El Vaticano en "crisis" ... ¿Se acerca el fin de la Iglesia Católica? 1ª Parte



Como todos sabemos, el Vaticano no se distingue precisamente por su transparencia informativa. Por eso, en este momento, no sabemos lo que realmente está ocurriendo entre sus muros. Lo único que sabemos con seguridad es que, tal como está organizado el gobierno de la Iglesia, hay razones muy serias para pensar que todo lo que está sucediendo tendrá consecuencias muy graves, es más, parece que la Santa Iglesia Católica está comenzando a temblar desde sus propios cimientos.

No es la primera vez, ni mucho menos, que se registran filtraciones a la prensa en el Vaticano.
Frecuentemente, los católicos han tenido conocimiento de encíclicas, o de importantes decisiones del Papa por los periódicos. La novedad es que, hasta ahora, nunca se había dado una filtración tan ingente de papeles que habían pasado directamente por la mesa de Benedicto XVI.

Los documentos en cuestión, pasados ilegalmente a periódicos, a un programa italiano de televisión, y recogidos globalmente en un libro que acaba de ser publicado, revelan problemas de gestión en la Ciudad del Vaticano. Pueden leerse informes del hasta ahora director del Instituto de Obras de Religión, o sobre el proceso de purificación que atraviesan los Legionarios de Cristo.



Tras publicarse una primera serie de documentos, Benedetto XVI creó, en abril, una Comisión de tres cardenales dirigida por el español Julián Herranz, de 82 años, ex Presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos. La investigación experimentó una aceleración el 19 de mayo, cuando se publicó el libro Sua Santità – Le carte segrete di Benedetto XVI (Su Santidad, los documentos secretos de Benedicto XVI) que recoge todas estas revelaciones, en el que aparecía el balance económico de la Fundación Joseph Ratzinger-Benedetto XVI. El documento, que demuestra una gestión sumamente seria y sobria, no había sido entregado al Archivo Vaticano y, por tanto, sólo era accesible a quien podía entrar en el despacho del Papa.


De este modo, la Gendarmería Vaticana pudo sorprender y detener a Paolo Gabriele, mayordomo del Santo Padre, al descubrir en su casa documentos reservados de la Santa Sede. Gabriele ha sido aislado en una celda vaticana para ser interrogado por dos jueces del minúsculo Estado pontificio, defendido por dos abogados, con todas las garantías que ofrece el sistema jurídico de la Santa Sede.

La tarea de la Justicia consiste ahora en saber cuál ha sido el nivel de su implicación, los cómplices, los motivos, etc. Por si fuera poco, uno de los nombres que más se citan en los documentos filtrados, el de Ettore Gotti-Tedeschi, Presidente del Banco Vaticano, se ganó las primeras páginas de los periódicos, italianos y de todo el mundo, después de que el Consejo de Supervisión del Banco adoptara, por unanimidad, una moción de censura por no haber desempeñado varias funciones de importancia primaria para su cargo. El secretario del Consejo, Carl Anderson, argumentó posteriormente estos motivos aclarando que no tienen nada que ver con la filtración de documentos, ni con las divergencias entre el antiguo Presidente del Banco y exponentes de la Santa Sede.


Tampoco debemos olvidar que en febrero, Wikileaks llegó al Vaticano. Varios documentos ultra reservados sobre temas bastante dispares, desde las finanzas vaticanas hasta un supuesto complot para asesinar al papa Benedicto XVI, llegaron a manos de algunos periodistas italianos que los lanzaron a través de la prensa escrita y de la televisión, desencadenando un infierno, dentro y fuera de la Santa Sede.

El Vaticano tiró agua sobre el fuego, desmintiendo las informaciones en la mayoría de los casos o dando su versión de los hechos y principalmente desinflándolos. Pero cuando se trató del complot, prefirió ni comentar la noticia por considerarla demasiado ridícula. “Ninguna persona con dos dedos de frente la consideraría seriamente”, dijo a la prensa el portavoz vaticano, padre Federico Lombardi, pero ¿es realmente ridícula? No debemos olvidar que no es la primera vez que sucede algo similar, los rumores de asesinato o el atentado contra Juan Pablo II  permanecen en el aire ...


Juan Pablo I: Fue elegido como papa de la Iglesia Católica el 26 de agosto de 1978. Su elección se produjo en la tercera votación de un cónclave inusualmente breve, el más corto del siglo XX.

Juan Pablo I eligió como lema de su papado la expresión latina Humilitas (humildad), lo que se reflejó en su polémico rechazo de la coronación y de la tiara papal en la ceremonia de entronización, en contra de lo prescrito por la Constitución Apostólica de Pablo VI.

Como papa, Juan Pablo I estableció un ambiente de optimismo y cercanía que nunca llegaría a avanzar por la brevedad de su pontificado. Murió, según las fuentes oficiales, de un infarto, 33 días después de su elección, el 28 de septiembre de 1978, siendo el cuarto pontificado más breve de la historia. Según la versión oficial, Juan Pablo I falleció en su cama, pero según otros informes, la muerte le llegó estando en su escritorio. También existen contradicciones de si se le fue practicada o no una autopsia. 
Estas incoherencias oficiales, junto a otros factores de índole económica, han dado origen a teorías conspirativas que apuntan a un envenenamiento del Pontífice.


Juan Pablo II: De entre los hechos más notorios de su pontificado destaca el intento de asesinato que sufrió el 13 de mayo de 1981, mientras saludaba a los fieles en la Plaza de San Pedro, a manos de Mehmet Ali Agca, quien le disparó a escasa distancia desde la multitud. Juan Pablo II, siete meses después, tuvo un encuentro de 18 minutos con su atacante. El tema de la conversación entre ambos personajes es hasta el día de hoy un misterio, es más, el propio Papa después de su entrevista declaró a los medios de prensa que aquel encuentro era "un secreto que no me pertenece y que debo respetar". Esto indicaba que Juan Pablo II le dio a la conversación la categoría de Confesión, es decir, a partir de ese momento era imposible que fuera revelado al público. 

Sin embargo, y según fuentes oficiales, el Sumo Pontífice le habría relatado al entonces Cardenal y hombre de confianza, Luigi Poggi, los pormenores de dicha conversación. A su vez, Poggi habría redactado un informe en donde detallaba los puntos tocados en esa extraña reunión. El documento actualmente se encuentra en los archivos vaticanos y tiene la categoría de Secreto Pontificio, es decir, que nadie, salvo el Papa, puede leer, publicar, difundir o dar a conocer el citado archivo al público. 

Sin embargo, muchos investigadores han especulado sobre los posibles temas que pudieron tratar, para algunos, el Papa habría tenido un gran interés por conocer los motivos que propiciaron a Alí Agca a llevar tal acto, según estiman estos investigadores, la idea de que el atentado estaría vinculado con el Tercer Secreto de Fátima, era algo que provocó en el Papa tal interés. Otros, señalaban que Juan Pablo II quería como es lógico, conocer la identidad de los autores intelectuales del crimen, esto se desprende porque en el libro "Memoria e Identidad" el Santo Padre aseguraba que Agca "no era más que un asesino a sueldo", desechando así las teorías que sugerían que el turco habría actuado por iniciativa propia. Justamente, los nombres y los países involucrados en este atentado internacional estarían en el informe escrito por Luigi Poggi


El Vaticano anunció en febrero que abriría parcialmente sus archivos secretos de la época previa a la 2ª Guerra Mundial. Los documentos, estarían disponibles para aquellos investigadores que elevasen una petición oficial. De este modo, la Iglesia Católica quiere limpiar el nombre del Papa Pío XII, acusado por organizaciones judías de haber hecho muy poco para denunciar el Holocausto. 

El Archivo Secreto Vaticano, el mayor y más internacional del mundo, conserva en sus vastos depósitos documentos de doce siglos, distribuidos en 85 kilómetros de estanterías; libros, códices y pergaminos varios, inaccesibles para el público; registros escritos almacenados por dos milenios que nadie sabe a ciencia cierta en qué consisten ... Si bien resulta imposible dar cuenta de ella en su totalidad, he aquí una breve lista del material que se encuentra en los archivos secretos de la Santa Sede...

• Documentación sobre el cristianismo primitivo, que incluye estudios sobre los rollos del Mar Muerto.

•El juicio de los Templarios. Volumen de 1309 acerca del proceso a los caballeros de la Orden del Temple. Se trata de una copia, no de la edición original.

• Cisma de Occidente (1378-1417), con años en los que hubo tres Papas a la vez, cada uno con sus misterios, sus secretos, sus archivos y documentos confidenciales.

• La Bula de Inocencio VII (1484), con la que promovía la caza de brujas.


• Todos los libros prohibidos expresamente por el Vaticano a través de su Índice; libros que, lógicamente, se han leído y archivado. El Índice surgió a raíz de la Institución de la Sagrada Congregación del Santo Oficio (1542), testamento que instauró la Inquisición a semejanza de la ya establecida en España. Sin embargo, es necesario aclarar que la prohibición de impresión, copia y lectura de ciertos libros comenzó con el Concilio de Nicea donde, por ejemplo, se prohibió y quemó el Thalia de Arrio.

• Toda la documentación sobre la reforma del calendario romano promovida por Gregorio XIII en 1582.

• Gran cantidad de material con temáticas "normales"  y, sin duda, otra buena parte con temas paranormales. Muchos investigadores coinciden en que los Archivos Secretos con, tienen muchísima documentación sobre la fenomenología paranormal y, particularmente, sobre parapsicología.

• Toda la documentación sobre Giordano Bruno (siglo XVI) dominico italiano al que se le enjuició por heterodoxia en un proceso que duró siete años. De éste último hecho, sólo se conserva un sumario de 55 páginas que fue hallado en 1940.

• Dentro del sector catalogado como "Archivo de miscelánea", se encuentra todo el proceso acerca de la monja de Tercera Orden de Santo Domingo, Cristina de Rovales (llevado a cabo en el siglo XVI), que da cuenta de posesiones diabólicas estigmas, apariciones y fenomenología que hoy se considera puramente parapsicológica, como la levitación y la telepatía.

• Textos procedentes de países no cristianos visitados por misioneros. Por ejemplo, en el siglo XVII, los jesuitas que se encontraban misionando en China enviaron una cantidad verdaderamente asombrosa de material.

• Documentos acerca de el Juicio de Galileo (Siglo XVII).

• Cartas de Pío XII que revelan datos sobre la relación Vaticano-Hitler.


Pero es evidente que hay textos que jamás verán la luz ...  ¿Fueron los Evangelios Apócrifos los únicos textos silenciados por la Iglesia? ¿Es la descendencia de Cristo el único secreto que guarda esta institución y que no quiere que se conozca porque disminuiría enormemente su poder?. Es evidente que el Vaticano siempre ha siglo lugar de secretos, intrigas, conspiraciones y misterios, pero parece que poco a poco están saliendo a la luz algunos de sus "secretos" mejor guardados.

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada