El libro de las Revelaciones o Apocalipsis de San Juan


El Apocalipsis, del verbo "apokalypto", revelar, es el nombre dado al último libro de la Biblia. También se le llama libro de la Revelación. Aunque es una obra cristiana, el Apocalipsis pertenece a una clase de literatura que tiene que ver con temas escatológicos, muy en boga entre los judíos del siglo I a. C. y del I después de Cristo.

  • Autenticidad y autoría ...
El autor del Apocalipsis se llama a sí mismo Juan. "Juan a las siete iglesias que están en Asia". Y de nuevo, "yo, Juan, vuestro hermano y compañero de la tribulación. . . me encontraba en la isla llamada Patmos, por causa de la Palabra de Dios". El Vidente no da más detalles sobre su personalidad, pero por la tradición sabemos que el Vidente del Apocalipsis era San Juan, apóstol, hijo de Zebedeo, el Discípulo amado de Jesús.

El Apocalipsis es considerado uno de los libros más controvertidos y difíciles de la Biblia, por la variedad de posibles interpretaciones en los significados de nombres, eventos y símbolos que se narran. La admisión de este texto en el canon bíblico del Nuevo Testamento no fue nada fácil, la polémica entre los "Padres de la Iglesia" respecto a la canonicidad del Apocalipsis duró varios siglos.


El Apocalipsis está compuesto por cuatro partes ...

- Introducción y Cartas a las Iglesias 
- El Cordero, los Siete Sellos y Trompetas
- El Dragón y el combate
- La Nueva Jerusalén 


El libro del Apocalipsis presenta también secciones bien diferenciadas, en las que los símbolos cambian entre una y otra, aunque conservando un mensaje principal idéntico de esperanza:
  • Introducción y Presentación. Presenta la visión de todo el libro e introduce la siguiente sección como venido de parte de un hombre de larga túnica, cuyos cabellos eran blancos. En su mano tenía siete estrellas y de su boca salía una espada de doble filo...
  • El mensaje a las Iglesias. Es una serie de evaluaciones, buenas y malas, a siete comunidades, que terminan con un reto y la inspiración para vencer. Las comunidades tienen una relación específica en la época del autor.
  • Las Teofanías de Dios. Se presenta un conjunto de símbolos que representan la majestad de Dios, haciendo alusión a las teofanías más importantes del Antiguo Testamento: la zarza ardiente, el monte Sinaí, la vocación de Isaías y la visión de Ezequiel en el río Quebar.
  • El Cordero. Se presenta, en contraste pero en unidad con la sección anterior, la humildad y poder del Cordero, como el único que es capaz de entender al principio el designio de Dios y por lo tanto de abrir el libro de los siete sellos.
  • Los Siete Sellos. En esta sección abundan los símbolos numéricos y cromáticos. La sección comienza con la famosa descripción de Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, que llevan numerosas plagas a la humanidad. 
Durante la apertura de cada sello, se desarrollan también las visiones de cataclismos naturales, que concluyen con el Juicio Final ...

  • Las Siete Trompetas. Con la apertura del séptimo sello, comienza el desarrollo de un nuevo simbolismo numérico de catástrofes anunciadas por 7 trompetas, y el surgimiento de una primera Bestia que guerrea con dos Testigos.
  • El Dragón y las Bestias. Después, en un cambio en el hilo de la historia, se narra el surgimiento del Dragón que combate con una mujer que da a luz a un Niño. Después, el Dragón convoca a dos Bestias que lo sirven.
  • Los Vencedores. Entran en escena los que serán vencedores del Dragón y las Bestias. Aunque en esta parte no se indica aún que los venzan, sí se indica que están de parte del Cordero, y que de hecho éste los dirige, dispuestos a vencer.
  • Las Siete Copas. De nuevo en un simbolismo numérico, se habla de catástrofes, y de la batalla final que comienza con la reunión de los ejércitos en un lugar llamado Armagedón.
  • La Prostituta y la Caída de Babilonia. Entra en escena la Prostituta (Babilonia), que está sostenida por las Bestias y del Dragón. Entra entonces en escena Cristo montado en un caballo blanco, la Gran prostituta es vencida y las Bestias son capturadas y echadas al lago de fuego.
  • La Derrota. Se menciona que el Dragón queda encerrado por mil años luego de la victoria de la sección anterior y que al final volverá a salir reuniendo a todas las naciones representadas por Gog y Magog para ser vencido de nuevo, esta vez de manera definitiva.
  • La Nueva Jerusalén. La visión concluye con esperanza: la tierra y el cielo son hechos de nuevo, Jerusalén, como símbolo de la ciudad de Dios, es toda la Tierra donde ahora Dios habita directamente en medio de todos los hombres. El libro, y por lo tanto la Biblia cristiana concluyen con una bendición y una petición que apremian a Jesús a volver pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario