Proyecto Philadelphia


El Experimento Philadelphia conocido también como el Proyecto Arco Iris (Project Rainbow) se realizó (supuestamente) en el año 1943. Varios fueron los científicos llamados a desarrollar una tecnología que pudiese hacer invisibles los objetos, como aviones o naves. Algunas de los más grandes científicos fueron reclutados: Einstein, Tesla, Von Neumann.

Fue diseñado como un proyecto ultra secreto que podría ayudar a dar fin a la Segunda Guerra Mundial. El Proyecto Arco Iris estaba experimentando con una técnica para hacer un barco invisible al radar enemigo. Esto se hizo mediante la creación de una "botella electromagnética" que en realidad desvía las ondas de radar alrededor de la nave. Una "botella electromagnética" cambia el campo electromagnético de un área específica, en este caso, el campo que abarcaba el USS Eldridge. 


Si bien el objetivo era simplemente hacer al buque no detectable por el radar, tuvo un efecto secundario totalmente inesperado y drástico. La primera vez que se realizó dicho experimento, el buque no desapareció totalmente, pero la segunda vez que lo realizaron el barco se volvió invisible al ojo desnudo y lo sacó de la continuidad espacio-tiempo envuelto en una niebla verdecina. La nave repentinamente reapareció en Norfolk, Virginia, a cientos de kilómetros de distancia. ¿Un caso de teletransportación?

El proyecto fue un éxito desde el punto de vista material, pero fue una drástica catástrofe para las personas involucradas. Mientras el USS Eldridge "se trasladó" del Astillero Naval de Philadelphia a Norfolk y de regreso, la tripulación se encontraba en completa desorientación. A su regreso a los Astilleros Navales de Philadelphia, algunos estaban incrustados en las mamparas del propio buque. Aquellos que sobrevivieron estaban en un estado mental de desorientación y horror absoluto. 

La tripulación fue posteriormente dada de alta como "mentalmente alienados", después de haber pasado un tiempo considerable en rehabilitación.¿Realmente alineados o sometidos a un lavado de cerebro intensivo?

La condición de "mentalmente alienados" lo hizo muy conveniente para que sus historias fueran desacreditadas.


El gobierno de EEUU siempre ha ocultado los hechos, pero lo que resulta curioso es que...

1) Las cartas de navegación del barco se perdieron.
2) La bitácora del barco también se perdió.
3) El Instituto Naval norteamericano no tiene casi fotos en los archivos del Eldridge.
4) Los tripulantes del barco se esfumaron, se perdieron, no se sabe nada de ellos.
5) Todo lo relacionado con el experimento Philadelphia desaparece.

Curiosamente, acompañando al USS Eldridge, iba el carguero Furuseth. A bordo de éste iba un grupo de científicos y una tripulación reducida de hombres escogidos, entre los cuales se encontraba el marinero de primera Carlos M. Allende. Éste contó de la siguiente manera lo que presenció aquel viernes fatídico desde su puesto de trabajo, situado al lado del puente de mando...


"A unas pocas millas del muelle, uno de los hombres de civil que estaba en la timonera ordenó por la radio al comandante del crucero que encendiera los generadores. Entonces, alrededor del crucero comenzó a fluir con gran fuerza un singular campo de energía, perfectamente visible, que giraba en torno de la nave en sentido contrario a las agujas del reloj. 

Vi que el aire que rodeaba al barco se volvía un poco más oscuro que el resto de la atmósfera. A los pocos minutos vi levantarse del agua una bruma verdosa, similar a una nube muy tenue. De pronto, el barco desapareció completamente y nosotros experimentamos una gran sacudida. 

Varios de nuestros hombres se desmayaron y a muchos comenzó a sangrarle la nariz. En pocos segundos el flamante barco de guerra ya no estaba en su sitio, pero en la superficie del mar podía verse claramente la marca de su peso al desplazar el agua. Sencillamente se había hecho invisible y no quedaban rastros ni de él ni de los hombres que iban a bordo. Antes de que se esfumara del todo vi que uno o dos marineros que estaban en estribor se desintegraban por completo. Todo comenzó con un desagradable zumbido, que fue aumentando de volumen hasta convertirse en un silbido inaguantable, que culminó en una violenta explosión. En el puente en donde yo estaba reinaba una confusión absoluta y las órdenes se sucedían unas tras otras. Uno de los civiles, el que parecía estar al mando de todo, gritó por la radio que apagaran los generadores.



Cuando miré hacia tierra, vi que dos hombres desaparecían mientras corrían aterrados. Yo no sabía qué hacer, pues en ese momento no comprendía lo que estaba pasando. Habían transcurrido unos pocos minutos cuando aquella bruma verdusca comenzó a dispersarse y sin zumbidos ni manifestación alguna que lo anunciase, el crucero comenzó a materializarse de nuevo, desde la popa a la proa, como había ocurrido en el instante en que se hizo invisible. Pude observar que los hombres que estaban en cubierta sufrían fuertes convulsiones; más tarde supe que varios habían desaparecido y que nunca más se volvió a saber de ellos. Ese instante repercutió negativamente en la mayoría de quienes estuvieron involucrados en ese experimento y muchos perdieron la razón, padecieron alucinaciones o sufrieron horribles dolores y enfermedades.

A mí también me afectó ese campo eléctrico que se formó en torno de la nave ya que cayó también sobre una parte de nuestro barco. Era como una lámina de electricidad pura. La corriente tenía tanta potencia que casi me hizo perder el equilibrio. Por suerte mi cuerpo no quedó íntegramente dentro de esa corriente, pues de haberlo hecho me hubiese tirado sobre la cubierta. Sólo alcanzó a tocarme el brazo derecho. Aún me pregunto por qué no fui electrocutado por esa lámina de electricidad. Supongo que fue porque yo tenía las botas de goma puestas, como el resto de la tripulación, por orden de los oficiales superiores.

Fue un momento horrible, y sólo mucho más tarde me di cuenta de que aquel día la ciencia había dado un gran paso, y que la Marina, temerosa de las consecuencias de un experimento que se les fue de las manos y mató a varias personas, trató de ocultarlo por todos los medios.


¿Qué fue lo que realmente sucedió en la Bahía de Delaware en 1943?

El Experimento Philadelphia, sigue provocando acaloradas discusiones entre los defensores y los detractores de lo sucedido, dejando la puerta abierta a la posibilidad de que realmente, los viajes espacio-tiempo, sean una realidad.


1 comentario:

  1. Puffffff....qué cosas!!!!...no es el primer post que te leo en el que "misteriosamente" desaparecen la documentación de los proyectos ( sirva como ejemplo el mk-ultra). Me impresionó lo que pudo provocar la experimentación y aún me pregunto...esas pruebas y sus resultados se podrían usar aún en la actualidad si les fuera "necesario" ??...FELICIDADES ME ENCANTÓ!!!!.

    fdo: artículo1

    ResponderEliminar