Hablemos de mapas! Los mapas fuera del tiempo son una realidad...



No sólo encontramos problemas con el enigmático mapa de Piri Reis . Hay muchos mapas antiguos que dibujan tierras que no habían sido exploradas en los tiempos en que se realizaron los mapas.


  • En las cartas del español Juan de la Cosa del año 1.500 figuran partes de Norteamérica que aún estaban por descubrir! El mapa de Pizzigano fechado en el año 1.424 muestra islas aún sin descubrir como eran Puerto Rico o Guadalupe, pero con nombres de Antilia y Satanaces.
  • Australia descubierta en teoría en el siglo XVII, aparece en su totalidad en algunos mapas como el de Jorge Reinel de año 1.510 o también en el de JeanRotz de 1542, Pier Desceliers de 1.546 o Nicholas Vallard de 1.547.


  • El mapa de Yehudi Ibn Ben Zara datado en 1.487 muestra la isla de Groenladia surcada por ríos, con valles y montañas que han sido confirmados en el año 1.947 mediante técnicas de sondeos…
  • También está demostrado que la realeza portuguesa cuyos miembros pertenecían a los caballeros de Cristo, nueva encarnación de los templarios ,estaba en posesión de mapas que mostraban los descubrimientos «por adelantado».
  • Antonio Pigafetta, navegante vinculado a la expe­dición de Magallanes de 1519, declaró lo siguiente en relación con el misterioso mapa del que disponía su patrón, copiado de otro propiedad del rey de Portugal ...
«Toda la tripulación pensaba que [el estrecho de Magalla­nes] no tenía salida por el oeste; solo la confianza que tenían en el conocimiento superior del capitán les animaba a seguir adelante con la expedición. Pero aquel gran hombre, tan hábil como educado, sabía que debía buscar una salida de aquel recóndito estrecho, estrecho que había visto repre­sentado en una carta de navegación del excelente cosmó­grafo Martín de Bohemia que poseía el rey de Portugal».

¿De dónde procedía dicha carta de navegación? Nadie lo sabe a ciencia cierta. No hay prueba de ello, pero parece probable que llegase a Portugal con los templarios del mismo modo que el mapa del Norte de Henry Sinclair llegó a Rosslyn tras la dispersión de la Orden. Las coincidencias parecen apuntar en esa dirección, aunque no constituyan una prueba irrefutable.
  • Colón también tenía un mapa parecido; quizá se tratase de una copia de los mismos mapas que habían servido de modelo para el de Piri Reis, o de uno parecido al de Hadji Ahmed. En ambos aparece representado el Nuevo Mundo, y ninguno de los dos confunde América con Asia.
  • El mapa de Piri Reis ...
El mapa de Piri Reis muestra entre otras, las islas Malvinas descubiertas en 1.592. Pero lo más sorprendente es el perfil de costa de la Antártida que se muestra con gran detalle.
Piri Reis fue un marino y cartógrafo otomano nacido en Gallípoli, sobrino de Kemal Reis, el más famosos de los piratas que asolaron el Mediterráneo entre los siglos XV y XVI.

Y así Piri Reis fue también pirata llegando a ser almirante de la flota turca en el Mar Rojo y el Golfo Pérsico. Pero aunque pirata, fue hombre de gran cultura llegando a dominar además de su lengua otomana, el árabe, el griego, el español y el portugués.

Piris Reis se aficionó a coleccionar cientos de mapas antiguos de todas partes del mundo, llegando a publicar un atlas de 215 mapas que abarcaba desde Dardanelos hasta Gibraltar.

Unos años antes, en 1.513, confeccionó, tal y cómo él explica a partir de otras 20 cartas más antiguas de los tiempos de Alejandro, el mapamundi del que sólo se conserva un fragmento y que ha hecho muy famoso a tan especial marino. El famoso mapa de Piri Reis, pintado sobre piel de gacela, y que regaló al sultán Selim I, fue descubierto en el año 1929 en el palacio de Topkapi de Estambul. Mide 90 x 65 centímetros con grabados en colores y leyendas ilustradas.


La Antártida sin hielo ...

Esta piel es sólo la mitad de mapa y fue separado de su otra mitad por algún interesado que quiso llevarse la que justamente representaba el Mediterráneo y todo el oriente próximo y lejano este. La parte que nos ha quedado representa España y Africa, así como América del Sur y algo de Norteamérica. Pero lo verdaderamente sorprendente es que en él aparece la Antártida SIN hielos.

El cartógrafo Arlington Mallery, capitán de la USA NAVY, descubrió el mapa en el año 1.954 cuando estudiaba otras cartas antiguas para investigar si los vikingos pudieron llegar a América antes que Cristóbal Colón. Se quedó sorprendido al comprobar como la tierra de la Reina Maud en la Antártida figuraba en el mapa con islas que solo recientemente han sido descubiertas. En el mapa Piri Reis las Azores y las Canarias estaban situadas con mucha exactitud y los contornos de la Antártida se correspondían con bastante aproximación a los que expediciones actuales han podido determinar entre los años 1.949 a 1.952.

Tierra de Fuego en Argentina aparece unida al continente antártico, y sorprendentemente el perfil que los une, en el peligrosamente famoso paso Drake, se corresponde con el perfil submarino de esta parte del mar.

Pero la era glaciar finalizó hace 17.000 años cuando los mares estaban 140 metros por debajo del nivel actual… Es decir: Las líneas costeras de las cartas de tiempos de Alejandro el Magno copiadas por Piri Reis tuvieron que ser cartografiadas antes de que la Antártida quedara cubierta por los hielos con espesores cercanos a los dos kilómetros de grosor.

Es decir, las cartas de tiempos de Alejando, que casi con seguridad ardieron en el pavoroso y desastroso incendio de la biblioteca de Alejandría, o bien eran sumamente antiguas o provenían de copias a su vez mucho más antiguas.


¿Una imagen del espacio?

El técnico francés de la NASA Maurice Chatelain, estudió el mapa Piri Reis y descubrió que las deformaciones que tiene no son tales… Si saliéramos al espacio y viéramos el planeta desde fuera de la atmósfera, la vista obtenida correspondería con la deformación que se observa en las líneas de costa del mapa Piri Reis. Es decir, corresponde a una proyección plana de la superficie esférica del planeta, tal y como lo veríamos desde un cohete a 4.300 kilómetros de altura y con el objetivo de la cámara centrado encima de El Cairo, ¡donde se encuentra la gran pirámide de Giza!

En el mapa se observa una gran isla que ya no existe y es nombrada como Antillia. Algunos ríos caudalosos atraviesan lo que hoy es el desierto del Sahara. Ahora sabemos que hace más de 8.000 años este enorme desierto era surcado por grandes ríos que regaban fértiles praderas.

La información cartográfica descrita en el mapa de Piris Reis tiene por tanto más de 10.000 años, pues es cuando se sabe que el istmo que unía la Antártida con Ushuaya desapareció creando el famoso Cabo de Hornos y el Estrecho de Drake.

  • Existe otro documento cartográfico que también puede ubicarse en la misma categoría que los dos mapas anteriores. El polémico testimonio se denomina Mapa Zeno ... Y está datado en torno al año 1380!
Como en los dos casos anteriores, este mapa también recoge Groenlandia sin hielo y lo más desconcertante, los ríos y montañas dibujados en este plano fueron localizados en los sondeos de la expedición polar francesa de Paul- Émile Victor entre 1947- 1949.

Este hecho confirma que los cartógrafos del Mapa Zeno utilizaron una fuente mucho más antigua que cartografió Groenlandia en un tiempo en el que esta región gozaba de un clima más caluroso.

Ningún cartógrafo en tiempos históricos conocía el as`pecto real de Groenlandia o la Antártida y por lo tanto, mapas como el de Piri Reis, Zeno, u Oronteus Finaeus son por sí solos pruebas de esta gran anomalía histórica, sin embargo existen más mapas cuya existencia aboga a favor de la probable existencia en tiempos remotos de una civilización perdida.

  • Otro misterioso mapa ... Mapa de Oronteus Finaeus (1531)
El misterio de este mapa es que muestra la Antártida tal como sería bajo la capa de hielo mucho antes del momento en que se supone fue descubierta.

La Antártida debió de estar libre de hielos hasta hace unos diez mil años. A partir de entonces, una capa de hielo empezó a cubrirla desde el polo. El mapa de Oronteus Finaeus no muestra detalles de la región central, pero sí de las costas, con fiordos que no están a la vista desde que el hielo los cubrió.

Otro detalle interesante del mapa en cuestión, es que la hoy llamada península de Palmer no está presente. Lo curioso es que esta península no es en realidad tierra firme, sino que está formada exclusivamente por hielo.

Sobre este mapa el capitán Borroughs de las Fuerzas Aéreas de los EEUU hizo la siguiente afirmación: "Es opinión nuestra que la exactitud de las figuras cartográficas que aparecen en el mapa de Oronteus Finaeus sugiere, más allá de cualquier duda que este mapa también fue recopilado de mapas originales exactos de la Antártida"

  • El misterioso mapa de Philippe Buache...
Philippe Buache discípulo y yerno del insigne geógrafo Guillaume Delisle, llegó a ser Premier Géographe real de Francia y alumbró algunos de los mapas de mayor calidad de su época.

Buache representó en un mapa de 1739 un gran continente donde hoy sabemos que está la Antártida, dibujando dos grandes extensiones de tierra que, como bien explica el propio cartógrafo, se basan en los apuntes y comentarios recogidos por navegantes de los mares del sur entre 1738 y 1739.

Bien, pues la supuesta similitud del contorno dibujado por el francés referido al imaginario continente austral con las imágenes actuales de la Antártida si se elimina la capa de hielo, han hecho que fantasiosos escritores supongan que, en realidad, Buache copió el mapa de una antiquísima carta dejada por una civilización prehistórica que supuestamente conoció la Antártida en la época en que carecía de hielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario