El Viaje Astral ... Última parte


Comenzaremos este post hablando sobre el proceso a seguir para conseguir un desdoblamiento.

Tras un largo entrenamiento ha llegado el momento crucial. Todo está dispuesto, la ropa, la atmósfera de la habitación, la orientación de la cama hacia el norte ... Sólo queda observar un par de detalles: una comida ligera o mejor aún un ayuno y un baño de agua tibia bien salada.
  • Proceso a seguir ...
Cada etapa de la de la vida, cada vida en el cielo kármico de las existencias tiene su tiempo para nacer y para morir.Si ha llegado su momento, se desdoblará sin dificultades, pero si no posee la madurez necesaria, es muy probable que fracase en su intento, aunque es mejor así, ya que obtendría más prejuicios que ventajas de esta experiencia.

Tarde o temprano el gran reloj del Cielo señalará también su hora, sin que fuerce los acontecimientos, sin que obligue a su organismo a experimentar algo que no le es natural, o los peligrosos prejuicios de ciertas sustancias.


  • Técnica para principiantes ...
Échese de espaldas, con las piernas y los brazos un poco separados y las palmas en contacto con el colchón. Contraiga y luego relaje cada músculo, cada zona de su cuerpo, desde los pies hasta la cabeza, tomando conciencia de la sensación de pesadez y de entorpecimiento que invade su cuerpo por completo.

Imagine que se hunde en el colchón, o si lo prefiere, piense que se eleva poco a poco en el aire, progresivamente privado de su peso.

Visualice con la fuerza de su espíritu una onda azul que saldría de sus pies, subiría hasta la cabeza y le envolvería el cuerpo en cuarenta anillos. Cuando pierda la sensación del cuerpo físico, es decir, cuando intente levantar una mano y se dé cuenta de que no es capaz de hacerlo, habrá franqueado el umbral del desdoblamiento. Entonces perderá progresivamente el sentido del tacto, el olfato, el gusto, el oído y la vista.

La respiración debe ser lo más tranquila y profunda posible, con largas fases de retención. Mantenga el ritmo cardíaco entre 22 y 40 latidos por minuto. Sentirá en ese momento una curiosa sensación de ligereza, de pesadez, un sobresalto, una sensación imprevista de caída en un túnel negro, o de vuelo.

Habiendo alcanzado su cuerpo astral, salga de su cuerpo físico por los pies, o bien apoyándose en ellos como si quisiera sumergirse en el colchón.

La primera zona del cuerpo astral que se desprende es siempre la cabeza, entonces experimentará una sensación nítida de caída, de estiramiento, de vibración, de flotamiento, que la fisiología atribuye a la compresión de los nervios de la columna debido a la posición echada. A menudo el miedo provoca un grito o una especie de gruñido ahogado.

La primera salida deberá limitarse a una duración de 4 ó 5 minutos, a una distancia máxima de 3 a 5 metros del cuerpo físico. La segunda vez podremos aumentar el tiempo a 12/ 15 minutos y una distancia de 10 ó 15 metros. La tercera, los valores aumentarán de 20 a 25 minutos y de 40 a 45 metros, la cuarta podrá durar hasta media hora, después hasta una hora o incluso dos, a través de una serie de pasos graduales.

Hay también un método utilizado por el ocultista inglés Aleister Crowley, que consiste en visualizar una puerta cerrada en medio de una pared vacía. Con los ojos del espíritu deberá "ver" cómo se abre poco a poco. Descubrirá una luz intensa donde el cuerpo astral desaparecerá después de franquear su umbral.

  • Peligros y sistemas de protección ...
Como es fácil prever, peligros de tipo material y sobrenatural amenazan la integridad del individuo desdoblado. Sin embargo, también el desdoblamiento posee sus propios sistemas de protección, tanto materiales como etéreos que velan por la seguridad del cuerpo físico y protegen el cuerpo astral de las influencias sutiles y negativas.

Por un lado existen peligros de orden físico y mental, tales como problemas cardiocirculatorios y nerviosos (náuseas, taquicardia, vértigos, traumas, depresiones, ideas fijas, catalepsia...), debido al choque emocional y al excesivo esfuerzo al que ha estado sometido el corazón pero que se puede remediar mediante un largo entrenamiento con el soporte eventual de prácticas yóguicas; por otro lado, existen grandes riesgos de naturaleza más sutil.

El cuerpo físico, a pesar de estar inmóvil en su cama, está sometido a toda clase de traumatismos y heridas debido al fenómeno de la repercusión. El doble, torpe y desorientado sobre todo al principio, puede provocar innumerables daños causados por él mismo o por otras entidades, y que repercuten en el cuerpo físico durante varios días, o incluso de forma indefinida. Por lo tanto,debemos proteger muy bien nuestro cuerpo físico , ese vehículo tan valioso que nos permite vivir una experiencia muy útil en la tierra. Durante nuestra ausencia, hay que confiarlo a la atención de personas que lo defenderían contra cualquier intrusión o peligro protegiéndolo.

Por supuesto, en la mayoría de los casos estas precauciones resultan casi exageradas, ya que generalmente el cuerpo astral regresa de inmediato al cuerpo físico si este último está en peligro o si percibe un ruido insólito, o una presencia extraña.

Los factores más temibles no se sitúan en la dimensión material. Fenómenos de naturaleza eléctrica, el rayo, las explosiones, resultan muy peligrosos para el aura o la integridad de la cordón de plata. Entidades que habitan los otros niveles, como larvas, sombras, envolturas vacías, elementales, guardianes de los umbrales, pueden traumatizar o dañar el doble más que cualquier otra cosa reduciendo sus energías o contrariando sus desplazamientos.

Parece que las larvas y las envolturas, los cadáveres astrales que no se han resignado aún a su separación del mundo físico , son los que constituyen el mayor peligro para el individuo desdoblado. No poseen la facultad de romper el cordón de plata para instalarse en el cuerpo físico, en el lugar de su legítimo propietario, pero a veces pueden coexistir en él junto al cuerpo astral. Producen esos fenómenos de posesión o de esquizofrenia que tan bien conocemos, o bien dificultan la reintegración del cuerpo astral aspirando sus energías y dejando al experimentador agotado, como si estuviera vacío de su sustancia.

Afortunadamente a todo ataque responde una defensa y aquí tampoco faltan los sistemas de protección que pueden ir desde el perfume del incienso, una cubeta de agua, un círculo de sol trazado alrededor de la cama del experimentador ... Éstos funcionan como defensores "físicos"; capullos y envoltorios protectores etéricos, actuarán como guardianes del cuerpo sutil.

En otras palabras, el pensamiento al igual que la materia es energía. Esta energía encierra todo el potencial creativo. Cuando pensamos, damos vida, en los niveles sutiles, a una forma material cuya duración en el tiempo varía en función de la intensidad de nuestro pensamiento. Por lo tanto, el pensamiento y la materia a través de las fases sucesivas de astral , etérico y físico, son en el fondo lo mismo : energía pura en un estado vibracional diferente.

Antes de desdoblarse, con la fuerza del pensamiento construya a su alrededor un capullo de protección. Téjalo con un hilo de oro que visualizará mientras sale del nacimiento de su nariz y que lo envolverá por todas partes. Deje un solo agujero en el lugar de los pies, a través del cual podrá deslizarse el cuerpo astral para salir del físico. El cordón de plata que cumple la función de intermediario entre los dos cuerpos , constituirá el tapón natural de su construcción mental , capaz de hacerle inaccesible a las vibraciones de los demás y a toda presencia perturbadora. Protegido por este capullo, podrá alejarse a voluntad y penetrar la materia sin sufrir traumatismos.

  • Empleo del desdoblamiento ...
El cuerpo astral dotado de sentidos y capacidades insospechados en el ámbito físico, ofrece al viajero una serie de usos prácticos ocultos. Actuar sobre la materia, influir en los pensamientos de los demás, comunicarse con los "muertos", diagnosticar a distancia, desplazarse a la velocidad de la luz, beber en las fuentes de los conocimientos conservados en la memoria del mundo ... todo ello tiene el color de la realidad en los mundos sutiles.
Cada uno podrá realizar muchas cosas en el astral si procede poco a poco. Cosas grandes y pequeñas, fáciles o muy simples, pero en todo caso superiores a sus posibilidades materiales.

Uno de los más sencillos es la "recarga". En el mundo físico existen cientos de formas de recobrar fuerzas... alimentación, ejercicio físico, un masaje o un baño terapéutico, pero el método de recarga que usamos de forma instintiva es el del sueño ... un sueño reparador ... Ese método de recarga consiste en que mientras dormimos, sin saberlo nos desdoblamos y accedemos a la reserva de energía cósmica que puede alimentar y revitalizar a cada hombre.
  • Técnicas de regreso ...
El regreso del cuerpo astral a la envoltura material debe efectuarse de forma natural y casi automática, siguiendo las huellas de un intenso deseo de regresar. Métodos como la aceleración de la respiración y el recorrido, de espaldas, de las etapas seguidas para desdoblarse facilitan aún más el proceso.

Cuando el cordón de plata aparece opaco, oscuro, duro, es decir, cuando deja de sentirse su presencia mediante violentas sacudidas, ya no es posible permanecer más tiempo en otras esferas. El cuerpo físico, que empieza a resentirse de ese abandono, reclama a viva voz a sus propios animadores sutiles. La aceleración de la respiración al regularizar la circulación suele suscitar el regreso instantáneo, que generalmente se efectúa por los pies.

Después de volver a tomar posesión de su cuerpo, ejecute pequeños movimientos y por tanto un micromasaje en la punta de los dedos. Abra los ojos, estírese. El despertar se caracteriza casi siempre por una intensa sensación de sed. Coma algunos granos de sal marina, y beba un vaso de agua sin gas. Concédase luego un largo sueño reparador.

  • Curar lo astral para curar lo físico...
La enfermedad, desequilibrio energético, afecta antes que el cuerpo físico el cuerpo astral que está estrechamente asociado con él. Una acción terapéutica realizada en lo astral equivale pues a una curación de lo físico. El retorno al equilibrio del cuerpo físico coincide con una mejora de la calidad del cuerpo astral.

La enfermedad nace en el cuerpo astral y sólo en una segunda fase comienza a repercutir en el cuerpo físico y a manifestarse. Al curar el cuerpo físico con un régimen adecuado y una respiración correcta, se remedian también los desequilibrios del cuerpo astral. Asimismo, actuando sobre el cuerpo astral mediante música, colores, esencias, el pranayama o la energía biorradiante, se reequilibran los trastornos del cuerpo físico.

Así, el desdoblamiento demuestra ser para quien lo sabe usar correctamente, un útil sistema de diagnóstico basado en la percepción natural de los propios órganos internos y de los demás. Luego, de vuelta en su cuerpo físico podrá realizar los pases y utilizar también la imposición de manos para expulsar las energías negativas del enfermo. Luego se enviarán a través de las manos bien estiradas y abiertas, energías vitales positivas, visualizadas como rayos de luz coloreada (verde para cicatrizar, anaranjada para recargar, azul para calmar, blanca para revitalizar...) sintonizando la emanación con una respiración profunda y controlada.
Tras la terapia hay que recordar descargarse de las energías extraídas, sacudiendo prolongadamente las manos o manteniéndolas durante al menos tres o cuatro minutos bajo un chorro de agua fría.

1 comentario:

  1. Guauuu!!!!...la verdad es un mecanismo muy complejo y ...según mi opinión tras leer tus tres post, limitado a un número de personas con una capacidad de serenidad y autocontrol GRANDES. Pero...como se dice siempre..."el movimiento se demuestra...ANDANDO", así que habrá que empezar desde los primeros pasos del segundo post!!!!. Sobre los peligros, es evidente que "practicar" con estas cosas siempre puede traer complicaciones, pero el resultado puede ser MUY SATISFACTORIO en muchos niveles!!!

    Gracias por toda la información tan detallada!!!!.

    fdo:artículo1

    ResponderEliminar