El Viaje Astral ... Introducción


"El señor X se deslizó suavemente fuera de su propio cuerpo, dio una pequeña voltereta para volverse y corrió a la ventana. Sonidos agudos, vibrantes y cálidos resonaban en la habitación".

No, no se trata de una novela de ciencia ficción, sino de la descripción de una experiencia de desdoblamiento, de una proyección astral ...

El acceso a otra dimensión exige menos lógica y más sensibilidad. La intuición y una aguda percepción se van a transformar poco a poco en una especie de escalera que os conducirá hacia arriba, hacia una comprensión de lo sutil cada vez más clara y un deseo creciente de descubrir. Para ello vamos a adentrarnos en este "mágico" mundo de las proyecciones astrales!

La técnica del desdoblamiento, presente en casi todas las culturas, nace del deseo de superar las fronteras de la materia. Esa práctica nos demuestra que existe algo más allá de los límites de nuestros sentidos. Además, por su semejanza con la muerte, el arte de salir del cuerpo físico, clave de todos los antiguos rituales iniciáticos, abre el camino de todo conocimiento esotérico. Todas las religiones evocan otro mundo, manifestación de un infinito que cada hombre encierra en él y que, aunque es vivaz, se halla oscurecido por la botella de Coca- Cola, el dinero, el coche, la competitividad ... Otro mundo al que todos vamos a acceder después de la muerte física pero que se halla abierto para el iniciado incluso en el transcurso de la fase de la existencia terrestre. 



Ya sea sacerdote o brujo, el iniciado es aquel que a través del rito ha pasado por la experiencia simbólica de la muerte, es decir, que ha muerto en su condición de profano, de ser material, para alcanzar una dimensión diferente.

La puerta de comunicación entre este mundo y los otros se abre ante él, permitiéndole pasar a voluntad de un lado al otro. Cuando ante los ojos de los demás parece inmóvil en un sueño semejante a un trance, su cuerpo sutil viaja y puede intentar interrogar a los muertos o acompañar a los moribundos entre otras cosas.

El reino de la muerte es necesariamente el del conocimiento, y para poder llegar a él debemos experimentar la muerte, ese paso de un estado a otro, pavoroso y atrayente, ese retorno al infinito de donde venimos. La muerte señala el desprendimiento de la parte sutil del hombre, esa que la religión de forma simplista llama alma y en la cual el esoterismo distingue diferentes partes, cada vez más inmateriales, destinadas a desintegrarse en el tiempo, solamente tras una prolongada estancia en planos cada vez más enrarecidos. Por lo tanto, la muerte no es un final, sino un punto de partida hacia otros planos y otras formas de existencia después de abandonar la dimensión material y el envoltorio físico que había sido generado y acogido en ella, aunque sometido a limitaciones como el hambre, la sed, la enfermedad o el dolor ...

Quienes han aprendido a desdoblarse siguiendo el ejemplo de los grandes maestros del pasado, han franqueado el umbral del más allá y han creado una vía que les permite entrar y salir a su voluntad. Cuando llegue el momento ellos también morirán, pues el arte del desdoblamiento no es sinónimo de eternidad. Sin embargo, durante sus viajes fuera del cuerpo habrán conocido numerosas entidades, formas de vida diferentes, otras maneras de existir. Habrán descubierto la falta de valor del tiempo, se habrán beneficiado de predicciones y consejos gracias a los cuales habrán podido vivir mejor en la tierra, habrán recobrado esa chispa de infinito cuya falta sentían inconscientemente. Finalmente, habrán aprendido el camino que al término de la existencia todos deben conocer; ellos, tranquilizados por su saber, y los demás, llenos de angustia y espanto, lamentando haber creído únicamente en la tangibilidad de nuestro plano material.



En Egipto, el aspirante al sacerdocio, la profecía o la magia, encerrado en un pesado sarcófago era desdoblado por los maestros mediante hábiles técnicas y llamado a la vida de nuevo para recibir el sacramento de la ordenación tras una estancia de varios días en el más allá. Lo mismo sucedía con el chamán o el brujo que, muerto simbólicamente en la oscuridad de una cabaña, en medio de la selva densa, experimentaba el paso al más allá a través de sensaciones extremas de dolor físico, terror, hambre, todo ello con el fin de viajar a su antojo.

En la India, el paso de dimensiones diferentes forma parte de las prácticas de yoga, verdadera forma de vida muy compleja que, interviniendo en todos los planos del ser, físico, mental y espiritual, lleva al adepto a alcanzar la divinidad.

En conclusión, ¿para qué salir de nuestra envoltura corporal? El secreto del desdoblamiento abarca dos lecciones esenciales: la certeza de que existe más allá de la materia percibida por nuestros limitados sentidos una realidad mayor, capaz de calmar nuestras angustias existenciales. Aquellos que después de un estado de coma han regresado del más allá transformados, abiertos a una fe que no conocían, atestiguan estar liberados del miedo a la muerte.

Quien desee experimentar el viaje fuera del cuerpo habrá superado la prueba extrema de la confrontación con la muerte, lo cual le permitirá alcanzar una gran fuerza interior. El desdoblamiento puede considerarse una lección iniciática de la vida, premisa para toda aproximación al conocimiento.

En próximos posts nos adentraremos más aún en este mundo tan apasionante!

3 comentarios:

  1. Estaré pendiente de esos nuevoss post porque el tema es más que INTERESANTE!!!!.

    fdo:artículo1

    ResponderEliminar
  2. si Xana, escribe métodos para lograrlo. Funcionales. Thanks

    ResponderEliminar
  3. Yo estuve a punto de tener una experiencia fuera del cuerpo. Un día al hecharme una siesta al principio me sentia observandome mis pensamientos como si estuviera alejado de mi cuerpo físico, poco despues tuve una especie de sueño en el que me veia dando tumbos con esta sensacion cuando tienes mucho sueño e intentas mantenerte despierto y al final cuando que quedé dormido en el sueño, sentí que de mi cuerpo se proyectaban hacia arriba como unos hilos de energía y dentro de la cabeza sentía un zumbido bastante fuerte, al poco de experimentar estas sensaciones mi mente lógica entró en acción, no fui capaz de dejarme llevar por la experiencia y senti miedo, por lo que poco despues volví a mi cuerpo físico y todas esas sensaciones desaparecieron. Perdí la oportunidad de experimentar la vida mas allá de la materia pero pude comprobar que hay mas de lo que vemos y que solo nosotros nos limitamos a ello.

    Estas experiencias son difícilmente entendibles sino las experimentas ya que son como de otro mundo u otro nivel de conciencia diría mejor, pero están ahí.

    Un saludo.

    Truman

    ResponderEliminar