemados con sulfuro dejan un residuo de ceniza más pesado que el material original.

Este descubrimiento de Wyatt, como otros, no es referenciado por ninguna fuente académica, de hecho, según el arqueólogo Joe Zias de la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI): "Ron Wyatt no es arqueólogo o ha tramitado una licencia para excavar en Israel o Jerusalén. Para excavar es obligatorio tener estudios comprobados en Licenciatura en Arqueología los cuales él no posee aunque asegure lo contrario. "

Gomorra en el Mar Muerto ... 

Otros arqueólogos consideran que Numeria sería la antigua Gomorra. Según la "Teoría de la licuefacción", es factible que un gran terremoto destruyera estas ciudades y provocara un descenso del nivel de las tierras ocupadas por ellas, quedando sus ruinas inundadas por las aguas del mar. Los geólogos canadienses Grahan Harris y Anthony Berardow descubrieron que la península de Lisán, hacia la parte oriental del mencionado mar, fue el epicentro de un terremoto de escala mayor a seis en la escala de Richter ocurrido hace aproximadamente 4000 años (tiempo que concuerda con el de la destrucción de Sodoma, Gomorra, Adma y Zeboím). 

Según estos geólogos, el terremoto provocó efectos de licuefacción en el terreno (el terreno se licúa debido a que hay un material poroso que se llena de agua y estos suelos una vez están saturados se comportan como un fluido bajo la acción de las ondas sísmicas, provocando el engullimiento de las construcciones). Los restos de Gomorra reposarían bajo las aguas del mar Muerto, pero en un lugar diferente del original.

3 comentarios:

  1. No hay ninguna contradicción lo que está escrito en la Biblia es palabra de Dios, y está por demás cualquier teoría o hipótesis.

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay que estar abiertos a otras explicaciones...como no creo en palabras de ningún dios, soy sensible a todo tipo de hipótesis y , en este caso en cuestión, físicamente podría ser perfectamente!.

    FDO: ARTICULO1

    ResponderEliminar
  3. Bien dicho! aqui vemos que Dios puede usar la naturaleza para actuar!

    ResponderEliminar