Disco neo-asirio



El disco neo-asirio clasificado como K8538 fue encontrado, parcialmente destruido, en la Biblioteca Real de Nínive, en Babilonia. Ha sido datado hacia el año 800 a.C. y es aún un enigma para los estudiosos de la cultura sumeria. A lo largo de más de 100 años, diferentes teorías han tratado de explicar su significado y función pero ninguna ha logrado descifrar su misterio de manera concluyente.


En 1880, Bosanquet y Sayce sostuvieron que el disco podía haber sido usado como un calendario, y que los nombres de muchas estrellas y constelaciones indicaban su carácter astronómico.

Luego, en 1915, Ernst Weidner propuso que era un objeto mágico usado para realizar exorcismos. Más de cincuenta años después, Johannes Koch sostuvo que era un instrumento utilizado para medir la aparición de algunas constelaciones en el cielo.

En el 2008, Alan Bond y Mark Hempsell sostuvieron que el disco era la copia de un diario sumerio que relataba la noche en la que un meteorito, cerca al año 3.123 a.C., impactó la Tierra. Su trabajo se basó en la interpretación lingüística de las inscripciones que aparecen a lo largo de las líneas que se desprenden del centro del disco.



Pese a todas las teorías citadas, el disco o planisferio K8538 sigue siendo uno de los documentos sumerios/neo-asirios más desconcertantes y aún no se conoce, con certeza, su función o significado.

Para Zecharia Sitchin, el disco es la bitácora de vuelo de la primera expedición Anunnaki, enviada desde Nibiru al planeta Tierra. Esta misión habría estado a cargo del comandante Enlil y se habría realizado aprovechando uno de los acercamientos del planeta Nibiru a la región central del Sistema Solar.

La segunda imagen corresponde al primer mapa del mundo, un mapa babilonio, residente en el British Museum de Londres, datado en torno al año 500 a.C. como copia de un original creado 200 años antes que no se ha conservado hasta nuestros días

No hay comentarios:

Publicar un comentario