Akhenatón


Akhenatón ... décimo faraón de la dinastía XVIII en el periodo conocido como Imperio Nuevo de Egipto, es considerado como el primer rey hereje en la historia, es decir, el primer gobernante que se atreve a desafiar a los dioses imperantes y desarticular el enorme poder del clero mediante serias transformaciones religiosas. Unos cambios radicales que desbarataron para siempre el orden establecido en el Egipto de los faraones. Y es que Akhenatón introdujo el nuevo culto solar a Atón.

Las investigaciones llevadas a cabo por el prestigioso egiptólogo Nicholas Reeves y publicadas en 2002, arrojan una nueva versión sobre el faraón. Reeves nos muestra a un faraón “joven y arrogante” que se lanza a una verdadera revolución.

Concentra todo el poder, político y religioso, en sus manos y hace construir nuevos templos a cielo abierto para recibir los santos rayos del sol, además de crear una nueva capital, Aketatón (Horizonte del Atón), proyectada, como una irradiación de la tumba que el propio Akenatón se hizo construir a las afueras. Luego abandona Tebas, la capital tradicional de la dinastía, para instalarse en Akenatón con toda una nueva clase gobernante.

Hacia el cuarto año de su reinado, Akenatón cambia su nombre por el de Neferjeperura Akhenatón.



Resumiendo ... Akhenatón establece, más que un monoteísmo, una nueva tríada divina: Atón, él mismo y su reina, Nefertiti. Sólo el faraón y su consorte poseen las claves del nuevo culto. El pueblo ha de adorarlos a ellos y sólo a través de ellos llegan a Atón. De los años finales de Akhenatón no se sabe prácticamente nada.

¿Cayó en un declive físico? ¿Se volvió loco? ¿Lo confinó Nefertiti, cuyo destino final también ignoramos? ... De los restos encontrados de este periodo en los yacimientos arqueológicos, se deduce que el reinado de Akhenatón tuvo una duración aproximada de 17 años. Después del decimoséptimo año de reinado no se encuentran ya etiquetas de las ánforas y demás enseres de los palacios y almacenes reales. Tampoco se ha encontrado, hasta el momento, referencia alguna al reinado de Akhenatón pasado dicho año en ningún utensilio o cerámica.

Lo que es un hecho, es que hoy en día, Akhenatón sigue siendo un personaje intrigante y poco conocido al que se ha considerado como una especie de místico o un adelantado a su tiempo.


Akhenatón fue enterrado en la tumba que se hizo construir, la llamada Tumba Real de Amarna, como demuestra el hecho de que la cámara funeraria estaba sellada. Sin embargo, el cuerpo del faraón fue retirado cuando la corte regresó a Tebas, y probablemente su momia fue inhumada en algún lugar del Valle de los Reyes. Su sarcófago fue destruido y permaneció en la necrópolis de Amarna; ahora se encuentra, reconstruido, en el exterior del Museo del Cairo.

El misterio de la tumba KV55 ...

La tumba KV55 fue descubierta el 6 de enero de 1907 en el Valle de los Reyes por Edward Ayrton, durante una expedición promovida por Theodore Davies. Tras descubrir la tumba con un santuario en su interior dedicado a la reina Tiy, se realizaron diversos estudios de la momia allí enterrada, que arrojaron los siguientes resultados ...
  1. - la momia corresponde a un varón de unos 35 años;
  2. - es del mismo grupo sanguíneo que Tutankamón, supuesto hijo del faraón
  3. - tiene el cráneo proporcionalmente más grande que el cuerpo, guardando cierto parecido con las estatuas esculpidas durante el reinado de Akhenatón.

En septiembre de 2010, en la publicación mensual de National Geographic se dio a conocer que un equipo de científicos había efectuado una serie de estudios sobre la más que estudiada momia del faraón Tutankamón, extrayendo muestras de ADN del cuerpo del "Rey Niño".

Los estudios realizados sobre la momia de Tutankamón han permitido averiguar la identidad de una serie de momias descubiertas hacía muchísimo tiempo, pero cuya identidad era desconocida.

Tomando como base la momia de Tutankamón y la que se presumía era la de Amenhotep III, se pudo determinar que una de las momias de la famosa tumba KV55 era el padre del faraón-niño e hijo del faraón Amenhotep III. Tal patrón genético de la momia hace concluir que el morador de KV55 no sería otro que Akhenatón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario