Medicine Wheel... La Rueda medicinal


Las ruedas medicinales son construcciones que consisten en la colocación de piedras en el suelo siguiendo un patrón en particular: un centro de una o varias piedras, un círculo externo y varias líneas a manera de radios. Hoy día algunas de estas ruedas son construidas por los nativos amerindios de Norteamérica para propósitos astronómicos, rituales y didácticos, entre otros. Pero veamos!

Las Ruedas medicinales eran llamadas así, pues eran construidos por los chamanes. Simbolizaban los cuatro puntos cardinales, cada uno de los cuales se convertían en una puerta y era concretamente por la puerta norte por la cual entraba el mal; en consecuencia, era necesario proteger esta dirección colgando el el muro norte de la casa una rueda de protección hecha con elementos de los reinos animal, vegetal y mineral.

Las primeras referencias europeas a estas construcciones de piedra en las llanuras del noroeste, las encontramos en 1884, cuando el topógrafo George Dawson, hizo la primera publicación de ellos en el artículo "Geological and Natural History of Canada".




Había cerca de 20.000 ruedas dentro de Norteamérica, la mayoría han sido saqueados, quedando hoy día unas 135. La datación por radiocarbono, nos demuestra su vigencia por un largo período, la rueda de Majorville por ejemplo, fue construida hace 4.500 años y hay otras de siglos recientes.

Los "anillos tipi", círculos de piedra más pequeños, también se encuentran en algunas formaciones de la rueda.


Este esquema corresponde a la que los indios Crow y Cheyennes denominaban Medicine Wheel, en Wyoming. Aunque circular y trazada con piedras, no es un templo megalítico como Stonehenge, ya que las piedras son mucho más pequeñas. No es exactamente circular, sino que forma un semicírculo y una semielipse; está dividida en 28 sectores, de unos 13º cada uno.

Esta división nos recuerda a Tiahuanaco, cuyo codo se dividía en 28 dedos, y donde el templo de Kalasasaya estaba dividido en 28 intervalos iguales.


De la forma se deduce que sus constructores sabían que los astros se desplazan a velocidades y distancias variables sobre órbitas que parecían elípticas más que circulares, con lo que trazaron un semicírculo para observar al Sol, cuya diferencia de diámetro aparente es sólo de 1/60, y una semielipse para observar la Luna, cuya diferencia es de 1/18. Seguidamente habrían dividido la curva así obtenida en 28 partes iguales, para que cada una representara un día, pero ¿por qué, cuando hay 365 ¼ días en el año solar y se necesitan 1.461 vueltas para hacerlos coincidir?



Puede que lo que les interesaba sobre todo era predecir los eclipses, que pueden llegar cada 173 días; así, cien de estos ciclos corresponden a 619 vueltas. Por otra parte, 59 vueltas de la rueda mágica hacían 56 ciclos de 29 ½ salidas del Sol, y 57 vueltas hacían 56 ciclos de 28 1/2 salidas de la Luna. Hemos de reconocer que no está mal para unos rompedores de piedras que aún no habían inventado la carretilla.

Ahora bien, estos números de 56 y de 1.461 nos recuerdan el círculo de 56 agujeros Aubrey de Stonehenge, del famoso ciclo céltico de 56 años, que representa 59 años lunares y 118 ciclos de eclipse.

Además, 56 vueltas completas al círculo también representan exactamente 35 ciclos de Venus. Y también coincide con el calendario egipcio de 1.461 años civiles de 365 días.


Otro dato sorprendente es notar que su emplazamiento está situado a 44º de latitud, donde la longitud de un grado de latitud es de 111,111 metros, es decir, 1/360 de la circunferencia polar terrestre, y la longitud de un minuto de latitud es exactamente la de una milla marina actual, e igual a 6.000 pies babilonios. Además del conocimiento preciso de la forma y dimensiones de la Tierra, sería imposible de determinar sin mapas exactos de las coordenadas terrestres. La mejor manera de obtener esta información es cuadricularlo desde lo alto, igual que hacen hoy nuestros satélites artificiales.

Se conocen una treintena de otros “medicine wheel” en las vertientes de las Montañas Rocosas, y otros en Canadá, por ejemplo el de Majorville, en el centro de una vasta llanura sin árboles en Alberta.

Se halla también constituida por un círculo de piedras con radios que parten de un montón de piedras central, en el cual se han descubierto varios objetos que han permitido estimar su edad en más de cinco mil años. Está formada por un montículo central de 9 metros en el diámetro, rodeado por un círculo de 27 metros, 28 rayos ligan el círculo y el montículo central.Fue excavada en 1971.





Pero el más interesante de ellos es la Medicine Wheel de Moose Mountain; todo lo que se sabe más o menos a ciencia cierta es que debía ser utilizado aún hace 1.700 años para determinar las fechas exactas de los solsticios y de los equinoccios, según las posiciones relativas del Sol y de las estrellas Sirio, Rigel y Aldebarán, y que parece haber sido construido con el pie prehistórico de 360 mm.. Estaba orientada justamente hacia las tres estrellas más brillantes del cielo de verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario