San Agustín y sus testigos en piedra ... Colombia


En 1757 el fraile Juan de Santa Gertrudis dio a conocer en su libro Maravillas de la Naturaleza la existencia de estatuas talladas en piedra al sur del departamento del Huila, consignando su sorpresa porque, siendo anteriores a la conquista europea, representaran tan fielmente la imagen de obispos y otros religiosos católicos. Tiempo después, científicos de la Expedición Botánica visitaron la región, y entre ellos el sabio Francisco José de Caldas describe admirado en el Semanario de la Nueva Granada los "vestigios de una nación artista y laboriosa que ya no existe".



Hoy en día gran parte de los monumentos y estatuas hallados desde aquel entonces se encuentran protegidos dentro de las instalaciones del Parque Arqueológico de San Agustín, a cargo del Instituto Colombiano de Antropología e Historia. En 1995 el Parque fue declarado por la UNESCO patrimonio de la humanidad. 



Localizado al sur del casco urbano del municipio de San Agustín, cuenta con un buen museo arqueológico construido sobre uno de los aterrazamientos (Mesita D) utilizados en el pasado como sitio ceremonial, conocidos hoy en día como Mesitas.


Un recorrido por el Parque saliendo de la Mesita D nos lleva por un terraplén de construcción indígena a un camino de lajas de piedra en dirección a las Mesitas A y B, en las que se puede observar varias estatuas en su sitio original y parte de las tumbas de cancel (es decir, forradas en lajas de piedra) excavadas.


Siguiendo a pie el camino que llega a la quebrada de Lavapatas se encuentra la Mesita C con varias tumbas de cancel, fosas y estatuas. En dicha quebrada el visitante encontrará una de las obras más interesantes en la región: la fuente de Lavapatas. Es un conjunto de esculturas en forma de batracios, serpientes, mamíferos y rostros humanos, talladas in situ sobre el lecho rocoso de una quebrada.



Un segundo grupo de monumentos se concentra en el municipio de San José de Isnos: el Alto de Los Ídolos y el Alto de Las Piedras. En el Alto de los Ídolos, está la estatua más alta de San Agustín: mide 7 metros. Es una de las esculturas mejor conservadas; mantiene pintura en todas las partes del cuerpo con colores rojo, púrpura, amarillo, blanco, negro y gris. Data del siglo VII d.C., es decir hace unos 1400 años, ubicada en el Parque de los Ídolos. 



El Alto de las Piedras queda a 7 km de Isnos. Allí está la estatua Doble Yo. También cerca están El Tablón, La Chaquira, la Pelota y el Purutal.



Alejándonos un poco del las instalaciones del Parque Arqueológico, en su periferia, encontramos grupos de estatuaria, así como también asentamientos y obras agrícolas de drenaje. Estos sitios son Quinchana, El Purutal, La Pradera, Quebradillas y La Pelota.




Al norte del pueblo de San Agustín existen igualmente otros sitios con características particulares. Es el caso del sitio La Chaquira en donde han sido hallados petroglifos tallados directamente sobre grandes rocas que dominan un impresionante precipicio del cañón del río Magdalena.




La Chaquira es quizás uno de los sitios más impresionantes de San Agustín. La Chaquira se encuentra mirando hacia el profundo cañón del rió Magdalena y talladas en su sitio sobre las altas peñas, se encuentran varias figuras, entre ellas una de características antropomorfas conocida como La diosa de la Chaquira. Enfrentada al abismo, su expresión se integra al imponente paisaje de manera admirable, evidencia de la maestría de los escultores. La figura principal, con las manos en alto, en posición de adoración, mira hacia el imponente cañón del Río Magdalena y al sol naciente, como si vigilara los movimientos del sol.




Resumiendo ... 

San Agustín es un pueblo de seres de piedra. El doble yo con sus dos cabezas; el partero, con un niño que cuelga de sus manos; el águila, que muerde una serpiente; el chamán, con tocado, y el niño fraile están por todas partes.

Sin embargo, nadie sabe quiénes fueron sus escultores, cómo llegaron, por qué desaparecieron o qué representan sus figuras.





Se sabe que era una cultura con una alta complejidad de pensamiento, que daba más importancia a las viviendas de los muertos que a las de los vivos y que desapareció 800 años antes de la llegada de los conquistadores,pero no se conoce la lengua que hablaban o por qué desaparecieron, aunque se habla de que enfrentaron un cambio climático.






... “No existen relatos sobre ellos ni dejaron escritos que podamos descifrar. Su gran verdad está en estas piedras esculpidas. Éstas encierran una verdad silenciosa” ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario