Nacimiento de la Orden del Temple ...


En el año 1115, el caballero francés llamado Hugo de Payns y el caballero flamenco Godofredo de Saint-Adhemar, decidieron impulsar la fundación de una orden monástica cuya finalidad era la la custodia de los Peregrinos y a la guarda de los peligrosos caminos que conducían a los lugares de Peregrinación. La denominaron Orden de los Pobres Soldados de Cristo ...

Hugo de Payns, fue el primer Gran Maestro, fundador de la Orden del Temple y uno de los primeros nueve caballeros. Los otros caballeros eran: Godofredo de Saint-Omer, Payen de Montdidier, Archambaud de Saint Agnan, André de Montbard, Godofredo Bison, de los otros dos, sólo se conoce su nombre, Rossal y Gondamer. Se desconoce el nombre del noveno caballero, aunque existen sobradas evidencias para creer que fue Hugo de Champagne.


Hugo de Payns (1070-1136). Nació en el Castillo de Payns cerca de Troyes y murió en Palestina. Fundador de la Orden del Temple y I Maestre de la misma. Participó en la I Cruzada, formando parte del ejército de Godofredo de Bouillon. En Jerusalén, creó la Orden de los Pobres Compañeros de Cristo. Balduino I, Rey de Jerusalén, les asignó el Templo de Salomón, como lugar de residencia de la Orden y origen del nombre.

Con la ayuda de Balduino y el Patriarca de Jerusalén, regresa a Francia, donde obtiene la amistad y los favores de Bernardo de Claraval. Participó en el Concilio de Troyes (13 de enero de 1129), de donde salieron los estatus de la nueva Orden del Temple, redactados bajo los dictados de Bernardo de Claraval.


Hugo de Payens relató en este concilio los humildes comienzos de su obra, que en ese momento sólo contaba con nueve caballeros, y puso de manifiesto la urgente necesidad de crear una milicia capaz de proteger a los cruzados y, sobre todo, a los peregrinos a Tierra Santa, y solicitó que el concilio deliberara sobre la constitución que habría que dar a dicha Orden.

Se encargó a San Bernardo, abad de Claraval, y a un clérigo llamado Jean Michel la redacción de una regla durante la sesión, que fue leída y aprobada por los miembros del concilio. La regla del Temple es, pues, una regla cisterciense, que contiene grandes analogías con la regla de Cîteaux; no podía ser de otra forma, ya que su inspirador había sido San Bernardo.

La Orden del Temple fue creada y dotada de la regla del «monje soldado»: sencillez, pobreza, castidad y oración. La Orden tuvo varios nombres: la «Milicia de los Pobres Caballeros de Cristo», los «Caballeros de la Ciudad Santa», los «Caballeros del Templo de Salomón de Jerusalén», la «Santa Milicia jerosolimitana del Templo de Salomón» ... Con el tiempo el nombre más común fue el de «Templarios».


No hay comentarios:

Publicar un comentario