Sirenas, seres mitológicos o realidad?


Hablar de sirenas en pleno siglo XXI es como tratar viejas mitologías como las hadas o los gnomos de los bosques. O quizás no… ¿Acaso asistiremos pronto a un resurgimiento de la atención pública sobre estos extraños seres, gracias a investigaciones serias asistidas por científicos avalando pruebas concluyentes?

Hay que partir de la base de que todo lo que se considera “mito”, en realidad se sustenta sobre una base real. ¿Tan fértil fue la imaginación de nuestros ancestros que pudo en muchos momentos traspasar el umbral de la fantasía a una serie de crónicas reales? ¿Dónde está la línea que separa lo real de lo ficticio?


Veamos! 

Lo primero que solemos leer es que aunque en su forma original eran seres híbridos de mujer y ave, posteriormente la representación más común las describe como mujeres jóvenes y bellas con cola de pez. 

La "leyenda" cuenta que eran seres humanos en el pasado, pero que fueron convertidos en un pez por poderes desconocidos. La parte superior de su cuerpo sería la de una hermosa mujer de piel bronceada y de cabellos verdosos. Su parte inferior,  la de un pez con cola y escamas verdes-plateadas. Su complexión sería parecida a la de los seres humanos, con mismo el peso y altura aunque ellas suelen vivir unos 150 años...

Su alimentación se basaría en algas, plancton y peces pequeños. Para respirar bajo el mar usan las escamas de su parte de pez, que les permiten estar varios días bajo el agua sin necesidad de salir a la superficie. 


Los machos son conocidos como sirenos o tritones. Sus poblados están instalados en acantilados y arrecifes y están construidos con corales y conchas marinas.

Las sirenas son muy coquetas y les encanta adornarse el pelo con corales y conchas. Suelen salir a la superficie y tumbarse sobre rocas a entonar sus cantos. El canto de la sirena es muy dulce y melodioso. Los marineros y pescadores han contado historias de haber visto sirenas durante siglos; las primeras observaciones fueron hechas en Asiria, alrededor del año 1000 a.C. La imagen popular de una sirena es sentada en una roca, admirando su belleza en un espejo.


Algunas sirenas eran criaturas bondadosas, y les concedían los deseos a los marineros que las ayudaban. Pero para muchos navegantes ver a una sirena significaba mala suerte, un presagio de tormenta o un naufragio. También existen los cuentos de las canciones encantadoras de las sirenas, atrayendo a los marineros sobre las rocas, donde sus barcos se rompían en pedazos.

A título personal, creo que son ya muchas las alusiones que desde lo más antiguo se hacen de estas criaturas acuáticas, como para considerarlas simples delirios surgidos de la fatigada imaginación de ciertos navegantes que permanecieron demasiado tiempo en alta mar. Las descripciones coinciden demasiado. 


La NOAA avisó hace un tiempo en un comunicado que "no se han encontrado nunca evidencias de la existencia de estos humanoides acuáticos".

El motivo de este inusual anuncio fue la emisión de un documental en la popular cadena de televisión Animal Planet del Discovery Channel. El largometraje, titulado " Sirenas: el cuerpo hallado" daba a entender la posible existencia de sirenas y tuvo mucho éxito entre la población estadounidense.

A pesar de todo, el comunicado de la NOAA es ambiguo y deja una pregunta en el aire: "¿Por qué, entonces, ocupa el inconsciente colectivo de casi todos los pueblos marineros? Ésa es una pregunta que es mejor dejar a los historiadores, filósofos y antropólogos". 


La NOAA también hizo un repaso a la historia de estos legendarios seres: "en el antiguo Lejano Oriente, las sirenas eran las esposas de los poderosos dragones marinos, y servían de mensajeras de confianza entre sus cónyuges y los emperadores en la tierra", y recuerda que Homero ya habló de ellas en su famosa obra "La Odisea". "Las sirenas aparecieron por primera vez en las pinturas rupestres en el Paleolítico tardío (Edad de Piedra), periodo de hace unos 30.000 años, cuando los hombres modernos ganaron el dominio sobre la tierra y, presumiblemente, comenzaron a navegar por los mares", explicó el comunicado.



Pero veamos algo más ...

Las sirenas están en todas partes, desde los misterios de Eleusis hasta Tegucigalpa, desde Escandinavia hasta Japón y México, desde Homero hasta Andersen: en la música, en el arte, en la cerámica de hace milenios, en películas y anuncios comerciales ... Las primeras sirenas eran horribles monstruos alados, y no hermosas mujeres con colas de pez ; seducían con su canto, no con su belleza .¿Cómo bajaron de las rocas al mar? ¿Cómo dejaron de ser aves para convertirse en seres acuáticos? ¿Qué secretos esconde esta enigmática raza?


Al parecer la noticia más conocida de estas criaturas y a pesar de ser muy antigua es la de Cristóbal Colón, quién contó que en uno de sus viajes a América se encontró con una sirena; a pesar de que en su momento fue motivo de burla para mucho quienes casi aseguraban que lo que vio fue una “vaca marina” que es un animal parecido al manatí, hoy en día se cree que Colón sí vio una sirena ya que estos seres han estado en esculturas en piedra, grabados en las rocas, pinturas rupestres y demás vestigios a lo largo de los tiempos.


La teoría del simio acuático...

En fechas recientes Animal Planet hizo pública una posible “rama” de la teoría evolutiva, la del simio acuático; ésta nos explica como los primates bajaron de los árboles, algunos comenzaron a buscar comida en las costas de sus hogares, sin embargo, hubo algunos que no se conformaron con las costas y se adentraron a lo profundo.

Tal como evolucionaron los que se quedaron en tierra firme con espaldas más erguidas y se les cayó un poco de pelo, éstos que se adentraron perdieron prácticamente la totalidad de él, se adaptaron con membranas en las manos y al principio les salieron aletas en ambos pies, pero después esos pies se convirtieron en una sola cola, como la los peces comunes.

Su tórax se adaptó, siendo más flexible para aguantar la presión en el fondo marino, les salió una especie de agujero en su frontal con el cuál se comunicaban entre ellos, de una manera parecida a los delfines, a través de ondas sonoras que se esparcen por las aguas saladas.





1 comentario:

  1. Está claro que tanta alusión no va a ser toda FANTASIOSA, y que algo de verdad tiene que haber..me fascinan estos seres..la última vez que vi hablar de ellas en el cine fue en la última película de piratas del caribe y me parecen fascinantes..en cuanto a la teoría del simio..todo podría ser!!!...porque según la EVOLUCIÓN todo ser se adapta al medio ...ó no?¿

    fdo:artículo1

    ResponderEliminar