Misterios del mundo vegetal: Ajo


Aunque posee un origen incierto, se le considera oriundo de Asia, desde donde se extendió a toda Europa, y desde allí hacia América, por medio de los conquistadores españoles.

Actualmente se le sigue considerando en la India como uno de los elementos principales de la medicina tradicional ayurvédica, que lo define como un poderoso equilibrante e incrementador del poder metabólico del cuerpo, y un acrecentador del vigor corporal y sexual.
  • Historia ...
En China, ya figura en el Calendario de los Hsia, un libro que se supone escrito hace casi 4.000 años; y según la tradición, una vez que el emperador amarillo Hoang-Ti escalaba una montaña, salvó la vida de uno de sus cortesanos que había comido una planta venenosa gracias al ajo silvestre.

La medicina tibetana, tan antigua como su historia, nos informa de que "El ajo tiene un efecto terapéutico sobre la flema y el aire. Aumenta la fuerza de la sangre, aunque no tenga un efecto directo sobre ella; es bueno para la hipertensión y el insomnio".

La medicina siberiana, en la que se mezclan el racionalismo occidental y los secretos de los chamanes del Asia Central, atribuye al ajo un poder sedante sobre el sistema nervioso y lo utiliza hervido con leche para curar los espasmos y la angustia; y dice que en la hipertensión, un ajo hervido con leche hace maravillas si se asocia a una dieta apropiada. Y también hervido con leche hace milagros en la tosferina y los resfriados. Pero además, lo recomienda a las personas de edad en forma de curas bianuales de una maceración alcohólica.

En la Odisea, Homero dice que fue el dios Hermes quien dio a Ulises el ajo para protegerse de los encantamientos de Circe; quizás sea de aquí de donde proviene la idea moderna que lo convierte en la mejor arma contra los vampiros.

Los griegos le llamaban «la rosa fétida» y los atletas hacían verdaderas curas de ajo antes de practicar sus ejercicios atléticos, pero tenían prohibida la entrada al templo de Cibeles mientras no eliminaran su fétido olor.

Las legiones romanas consumían ajos regularmente, de los que sacaban fuerza, coraje y una notable resistencia ante las distintas fiebres que encontraban a su paso.

Y también Hipócrates, Galeno, Virgilio, Dioscórides y Plinio el Viejo, por citar sólo algunos autores clásicos, lo recomiendan como condimento y por sus propiedades tónicas, curativas y afrodisíacas.

En la Edad Media ya se usaba con fines terapéuticos, generalmente para combatir enfermedades bacterianas.

Durante la Primera Guerra Mundial se empleó como antiséptico externo para desinfectar heridas cuando no se disponía de los antisépticos habituales.

Actualmente es cultivado y consumido en todo el mundo y también utilizado como componente de muchas recetas farmacéuticas.

  • La Leyenda ...
Una leyenda hindú cuenta que en sus orígenes el mundo bullía de dioses y demonios entremezclados. Todos buscaban con afán el más valioso de los tesoros, el néctar, que se escondía en las profundidades del océano. Muchas fueron las cosas que sacaron a la superficie dioses y demonios, hasta que uno de ellos logró encontrar el preciado néctar.

A su vista se enzarzaron en una terrible lucha por beberlo, hasta que Visnú, el dios creador del Universo, vino a poner orden y distribuyó personalmente el néctar entre todos los dioses.

Astutamente, uno de los demonios se disfrazó de dios, y antes de que Visnú se diera cuenta recibió su cucharada de néctar. Sin embargo, descubierto en el acto, y antes de que pudiera tragar el néctar, lo decapitó de un tajo de su espada. El néctar cayó de su boca al suelo donde nació una planta, el ajo, dotada de las propiedades maravillosas del néctar. Así pues, el ajo resultó semejante al néctar, aunque no exacto, ya que había estado unos segundos en la boca de un demonio, lo que le confirió su olor y sabor característicos.

  • Propiedades curativas:
- Es el mejor antiséptico, antibiótico y antimicótico natural que existe. Por ello es un excelente aliado contra las infecciones.

- Es un excelente depurativo, ayuda a eliminar toxinas del organismo y contribuye a la formación y regeneración de la flora intestinal.

- Mejora la circulación de la sangre debido a su poder anticoagulante.

- Baja la fiebre.

- Elimina parásitos intestinales

- Reduce el nivel de grasas en la sangre, disminuye los niveles del colesterol "malo" y protege el corazón y las arterias.

- Refuerza las defensas del organismo.

- Normaliza los niveles elevados de tensión arterial, por lo que debe estar presente en la dieta de hipertensos.

- Es muy útil en el tratamiento de infecciones estomacales.

- Es expectorante, por lo que resulta muy útil en afecciones respiratorias como asma, bronquitis aguda o crónica.

- Es antioxidante.

- Normaliza los niveles elevados de glucosa en sangre.

- Ayuda a regular la función tiroidea al ser rico en iodo, siendo especialmente útil en los casos de hipotiroidismo.

- Posee importantes efectos anticancerígenos.

- Ayuda a prevenir los efectos debilitantes del envejecimiento, así como cardiopatías y otros trastornos asociados a la edad avanzada.

- Por su poder virucida, es un eficaz antiverrugas.

- Para las quemaduras machacar unos dientes de ajo con aceite de oliva, y colocar sobre la zona afectada.

- Si lo que quieres es adelgazar puedes intentarlo de dos maneras:

Dejando todos los días un diente de ajo picado en una taza de leche de un día para el otro. A la mañana siguiente, en ayunas, lo bebes.

Sin necesidad de maceración ni nada por el estilo, todos los días en ayunas puedes consumir un diente de ajo, tragándolo como si fuera una píldora, con la ayuda del vaso de leche.

Es fundamental la presencia de la leche en esta preparación para luego evitar el mal aliento o la sudoración con olor a ajo. Algo que no te resultará para nada agradable. 

  • Propiedades brujeriles ... 
En lo relativo a la magia, el ajo es un aliado indispensable para todos los hechizos relacionados con la protección y el alejamiento del mal. No debe faltar en una casa que está recibiendo malas vibraciones, y si tienen un comercio y éste se llena de odio o desencuentro, el ajo es un talismán efectivo para corregir estos problemas.

- El ajo es sagrado para la diosa Hécate, por lo que cada año a la medianoche del 13 de Agosto (fecha en que se celebra el festival pagano de Hécate), muchas brujas en todo el mundo se reúnen en los cruces de caminos para celebrar sus ritos y dejar ajo como ofrenda de sacrificio en nombre de Hécate.

- Una vieja costumbre irlandesa para atraer la buena suerte es plantar dientes de ajo salvaje en paja cerca de la puerta principal.

- En Escocia, durante el sabático de Samhain, cuando innumerables fantasmas y espectros vagan en las sombras de la oscuridad de la noche, el ajo se cuelga en todas las casas especialmente sobre todas las puertas y ventanas para evitar que entren los espíritus malignos.

- El ajo funciona como protector, y colgándolo repele a las personas envidiosas y evita la intrusión del mal en nuestros hogares.

- También se emplea para absorber enfermedades, sólo hay que frotar con los dientes de ajo, frescos y pelados la parte afectada del cuerpo, y luego tirarlos al agua corriente.
- Si se lleva consigo nos protege de los enemigos y del mal tiempo.

- También se pone bajo las almohadas de los niños para protegerlos mientras duermen.

- Si se frota sobre las cacerolas y sartenes antes de cocinar elimina las vibraciones negativas que podrían contaminar los alimentos.

  • Curiosidades ... 

    En China y Malasia, las personas frotan con él las manos de sus hijos para protegerlos de los vampiros. En el este de la India, el ajo es utilizado como protección contra los hechizos.

    En la antigua Roma, el ajo era un arma importantísima en la lucha sin tregua contra los espíritus. Los romanos solían comer ajo todos los días para protegerse del mal, y esa es una de las razones por las cuales de difundió rápidamente por todo el imperio. También era frecuente que frotaran con ajo las ventanas, las puertas, y hasta las tranqueras de las granjas. Creían firmemente que los espíritus malignos sienten un gran miedo por el ajo. Cuando una persona moría, era común insertar dientes de ajo dentro de la boca del muerto para impedir que entraran los espíritus malignos en el cadáver y lo convirtieran en un zombie. Otro rito funerario común entre los romanos era untar el cadáver, sobre todo los pies, con una mezcla realizada con incienso, aceite y ajo.

    En algunas culturas, los poseídos son exorcizados con un collar de ajo que se les obliga a cargar hasta que se encuentren curados.

5 comentarios:

  1. Sí señora,maravilloso ajo y maravillosa entrada.
    Recomiendo poner aceite y 5 dientes de ajo en una aceitera.Dejar macerar un día. Al día siguiente ya está lista para tomar con pan. Eso sí hay que lavarse la boca adecuadamente y usar enjuague bucal si es preciso.Es lo que tiene el "demonio" jeje.
    Siento el desasosiego jaja (por lo de mi cuadro).En serio,festejo que tengáis opinión propia con respecto a la interpretación de los cuadros.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Si mascas un poco de perejil, neutralizas el olor del ajo ;)
    Me alegro que te gustase esta entrada, la verdad es que me anima a seguir escribiendo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. A mi tambien me ha gustado esta entrada, ademas desconocía muchas de sus curiosidades y rituales.

    ^__^

    Tomo nota de la receta de Jose...jejeje.

    ¡Un beso y un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Interesante articulo es cierto hermanita el ajo tiene muchas propiedades entre ellas aqui en Galicia se curaba el mal de ojo,las infecciones de los animales como lagartos,sapos,salamandras ect.lo que aqui le suelen llamar pezoña mi abuela era curandera y usaba el ajo para sus propiedades curativas y realmente eh visto casos que la medicina convencional no fue efectiva.un beso muaskkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante !!es bueno aprender propiedades que te hemos al alcance de la mano y la menospreciamos ,muy bueno!!

    ResponderEliminar