Cerro Autana ... Venezuela


El cerro Autana, el árbol de la vida, es un tepuy que se encuentra situado en el estado venezolano de Amazonas en Venezuela, cerca de la frontera colombiana. Forma parte de la Guayana. Constituye para los indígenas una montaña sagrada conocida como el Árbol de la Vida. 


Aunque formado por estratos casi horizontales de arenisca, el Autana contiene cuevas y otras formaciones cársticas, que son poco frecuentes en rocas que no sean calizas. 


Hay grutas interconectadas y un salón muy grande con un techo en forma de cúpula que tiene distintos colores por la distinta composición de los minerales que la forman. Este salón abovedado presenta dos aberturas desiguales que perforan el cerro de lado a lado y se asoman como una especie de balcones a las paredes verticales de la montaña, que tiene más de 1,5 km de altura sobre el nivel de la selva. A pesar de que una de esas aberturas, aunque alargada, es tan pequeña que no se distingue desde abajo, sirvió para que el Cap. (AC) Jaime "Jimmy" Marull con un ultraligero la atravesara de parte a parte en una maniobra tan arriesgada que parece no haberse repetido en otras ocasiones. 


La leyenda ...

La leyenda indígena Piaroa cuenta que al principio el dios Wahari dispuso que nadie debía trabajar y que todos los frutos, nueces y raíces se encontrarían en el Wahari-kuawai o “Árbol de los Frutos del Mundo”. Así vivieron los hombres antiguos hasta que una ardilla golosa, el tucán de pico largo y el pájaro carpintero, que fueron antepasados de los hombres actuales, se empeñaron en tumbar el árbol Wahari-kuawai para no tener que recoger más su comida. 


Estuvieron cortándolo durante mucho tiempo y cuando al fin lograron tumbarlo, se pudrieron todos los frutos y sus ramas gigantescas cayeron hacia el río Cuao, donde están ahora las tierras más fértiles y los restos del tronco se convirtieron en montañas que bloquearon los ríos y provocaron inundaciones y represas por todas partes. 


Como en una de estas represas quedó atrapado un pez payara de grandes colmillos que es el más saltador de todos, al tratar de escapar de su encierro le pegó varias veces con la cabeza al tocón del árbol Wahari-kuawai, que ahora se llama Kuaymayojo (cerro Autana), por lo que en ese lugar de la montaña aún se pueden ver los huecos que hizo la Payara antes de atravesar el cerro y formar la cueva que hay allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario