Arte rupestre: Punta del Este - Cuba


Cuevas de Punta del Este, forman un conjunto que es muy conocido por las pinturas rupestres que se han encontrado en sus paredes, dejadas allí por los aborígenes en tiempos pre-colombinos. Algunas de ellas fueron descubiertas en el Siglo XX, específicamente en 1920, por un francés que naufragó, y hoy es un sitio arqueológico muy importante en el Caribe.

No se trata de los círculos concéntricos en sí, pues constituyen un motivo pictórico difundido por el planeta, se trata de la reiteración hasta la saciedad de ese símbolo, usado incluso con imaginación a la hora de pintar hasta aquellas figuras de excepción que adquieren determinadas configuraciones lejanas del círculo en sí, como una cruz, un pez o humanoide, lo que lo hace casi único en el mundo.


Tanto en la bien nombrada "Capilla Sixtina de los aborígenes cubanos", como en las tres grutas que le siguen bordeando hacia el noroeste un acantilado fósil, se localizan dibujos de igual estilo, aunque en menor cantidad y tamaño, así como entierros humanos.

El culto de los muertos está demostrado por los numerosos entierros secundarios, así como su vínculo con las cuevas pictográficas. Hay casos destacables como en las cuevas de Punta del Este y la Cueva del Indio, en lo alto de la Sierra de las Casas.

La Cueva del Indio a pesar de ser una espelunca relativamente pequeña, clasifica como la más importante de todas las cavernas funerarias de Cuba, en cuanto al número de individuos cuyos esqueletos han exhumado los arqueólogos, con la asombrosa cifra de treinta.

La Cueva del Indio en el sentido arqueológico estricto, es un sitio a considerar, producto a la gran cantidad de cadáveres y en consecuencia, ser una cueva sepulcral ampliamente usada por los aborígenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario