La Dama de Vix


En enero de 1953, en el promontorio del Mont Lassois, vecino al pueblecito de Vix, un equipo de arqueólogos que había reemprendido las excavaciones efectuadas antes de la II Guerra Mundial por Jean Lagorgette, descubre la tumba de una princesa, una dama de 1,60 de estatura, fallecida a los 40 años y que sufría de tortícolis y reumatismo.

Esa mujer vivió hace 25 siglos y desde lo alto de la colina -306 metros- controlaba las caravanas de comerciantes que, procedentes del Báltico o de las islas Británicas, se dirigían hacia el Mediterráneo asegurando el comercio de estaño, ámbar y vino, del que ella y los suyos sacaban gran provecho.

La princesa de Vix fue enterrada con el mayor vaso de bronce conocido del siglo VI antes de Cristo, un recipiente de 208 kilos de peso y 1,64 metros de alto.

La cámara funeraria de Vix, de apenas nueve metros cuadrados, permaneció olvidada durante 2.500 años, sin duda porque el progreso del lugar debió desaparecer con la princesa, hundiéndose en la noche de los siglos. Hubo que esperar a que un profesor de filosofía de la vecina localidad de Châtillon, René Joffroy, desafiase a la nieve de 1953 para que el esqueleto de la princesa y los objetos que la rodeaban volviesen a salir a la luz.

El espléndido cráter de Bronce de Vix ...

Una pieza extraordinaria para los científicos que tratan de comprender cómo los artesanos de la época llegaron a crear tal obra maestra. En efecto, parece que sería imposible reproducirlo hoy.



  • Detalles ... 
- Tapa pasador : 13,8 kg

- Figurinas de mujer vestidas de un peplos, llevando un velo de estilo arcaico encontrado sobre el ombligo del centro de la tapa, Altura de 19 cm.

- Asa en volutas sostenidas por gorgonas cuyo cuerpo se confunde con la cola de serpientes.

- Cuello decorado por un bando en relieve que representa un desfile de hoplitas y de carretas con cuatro caballos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario