El misterio de la piedra roja: Excalibur


Se trata de una magnífica piedra tallada, usada como hacha de mano, conocida en términos técnicos como industria lítica o bifaz. El hallazgo se producía el 9 de julio de 1998 en la campaña dirigida por Juan Luis Arsuaga junto a Eudald Carbonell y Jose María Bermudez .

Sus singulares características y su localización en este enclave la han convertido en uno de los hallazgos más enigmáticos y desconcertantes encontrados hasta la fecha en las colinas de Atapuerca. Tallada con un material (cuarcita roja), poco frecuente en estos parajes, se sospecha que la pieza fue importada desde otro lugar.

Este bifaz fue tallado hace 400.000 años por el "homo heilderbergensis" quien la utilizó como hacha de mano, siendo la única pieza de industria lítica encontrada hasta este momento en el yacimiento, en el que se han exhumado más de 5.000 fósiles humanos. Los paleontólogos la bautizaron inmediatamente con el nombre de la espada mágica Excalibur.


Excalibur, apareció con los restos de una treintena de esqueletos, lo que hace pensar que era un objeto simbólico, que habría sido aportado al yacimiento, junto con los cuerpos humanos descubiertos, a modo de ofrenda.

Este descubrimiento de Arsuaga y los suyos nos hace concluir que la abstracción humana no nació con los sapiens, sino hace 400.000 años con la especie concocida como Homo Heilderbergensis, anterior a los neandertales.
Atapuerca sigue trazando una estela de luz en el apasionante camino de la evolución humana.

De esta pieza de la industria lítica tallada en cuarcita roja y marrón no se sabe aún su uso, debido a que estaba muy erosionada, ha destacado Carbonell, quien ha explicado que la teoría de los investigadores es que “se trata de la primera herramienta votiva…”

No hay comentarios:

Publicar un comentario