El Osirion


El Osirion está situado en la antigua ciudad de Abydos, y se encuentra conectado con el templo de Seti I. Los arqueólogos Flinders Petrie y Margaret Murray trabajaban en Abydos en el siglo pasado, cuando descubrieron el Osirion por casualidad mientras excavaban el templo de Seti.


El Osirion fue construido originalmente en un nivel muy inferior al de los cimientos del templo de Seti, eso hace pensar que no fueron templos contemporáneos, ya que si hubiese sido así el Osirion se habría construido bajo el nivel de las aguas del Nilo, por lo que habría sido un quebradero de cabeza para sus constructores, ya que se inundaría constantemente.


Cavar para construir un templo que se inunde de agua y fango cada día no parece una decisión muy normal. Sin embargo si el templo hubiese sido construido cuando el nivel de las aguas era inferior sería otro cantar ... Y es que, se descubrieron conchas incrustadas en algunas piedras del templo, pero no hay crustáceos en el Nilo (que es de agua dulce), por lo tanto, el Osirion quizás estuvo cubierto por el mar en algún momento, por lo que tendríamos que situar su construcción en una época muy remota, anterior a un posible cataclismo que alterase la disposición de los mares, al menos temporalmente.


Además de esta primera “anomalía” sobre el bajo nivel de la construcción, tenemos su diseño arquitectónico. La entrada del templo tiene un recorrido y distribución en planta diferente a la simetría habitual esperada en la arquitectura egipcia ... Por ejemplo, uniones perfectas entre megalitos o piedras que doblan la esquina, o sea con ángulos y cortes perfectos (os suena, verdad?) ... Ni por la forma de ensamblar las piedras, ni por sus dimensiones, ni por su nula decoración. 


No encontramos similitudes con otros templos egipcios, los cuales se componen de numerosas pequeñas piedras labradas con decorativos jeroglíficos por todas partes, columnas redondeadas... Tampoco me cuadra la presencia de un grabado que se repite continuamente ... La flor de la vida ... No está pintado, sino grabado, con unos milímetros de espesor y varios centímetros de profundidad, de modo que es imposible borrar el dibujo de la roca ... Tecnología imposible? Usaron un láser? Quiénes?



Resumiendo ...

Tenemos un templo construido al nivel que tenía el agua del Nilo hace más de 10.000 años. El tamaño de sus bloques de construcción y el ensamblaje de los mismos no se parece en nada al del resto de los templos “egipcios”, si bien exhibe cierta similitud (casual o no) con templos de tierras muy lejanas. Tampoco la disposición de la planta presenta la simetría habitual egipcia. Tampoco exhibe grabados jeroglíficos ni decoración alguna de tipo egipcio. Encontramos un grabado geométrico llamado “flor de la vida” realizado con una técnica desconocida, el cual aparece presente en muchas culturas y religiones del planeta, como si de una seña de identidad ancestral se tratase, encerrando un misterioso significado y sujeto a todo tipo de interpretaciones.


1 comentario:

  1. Pues no...no tiene mucho parecido al estilo egipcio....curioso.

    ResponderEliminar