Grutas, galerías y ciudades subterráneas ...


En todas las partes de nuestro planeta existen misteriosas galerías que recorren el subsuelo de un lado a otro. Muchas culturas encierran en su acervo más primitivo creencias y leyendas de galerías que comunicaban por debajo de los mares y las tierras, países y continentes. Según numerosas leyendas por ellas llegaron o desaparecieron temporalmente o para siempre muchas personas ... Pero, ¿Qué misterios encierran estas grutas, galerías y ciudades subterráneas?

Cueva de los Tayos, Ecuador
  • En la isla de Pascua se encontraron unos túneles que desde el interior de la isla llegaban hasta el mar; se cree que esos túneles debieron poseer alguna utilidad: comunicar la isla de los Moais con otra, u otras islas, por ejemplo? Quién sabe!

Lo que sí sabemos, es que en esa red de túneles se encontraron un sinfín de vestigios, incluidos restos humanos y petroglifos. La expedición española Rapa Nui, dedicada a explorar la Isla de Pascua, ha completado sus estudios de investigación vulcano-espeleológica, mostrándonos un sinfín de datos y conclusiones. A destacar ... una extensa red de túneles subterráneos de más de 11 kilómetros de longitud!.

  • También existen túneles en Asia, y cerca del Himalaya, en las inmediaciones del valle de Cachemira y hasta las proximidades del Tibet, pequeñas aberturas en las laderas de las montañas dan lugar a breves galerías que después confluyen formando una principal más espaciosa que se pierde en las entrañas de la Tierra. Existen creencias en el Tibet, según las cuales una serie de galerías ponen en comunicación las dos cortezas del globo, la de dentro y la externa, que es la que conocemos nosotros. 

Todas estas entradas son en la actualidad lugares sagrados para los habitantes de la región, y ligados a ellas existen multitud de hechos misteriosos en su recuerdo...



  • Entre los antiguos mitos budistas figura un paraíso perdido, conocido como Chang Shambhala, la fuente de la sabiduría eterna donde vivían seres inmortales en armonía perfecta con la naturaleza y el Universo.
  • En la India, oculto entre los Himalayas, se llama Kalapa, mientras que la tradición china lo ubica en los montes Kun Lun. Asimismo, en la antigua Rusia se hablaba de la legendaria Bielovodye, la Tierra de las Aguas Blancas, donde vivían santos ermitaños de inmensa sabiduría. James Hilton, en su novela Horizontes Perdidos, recreó el mito y lo llamó Shangri-La.
  • La cueva de Bumazuv, se cree desemboca en el centro de Asia. Algunos exploradores han penetrado unos kilómetros y, a su regreso, han contado maravillas indescriptibles; otros no regresaron jamás o encontraron la salida al otro lado.
  • De la cueva de Beru se cuentan muchas historias extraordinarias, entre ellas la aventura que corrió el gran filósofo Abhinavagupta acompañado de sus 1.200 discípulos. Un día penetraron todos en la cueva y desaparecieron por los caminos del infierno; no se sabe si llegaron a algún destino o perecieron en la oscuridad subterránea, pero 1.201 rostros parecen mirar a los visitantes desde las aristas del estrecho pasillo. Son efecto de extrañas formaciones y roturas en los bloques de piedra que sobresalen de la pared y, con buena voluntad, pueden parecer rostros.
  • En Grecia, y en tiempos del florecimiento de su gran cultura, ya existía la creencia de que habían sido unos pobladores primitivos, los pelasgos, quienes habían construido unos túneles que comunicaban las islas del Egeo entre sí con otros países y que ya entonces estaban taponados.
  • En las islas Baleares, en Menorca e Ibiza sobre todo, siempre pervivió la tradición de que había túneles que comunicaban a las islas entre sí y, desde Ibiza, con Malta.
  • También en Rusia, en California, en Hawai, en Suecia, en España (comunicando la península con Marruecos), etc. Parece ser que la existencia real de esos inmensos túneles (inmensos en cuanto a su longitud) corresponde a una determinada cultura envuelta en el misterio y de la que si descontamos las galerías y las vagas referencias guardadas en otras culturas posteriores, no queda nada.


A modo de conclusión, podemos decir que como hemos visto, prácticamente en toda la faz de la Tierra existe algún tipo de cultura o conocimiento que no ha conseguido llegar a nuestros días, cuyo origen y sabiduría nos intriga y asombra. Estos hallazgos y conocimientos suponen un nuevo reto a la ciencia que esperamos pueda desvelar completamente algún día. Quizás estos conocimientos quedaron registrados de una forma tan sencilla que está a la vista de todos, pero a la que no tendremos acceso hasta que llegue el momento en el que estemos preparados para ello.





1 comentario:

  1. Guauuuuuu..cada vez que pones post con estos descubrimientos tan desconocidos para mi no haces si no hacerme ver los tesoros ocultos que seguro aún le quedan al hombre por descubrir..me encantaron las imágenes del post!!.

    fdo:artículo1

    ResponderEliminar