Los misterios de Chartres ....


La magnífica Catedral de Chartres, Francia, es una pieza maestra gótica adornada por un simbolismo inusual. Sus orígenes han sido conectados a los Caballeros Templarios, la poderosa Orden de Caballeros medievales que manejó mayormente la banca europea antes de sucumbir al cargo de herejía y la subsecuente caza de brujas. Su pétrea estructura sobrepoderosa se mantiene como Testamento eterno: su foco es el significado herético oculto a ser hallado en las enseñanzas ortodoxas.


La Catedral de Chartres es el centro de peregrinación tradicional enfocado en la Madonna Negra, también conocida como la Virgen de la Cripta. Parece que ahí ha habido un altar a la Virgen desde el siglo 6º en la entonces iglesia de Chartres. La iglesia fue conocida como dedicada a la Virgen tan temprano como el siglo VIII y recibió una reliquia llamada el ‘Velo de la Virgen’. La cripta llegó a ser un centro de sanación, de forma similar a la Lourdes de hoy.


Sin embargo, la antigua estatua de ‘Nuestra Señora de la Cripta’ fue quemada frente a la iglesia en 1793 durante la Revolución Francesa, lo que en sí mismo parece un hecho extremo para una reliquia romana santa.


¿Qué generó tanta animosidad entre los revolucionarios para efectuar tal show público de quemar este artefacto?

Una visión más moderna se halla ahora en la famosa cripta de la Catedral. El libro-guía de la Catedral dice esto en relación al objeto de los peregrinajes: "La cripta es el origen y corazón de la peregrinación. Durante muchos siglos Nuestra Señora de Chartres ha aceptado el homenaje de sus devotos. Nuestra Dama del "Belle Verrière" fue una vez objeto de veneración, y particularmente invocada por las mujeres antes de dar a luz, y anteriormente, estuvo la estatua dorada en el altar principal, donde la gente se arrodillaba en oración como lo hacen hoy delante de Nuestra Señora del Pilar.” Chartres está repleta de imaginería femenina conectada con la Virgen. Esta concentración en lo femenino ha encendido entre muchos la idea que la iconografía de la Catedral de Chartres representa una devoción hacia antiguas Deidades paganas encubierta en la tradición cristiana ortodoxa. Tal idea se ve potenciada por la bizarra inclusión de imaginería Zodiacal y Astrológica en la Catedral. El zodiaco visto aquí se muestra en ‘Ambulatory’ del siglo XIII.


Damon Elkins y Michael Lawrence Morton han mostrado gran interés en la bisección del semi-círculo rojo y el círculo blanco no-central en el zodiaco. ¿Es esto una descripción esotérica del paso por el perihelio de Nibiru? ¿Si es así, qué conclusiones exactas podemos extraer de la imagen acerca de la ubicación celeste de esta escondida Estrella Oscura? Más de esto más tarde… Estas imágenes pertenecen más al paganismo que el catolicismo. La sugestión entonces, es que la veneración a la Virgen equivale a la devoción divina de figuras antiguas como Diana, Cibeles e Isis, y similares. Si la Virgen representa una Deidad semejante a Isis, entonces Cristo es Horus, su hijo omni-conquistador de la antigua mitología egipcia. Sin encontrar lugar en las enseñanzas cristianas, tales sugerencias son profundamente heréticas. Aún así hacen vibrar las cuerdas de muchos, y resulta de cierto dificultoso de explicar de otra manera el extraño simbolismo de Chartres.


Particularmente cuando se considera el simbolismo de la Dama del Pilar. Nuestra Dama del Pilar es un ejemplo clásico de la Virgen Negra y fue esculpida para un rincón a nivel de piso en la Catedral que mantendría a los devotos alejados del altar principal en la cripta. Las estatuas de la Virgen Negra son objeto de apasionados seguidores por los devotos locales, pero son generalmente desacreditadas por la ortodoxia dentro de la Iglesia Católica. Su origen es algo opaco, posiblemente debido a que la Iglesia prefiere mantener un perfil bajo al respecto, y ciertamente no estudia su fuente original. La conexión pagana es una posibilidad fascinante, y tiene apoyo en la imaginería astronómica empleada, como lo describen Picknett y Prince: "Es sabido que los primigenios cristianos se apropiaron de mucha iconografía de Isis para la Virgen María.


Por ejemplo, le fueron otorgados muchos de los títulos de Isis – como el de ‘Estrella del Mar’ y ‘Reina del Cielo’. Y, tradicionalmente, Isis era mostrada de pie sobre una luna creciente, o con estrellas en su cabello o alrededor de su cabeza: tal como la Virgen María”. Ciertamente, no se puede negar el simbolismo estelar que literalmente rodea a Nuestra Señora del Pilar en Chartres.


Otra indicación más profunda del simbolismo pagano es la inclusión de una escena de Adoración de Diana en el colorido vidrio sobre el recinto. 


Está ubicada sobre un pilar, con Cristo/Horus, dentro de un hemisferio de estrellas, representativas de la bóveda celeste nocturna. Sobre la esfera de estrellas hay un curioso y blanco símbolo radiante. Se halla contenido dentro de un arco que tiene siete luces rojas resplandecientes a su alrededor. Esta imaginería es inexplicable. Al menos para cualquiera no familiarizado con la investigación de la Estrella Oscura. Estos son los símbolos de la Compañera Oscura del Sol; el mítico Nibiru, representativo de un distante y masivo planeta categorizado como enana sub-café.


El radiante emblema central del motivo es la Estrella Oscura misma, lejos más allá del cielo, indicando su naturaleza escondida más allá de las esferas planetarias.

Las siete luces rojas son sus lunas. La impresión general es la de otro icono de la Estrella Oscura; el ‘Disco Alado’. He sostenido que muchas de las religiones antiguas, y algunas de las modernas tradiciones esotéricas, mantienen a Nibiru como su verdad secreta. Esta Verdad resulta herética a la fe monoteísta, y es representada por una solapada tradición de simbolismo que en algún sentido ha sido nublada por los velos del tiempo: Nibiru, sostengo, pasó por última vez cerca del Sol hace 2000 años y en la actualidad se halla tan lejos como puede estarlo.


Pero su tranquila intrusión en los cielos hace 2000 años generó una revolución religiosa. El niño Horus nació de nuevo al Mundo bajo la forma de Cristo. Fue una llegada astrológica de una estrella muerta cuyo retorno cíclico estaba tan enterrado en la historia antigua que casi había sido olvidado por completo. Excepto por alguna vaga referencia al retorno del Mesías. Este motivo al exterior de la Catedral muestra la Estrella dentro de un halo de siete puntas; más simbolismo de la Estrella Oscura: ¿Qué tiene esto que ver con la Virgen? El ‘Hijo del Sol’ nació en los Cielos cerca de una estrella específica: Sirio. La brillante estrella Sirio es una representación estelar de la Diosa Isis, y es así representativa de la Virgen María, debido a una antigua asociación entre los cultos de estas deidades femeninas. Esta es el verdadero significado de Nuestra Señora del Pilar en la Catedral de Chartres: que Cristo nació cuando la muerta y fallida estrella Nibiru se dejó ver en la Esfera Celestial cerca de Sirio, o Isis. Apareció como un Disco Alado púrpura/rojizo con siete estrellas acompañantes, ‘nacidas’ de Sirio.


De modo que el nicho sagrado cubierto de estrellas representa el tránsito en perihelio de la Corona celestial y las Siete Estrellas de Nibiru a través del Duat, el hogar celestial de Isis, la diosa madre. Su emergencia en la conciencia de la Humanidad es sin duda un foco total de veneración continuada, como en tiempos antiguos. La imagen superior está tomada de la guía de la Catedral de Chartres. A la izquierda puede ser visto el Zodiaco señalado previamente. ¡Esto es algo muy notable de hallar en una Catedral Cristiana, y sin embargo no es mencionada para nada en la guía! Tomé mis fotografías cuando tenía apuro; debido al hecho que nuestro vehículo se hallaba estacionado ‘por una hora’ en la ciudad (¡una hora para admirar las complicadas glorias de Chartres: una herejía total!).


De modo que no pude saber si el zodiaco tenía partes móviles, pero parece ser un aparato estático. Veámoslo de más cerca. Michael Lawrence Morton y Damon Elkins se dieron cuenta a partir de la imagen en esta página que hay dos senderos que se interceptan en el zodiaco: un círculo blanco ubicado fuera del centro (que debe ser el Sol), y una línea roja elevada que sale desde un disco inflamado. Esto último en primera instancia podría parecer ser el Sol, pero un momento de reflexión conduce a darse cuenta que el sendero rojo no es el del Sol. Este debe presidir en el centro del motivo; el punto exacto del zodiaco. De modo que el objeto inflamado arriba a la derecha es por lo tanto la Estrella Oscura, o el Sol conectado a su exacto lugar en el centro zodiacal. Si se trata de la Estrella Oscura, entonces el sendero rojo intercepta la eclíptica en Piscis y Virgo. El sendero es entonces ‘dentro’ de la eclíptica por Aries, Tauro, Gemini, Cancer y Leo.


Estas constelaciones son las cinco centrales del tránsito perihelional de Nibiru, como sostengo en mi libro ‘Winged Disc’ (Disco Alado, 2001), excepto que el sendero no va exactamente por la eclíptica, y alcanza el perihelio cerca de Sirio y Orión. Esto entonces explicaría por qué el sendero rojo se arquea sobre la eclíptica, y por qué la eclíptica está descentrada de la posición central del Sol; el Zodiaco describe el paso de un objeto que viaja ‘fuera del camino’ del de los demás planetas. Este grupo de constelaciones perihelionales se repite en el Arco Real de la Masonería, conocido para algunos Iniciados de 4º Grado, una extensión del 3er grado de Maestro Masón. En este contexto un brillante cometa se asocia muy de cerca con el símbolo masónico ‘G’, el Gran Arquitecto del Universo.


Esta elevada deidad se revela en el grado como JAH-BUL-ON, un compuesto derivado de Jahweh, Baal y Osiris. Que esta elevada deidad se asocia en la iconografía del Arco Real con un cometa y siete estrellas es del todo increíble; estos son símbolos arquetípicos de la Estrella Oscura. Creo que este grado inicia al Maestro Masón en la realidad que el mero pensamiento cristiano no basta para descifrar los misterios profundos. En vez de ello, se introduce un tema gnóstico el los grados más altos de la Francmasonería, lo que permite explorar las conexiones celestiales de los misterios. Y esa enseñanza se halla en los muros del Ambulatory de la Catedral de Chartres, aunque no se haga mención de esto en el libro guía.


Pero ahí está, nada menos; una enseñanza esotérica colocada prominentemente delante de las masas que pasan por la catedral. Habla de un cometa y siete estrellas que vuelven al Duat; ¡un secreto que apenas la 5ª parte de los Maestros Masones llegan a saber, y eso sólo si tienen alguna clave de lo que están aprendiendo en su ritual!



No hay comentarios:

Publicar un comentario