Los niños llorones, ¿Cuadros Malditos?


A los cuadros de Bruno Amadio, también conocido por el pseudónimo de Giovanni Bragolin, se les señala de ser los causantes de fenómenos paranormales y desgracias inexplicables en quienes los poseen ¿Verdad o leyenda urbana? ... Veamos!! ...

De Bruno Amadio no es mucho lo que se conoce, y los pocos datos que se tienen son en ocasiones contradictorios. Tal vez este desconocimiento ha dado pie en cierta medida, a la leyenda que planea sobre este artista y sus cuadros. 


Parece ser que nació en Venecia, según algunos entre 1890 y 1900, y según otros en 1911, se formó en la pintura como un clásico, pero sus obras por aquel entonces eran consideradas como mediocres. Se tiene conocimiento de que fue fascista, partidario de Mussolini y un entusiasta de la propaganda fascista, con la que llegó a colaborar con sus pinturas.

Luchó en el frente y esta experiencia lo traumatizó e impresionó sobremanera ante el sufrimiento de las víctimas y de los niños que quedaron huérfanos e indefensos en la ciudad en ruinas. En 1945 Bruno Amadio se traslada a España y se instala en Sevilla, en dónde permanece durante largos años para posteriormente trasladarse a Madrid. A partir de este momento Bruno Amadio no ha dejado pista alguna. Nada más se ha sabido de él, aunque hay quien afirma que en la década de los setenta se traslada a Padua, Italia, y que su fallecimiento se produce en 1981.

Como consecuencia del impacto que le causaron las imágenes de la guerra, Bruno Amadio realizó una serie 27 cuadros que representan a niños llorando, y que serían conocidos con el nombre de “Los Niños Llorones”. 


El modelo que posó para su primer cuadro de la serie era un niño internado en un orfanato, y Bragolin supo captar y reflejar todo el dolor y la tristeza que emanaban de él. El cuadro impresionaba y obtuvo todo el éxito que el autor ansiaba. Se hicieron de él múltiples reproducciones que se distribuyeron mayoritariamente por España, aunque también por diversos puntos del mundo.


Según la leyenda, Amadio llegó a hacer un pacto con el diablo a cambio de que su obra fuera reconocida en el mundo. Como consecuencia de esto, los lugares en los que se encontraban estos cuadros estaban destinados a sufrir todo tipo de males y desgracias e incluso eran víctimas de incendios que arrasaban con todo menos con el cuadro, que siempre quedaba intacto. Esta maldición la llevarían consigo tanto los cuadros como sus reproducciones. 

Y eso no es todo, al parecer las pinturas que hizo Amadio de estos niños, tienen escondido entre sus pinceladas al mismísimo demonio. Se cuenta que si se gira el cuadro 90º se puede ver en algunos de ellos.


Los fenómenos paranormales que muchos describían eran los siguientes:

- Fenómenos poltergeist
- Voces misteriosas de niños.
- Las figuras de los niños que estaban en los cuadros aparecían en los sueños de los habitantes de la casa donde tenían los cuadros.
- Se produjeron casos de incendios en algunas casas donde estaban los cuadros, pero éstos nunca se quemaron.
- Se escuchaban voces de niños que se lamentaban y pedían ayuda.
- Las personas que los tenían en su casa empezaban a ser víctimas de muchas desgracias y sucesos que no podían entender.


3 comentarios:

  1. Guauuuuuu..la verdad los cuadros son DESGARRADORES...expresan muchísimo...gracias por el post..no conocía la historia!!.

    fdo:artículo1

    ResponderEliminar
  2. Da tanta pena ver a estos niños con sus caritas de tristeza, no puede uno menos que sentir el deseo de protegerles, pero, si es un retrato, ¿como le confortas y le haces sonreír?, estarán por siempre con las lagrimas rodando por sus mejillas....no dudaría que todo ese dolor en realidad atrae tantos males.

    ResponderEliminar
  3. oww k cuadros por primera ves escucho una historia asy pero no se si creer k es verdad sobre los cuadros malditos oh si es verdad k kien cuelge unos de sus cuadros en su casa pues k atraen desgracias pero la verdad los cuadros estas chidos dan mucha pena con tan solo verlos por primera vess.. gracias no conocia la historia

    ResponderEliminar