Arte celta: Epona


Epona es la diosa celta de los caballos, de la fertilidad y de la naturaleza, asociada con el agua, la curación y la muerte indistintamente, comparable a Cibeles. Su asociación con la muerte se debe a la antigua creencia de que los caballos eran guías de almas, de uno a otro mundo. A veces, también por esta asociación se la representa con una llave, un mapa o un plano, para guiar a los muertos hacia el cielo.


Se la representa sentada a lomos de un caballo, de pie en medio de una manada de caballos o alimentando a los potros, y en la Galia como una ninfa acuática u ondina. Su atuendo es de largos ropajes, cubierta con un manto sobre la cabeza y una diadema, aunque a veces puede ir desnuda. El nombre Epona deriva de la palabra céltica Epos, caballo, y fue identificada con la deidad Iccona. Puede tomar aspecto de yegua.



Sus atributos principales son una pátera (un cuenco de poco fondo que se usaba en los sacrificios antiguos), cestas de fruta o cereal y la Cornucopia o cuerno de la abundancia entre las manos, posiblemente un añadido romano a su iconografía.


En la península ibérica encontramos varias representaciones de Epona, una de ellas hallada en Sigüenza (Guadalajara),en donde parece ser que se representa a la diosa de frente sobre un caballo de perfil, de forma similar a los monumentos alaveses. La segunda, correspondería a la de Lara de los Infantes (Burgos) que se halló, conjuntamente, con dedicatorias a las diosas Matres, Epona y Boiogena, divinidades femeninas, concentradas en un mismo territorio y la última, corresponde a la de Monte Bernorio (Palencia) .


En cuanto al culto, podemos decir que los celtíberos no encerraban a sus dioses en recintos construidos, si no que desarrollaban su culto al aire libre. El vocablo céltico que designa por antonomasia al santuario es el denemeton, en donde se produce la comunicación entre hombres y dioses. Éste podía ser un claro en el bosque, la cima de una montaña o un lugar elevado, las fuentes, los ríos o una cueva; también se tienen referencias de santuarios domésticos. 



Las cualidades más significativas de las divinidades celtibéricas eran representadas o asimiladas a aquellos animales que las poseían, destacando el caballo o el toro, por tanto no es extraño encontrar esculturas de Epona en presencia de uno o varios caballos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario