La Pirámide de los Nichos


La Pirámide de los Nichos se encuentra en la zona geográfica de El Tajín, en la zona de Veracruz central, México y es parte de la Cultura Totonaca. La pirámide está compuesta por siete plataformas superpuestas de manera escalonada y una escalinata en el lado norte para la ascensión a la cúspide.

La decoración de la fachada está compuesta por 365 nichos u hornacinas, sin incluir los que se hallan ocultos bajo la escalinata e incluyendo los que la dividen en dos mitades por su parte central. Se piensa que pueden representar los días del año.


La importancia de la ciudad de El Tajín radica en que fue capital del estado Totonaca, de hecho Tajín significa en totonaca “Ciudad del Trueno”. Esta ciudad tuvo contactos comerciales con Teotihuacan, lo cual era un gran avance para la época clásica del periodo maya.

Volviendo a la pirámide de los nichos y sus siete plataformas, se me ocurre pensar en la simbología de dicho número ... Veamos!

Las primeras palabras de la Biblia (génesis 1), ya tiene importancia el número siete, ya que son los días que empleó Dios para crear el mundo y a sus habitantes.

Unos párrafos más tarde el número siete vuelve a cobrar importancia (génesis 9), ya que Dios le dice a Noé que hace un pacto con ellos y que ningún otro diluvio volverá a destruir la vida, y como señal emplea un arco en el cielo, el Arco Iris, que se compone de siete colores.

Pasamos al libro del éxodo, capítulo 25, donde se narra la creación del Candelabro de los siete brazos”, uno de los símbolos judíos por excelencia.

En los evangelios también encontramos numerosas referencias a este número, por ejemplo cuando le preguntan a Jesús si se deben perdonar siete veces los pecados a lo que él responde, no siete, sino setenta veces siete.

En la parábola de los panes y los peces, tenemos cinco panes y dos peces, que si los sumamos obtenemos otra vez el siete.

Seguimos con las matemáticas, siete es el resultado de la suma del 3 (número Divino) y el 4 (número terrestre), es la unión de la divino y lo terrestre.


Siete son las plagas de Egipto

Al final de la Biblia, en el apocalipsis capítulo 6, también aparece repetidas veces el número siete, son siete los sellos que se rompen antes de que se desate la ira de Dios y serán siete también los ángeles que hagan sonar las siete trompetas para enviar los siete castigos sobre los injustos, en los siete cuencos.

Son también siete, los pecados capitales; pereza, gula, envidia, lujuria, soberbia, ira y avaricia. Así como también los sacramentos: bautismo, confesión, comunión, confirmación, matrimonio/orden sacerdotal y unción de enfermos. Incluso también las virtudes teologales: templanza, caridad, humildad, largueza, castidad, paciencia y diligencia.


Siete fueron también las frases que pronunció Jesús desde la cruz, pero dejando a un lado el mundo del cristianismo, podemos continuar con las múltiples apariciones del siete en el resto de la historia:

Siete son las colinas de la ciudad de Roma: palatino, capitolio, aventino, quirinal, celio, esquilino y viminal.

Siete son los días de la semana: lunes-moon/day (luna), martes (marte), miércoles (mercurio), jueves (júpiter), viernes (venus), sábado (saturno) y domingo-sun/day (sol).

Siete son las notas musicales: do, re, mi, fa, sol, la y si.

En el alfabeto hebreo la séptima letra, llamada zain, representa los valores espirituales, que son la finalidad del mundo. En la religión islámica hay 7 estadios o cielos. Siete son las vidas que tiene un gato, y así podríamos seguir porque el siete es sin duda el símbolo cósmico y sagrado por excelencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario