El monolito de Maltrata, Veracruz


El nombre del sitio se deriva de la palabra náhuatlmatlatl, red; por lo tanto es "el lugar de las redes". Esto nos remonta a un pueblo de pescadores algo extraño, ya que no existe una laguna en el valle y los arroyos que lo cruzan difícilmente pudieron alojar pesca abundante.

Maltrata debió caer, al igual que Orizaba, bajo el poder de Moctezuma Ilhuilcamina a mediados del siglo XV, pero por razones ignotas, aparentemente no pagaba tributo. 

Postulamos que se le mantuvo como guarnición estratégica para someter, en caso necesario, a la rebelde región de Cuauhtochco. Las excavaciones realizadas por la arqueóloga Rosa María Reyna en el Valle de Maltrata en 1988, indican que el sitio fue ocupado desde el Preclásico, y los asentamientos principales fueron tres: uno, el más antiguo, sobre el valle y dos más en las pendientes de las montañas. En el primero se encontraron figurillas de una clara influencia olmeca y de las culturas del Formativo del Valle de México.

Muy cerca del Rincón Brujo, había una roca que los lugareños ya conocían desde hacía mucho tiempo ... el Monolito de Maltrata, cuya primera descripción data de 1905 y que fue trasladado al Museo de Jalapa en 1962. Pesa más de 25 toneladas y mide 1.8 m de altura. En dos de sus costados fueron labrados sendos relieves que muestran un mensaje histórico. En una de sus caras, un hombre llamado Tochtli aparece de pie ataviado como guerrero frente a una mujer, Miquiztli, que sentada le dirige unas palabras mientras le entrega un objeto.

La escena nos sugiere los relieves mayas donde un alto dignatario recibe el poder de manos de su madre. En la otra cara de la piedra, preside el acto una enorme serpiente emplumada, la cual parece haber sido copiada del Templo de las Serpientes Emplumadas de Xochicalco. La serpiente tiene debajo una enorme estrella de cinco puntas, como las representaciones de Venus en los códices.

A un lado de la serpiente observamos un templo con talud y tablero de estilo tajinesco. En esta cara aparece inscrito el lugar y la fecha en que se efectuó tan importante ceremonia. El año, a la manera xochicalca, es Calli y el día Ollín. Bajo el techo de paja del santuario se ha perdido el topónimo, sólo se aprecia una barra y cuatro puntas, o sea, el numeral 9.

No hay comentarios:

Publicar un comentario