Kapala ... Culto a la calavera?


Copa de cráneo es un copa para beber hecha con un cráneo humano. El uso del cráneo de un enemigo vencido como copa para beber ha sido registrado por numerosos autores a través de la historia de diversos pueblos, especialmente entre los nómadas de las estepas de Eurasia.



La copa de cráneo es parte de un ritual usado en el budismo tántrico hindú y tibetano conocido como Kapala, y a menudo se ve que son llevadas por las deidades en imágenes; la identidad del dueño del cráneo no se considera significativa. Aún se conservan muchos Kapalas ricamente tallados, la mayoría procedentes del Tíbet.


Típicas del tantrismo tibetano, de carácter específicamente mágico y chamánico, estas copas presentan grabados con figuras religiosas, especialmente de la diosa Kali, o Shiva , principio y fin de todas las cosas, así como figuraciones de Ganesha, y a menudo se ornamentan con diversos metales y piedras preciosas.


Su función es primordialmente votiva, teniendo múltiples usos rituales; se suelen emplear en los monasterios tibetanos como recipiente para las libaciones de los dioses, panes o dulces en forma de ojos, lenguas u orejas , como objetos de meditación (una tradición de la cual también encontramos ejemplos, con matices diversos, entre los ascetas y eremitas cristianos, como San Jerónimo o la Magdalena penitente, e incluso en la calavera que suele aparecer entre los artefactos de la cámara de reflexión masónica), o para iniciaciones esotéricas que conllevan el consumo de sangre o vino contenidos en el kapala.


Las calaveras se recuperaban en las sepulturas populares, en donde la costumbre de dejar los cadáveres al aire libre para que los pájaros acabasen con sus cuerpos costumbre ahora prohibida pero ejecutada desde siempre y llamada limosna para los pájaros devolvía a las memorias lejanas del culto de los antepasados pre budistas, ligadas también a las practicas de los cazadores de cabezas que así mostraban de manera inequívoca como había que tener siempre presente la transitoriedad de la vida y como eso podía ser motivo para no caer en ninguna tentación ligada a los sentidos; desde el punto de vista religioso, todo eso está ligado al concepto de la elevación del alma destinada a perpetuar una eterna reencarnación, en una continua e incesante repetición.


Aunque si buscamos en profundidad, podríamos encontrar la respuesta en los antiguos rituales de sacrificios humanos que se practicaban con normalidad en el pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario