Nuku Hiva ... La Tierra de los Tiki


Nuku Hiva es la más grande de las islas Marquesas, en la Polinesia Francesa. Está situada en el grupo norte del archipiélago. Los restos arqueológicos datan los primeros establecimientos humanos alrededor del año 150 a. C. Entre los siglos XII y XIII se edificaron numerosas construcciones de piedra: templos (me'ae), plataformas como base para las cabañas (pa'epa'e), y estatuas antropomorfas (tiki) relacionadas con los moai de la isla de Pascua.


Debido a la orografía de la isla, con valles aisladas y sólo comunicadas por mar, se producían muchas guerras tribales y los habitantes eran temidos como guerreros y caníbales. Tradicionalmente los hombres se tatuaban completamente el cuerpo, incluida la cara, dando un aspecto todavía más feroz.



Esta isla es única, por sus extrañas estatuas jamás vistas por el hombre, algunas esculturas antiguas representan a criaturas que se parecen a los visitantes extraterrestres. Todos los que han visitado esta isla quieren desentrañar el enigma que guardan, ¿quiénes son, el fruto de la imaginación salvaje de algún escultor o algo del cosmos visitó en la antigüedad esta isla?



A primera vista, parecen ser sólo grandes estatuas, pero en una inspección más cercana, se logran notar las características más interesantes, que son grandes ojos, gruesa cabeza, cuerpo frágil y otros atributos, que pueden causar confusión en cuanto al origen y los modelos que inspiraron al creador de estas esculturas.



Taaoa alberga un conjunto arqueológico formado por centenares de paepae, plataformas de piedra. Una carretera montañosa lleva de Atuona a Puama'u. La pista conduce a pueblos como Hanaiapa, Hanapaaoa y Nahoe, que viven de la pesca, la caza y la agricultura. Puama'u se sitúa más al este, dominado por acantilados.



En esta localidad, el lugar llamado Pekekea está constituido por la tumba de la reina Vahinetitoiani, resguardada por dos gigantescos tiki, Manu y Pauto. En las alturas se encuentra uno de los enclaves arqueológicos más importantes: Iipna, custodiado por el tiki Takai'i, guardián del valle, con sus 2,43 metros de altura en medio del me'ae.


Herman Melville escribió el libro Typee, que se basa en la experiencia de estar en el valle Taypivay en la parte oriental de la isla de Nuku Hiva. El primer desembarco de Robert Louis Stevenson en su expedición en 1888 tuvo lugar en Hatihoy, situado en la parte norte de Nuku Hiva. Los resultados de estudios recientes muestran que los primeros colonos llegaron aquí hace 200 años, procedentes de la isla de Samoa, Tahití y luego colonizaron Hawaii, las Islas Cook y Nueva Zelanda.



Hasta ahora hay un debate científico acerca de por qué tribus de la Polinesia practicaban el canibalismo. Una teoría es que el consumo de su propia especie era una de sus dietas que se utilizaban para las ceremonias y rituales. Sin embargo, el canibalismo juega un papel importante en los rituales. Por ejemplo, un sacrificio al dios del mar Ica, así como a diversas criaturas marinas.


El que iba a ser la víctima de un ritual sagrado, lo dejaban colgado de un árbol por algún tiempo. Se cree que las mujeres y los niños se dedicaban al canibalismo sólo por comida, mientras que los guerreros varones eran sacrificados a los dioses y comidos por sus oponentes que los derrotaban en la batalla para conseguir poder.

Más imágenes de este maravilloso y enigmático lugar!















No hay comentarios:

Publicar un comentario