Tierra de Arnhem, Australia


La Tierra de Arnhem es una región de Australia de unos 97.000 km ² y una población de 16.230 habitantes. Los aborígenes australianos, son uno de los grupos humanos de cultura más primitiva de la Tierra. Son además bastante distintos físicamente de los demás habitantes de Oceanía, constituyendo un grupo racial independiente, del que se desconoce el origen.

Los Yolngu son los pobladores de Tierra de Arnhem y han ocupado la región durante aproximadamente 60.000 años. Los Yolngu conservan un gran arraigo cultural y espiritual con esta tierra, por lo que descubrirá auténticas experiencias indígenas. Esta es la tierra en la que se creó el famoso instrumento musical australiano, el didgeridoo.

Tierra de Arnhem cuenta además con importantes enclaves históricos, entre los que se incluyen las ruinas de un asentamiento europeo de los primeros tiempos de la colonización en el Parque Nacional de Garig Gunak Barlu, en la remota península de Cobourg. A su alrededor, el Parque Marino de Cobourg ofrece un hábitat perfecto para varios miles de especies de aves.

El arte de los aborígenes está perfectamente adaptado a las condiciones de vida, y los materiales utilizados son los que la naturaleza les ofrece. Así, los que vivían en las cuevas pintaron las paredes de sus refugios, grabaron dibujos en los suelos rocosos o practicaron surcos en los terrenos arenosos, hicieron motivos en relieve en la corteza de los árboles y decoraron, en fin, los objetos que constituían su ajuar: escudos, lanzas, boomerangs, etc.



Cuando se vieron forzados a abandonar los abrigos rocosos y se refugiaron en las zonas septentrionales, por las que todavía no se interesaba el hombre blanco, y en las que había grandes bosques de eucaliptos, tomaron la corteza de estos árboles y con gran ingenio elaboraron suaves, amplias y planas superficies en las que pintaron escenas relacionadas con sus creencias religiosas y su vida cotidiana.

El acceso a unos materiales blandos, como son la madera y la corteza, les permitió realizar pequeñas esculturas, bateas para la recolección, gorros, bolsas, etc.

La piedra, más difícil de encontrar en estas tierras, fue reservada para las hojas de las hachas y para sus objetos más sagrados, las churingas, piedras planas, oblongas, cuidadosa y penosamente talladas y en cuya superficie se trazaron diseños de tipo geométrico relacionados con los tótems de los antepasados; en estas churingas se supone que se halla concentrada la fuerza espiritual de los ancestros.

1 comentario:

  1. Impresionante...eso sí era supervivencia!!!!. Arte en el más puro estilo para poder salir adelante con esos materiales!!!.

    ResponderEliminar