Tratando de entender la Magia (3ª parte)


En este apartado veremos cómo funciona la magia. Lo primero que debemos tener muy clara es la norma universal de los magos: No hagas daño a nadie, porque todos pertenecemos a la UNIDAD y no deberíamos desear a los demás nada que no queramos para nosotros mismos.

1- El objetivo: Éstos pueden referirse al amor, prosperidad, salud, protección, paz, alcanzar una mayor espiritualidad o conocimiento. La finalidad de los ritos debe ser siempre positiva, por ello, primero debemos decidir qué es lo mejor para nosotros y la magia será la herramienta que usaremos para lograrlo.

2- La energía mágica: La energía que emplea la magia para alcanzar nuestros objetivos es natural. Está presente en nuestro cuerpo, y en elementos físicos tales como la arena, las piedras, el fuego, aire, barro, plumas o cualquier otro componente de la tierra.

3- Encantamientos y rituales: Un ritual consiste en una serie de acciones, palabras y otras ceremonias específicas que concluyen con un movimiento de energía. Básicamente lo que hacemos es provocar un cambio positivo en nuestra vida.

4- Visualización: Un concepto fundamental para conseguir este tipo de cambios es la visualización mágica. Éste término se refiere a la práctica de crear imágenes mentales referentes al objetivo que perseguimos. En el mundo de la magia, la mente es considerada como un poderoso instrumento que sirve para moldear e integrar las energías que movilizamos.

Técnica de visualización: Debe practicarse al menos 10 minutos cada día durante una semana.


Ejercicio 1: Siéntate tranquilamente y cierra los ojos. Decide cuál de las escenas siguientes vas a visualizar, haz una recreación mental tan real como sea posible, pero no visualices a personas, sólo el objeto en cuestión ...

* Puedes visualizar tu prenda de ropa preferida, a tu animal doméstico, la puerta de tu casa o incluso la flor que más te agrada.

Ejercicio 2: Cuando estés seguro de que eres capaz de crear la imagen elegida a voluntad, puedes pasar al siguiente ejercicio que consiste en tratar de ampliar el campo de acción. Deberás realizarlo durante una semana.

* Elige una de estas opciones: visualiza tu plato preferido y percibe también su sabor, imagina tu perfume o flor favorita y cómo huele, o tu grupo musical y cómo suena, o incluso puedes imaginar un gran bloque de hielo y siente el frío en tus manos.

Ejercicio 3: Después, escoge un objetivo sencillo. Por ejemplo, saldar una deuda, encontrar pareja, conseguir un trabajo o aprobar un examen.

Debes imaginarte a ti mismo consiguiendo ese objetivo. Utiliza tus habilidades que has desarrollado con los ejercicios anteriores, y te verás pagando esas deudas, o aprobando ese examen...


Cómo manipular la energía: Ésta es la esencia de la magia.

1- Concentrar la energía consiste en despertar el poder personal (que todos tenemos) y el poder de la tierra.

2- Canalizarla significa dotar este poder con un objetivo mágico específico a través de la visualización.

3- Liberarla es el acto de transmitir la energía que hay en nuestro cuerpo.

4- Dirigirla consiste en comunicar la energía ya concentrada, canalizada y liberada a un objeto determinado.


Ejercicio: Elige el proyecto que deseas y reúne los utensilios necesarios. Visualiza tu objetivo. Graba esta imagen en tu mente. Concentra toda tu atención y tus sentidos en el objetivo. Mientras lo haces, toca los objetos que vas a utilizar. Siente cómo se flexionan tus músculos mientras trabajas. Percibe cómo liberas energía y la canalizas hacia aquello que estás creando. Dirige la energía acumulada hacia el objeto. Continúa visualizando todo el tiempo que te sea posible. En el momento en que sientas descender toda esa energía por tu brazo, notarás como ésta sale por tu mano, en ese momento deberás dirigirla en línea recta hacia el objeto.

Eso es todo, el poder ha salido de tu cuerpo y ha entrado en el objeto mágico, concentrando y canalizando las energías de éste último y uniéndolas a tu objetivo!


La conexión mágica ...

Hay personas que piensan que la magia es cosa de gitanos o brujas, y no se dan cuenta de que la vida en sí es magia. Quizás un buen día observas que sin ningún propósito especial has comprado un ramo de rosas rojas para adornar tu dormitorio, y esa misma noche has pasado un rato muy intenso y apasionado con tu pareja... Eso es magia!

O que de pronto escuchas las estrofas de una canción que parecen resonar en tu cabeza, y te das cuenta de que en sus versos hay palabras que te hacen descubrir algo que has estado esperando durante mucho tiempo ... eso también es magia!

Empiezas entonces a ver, entre las experiencias, conexiones y lazos que hasta ahora no habías advertido. En esos momentos vas cobrando conciencia de la conexión mágica. A medida que progreses en tu relación con esta actividad, irás comprendiendo que todos los elementos de tu existencia son como piezas de un puzzle que este arte puede mover hasta formar la imagen que perseguías: tu verdadero YO.

La voluntad: Este es el primer requisito, la voluntad de querer ser mago, y en segundo término, también es muy importante que tengas fe en ti mismo y en lo que haces. Es simplemente tener una actitud positiva y repetirte a ti mismo "Esto va a funcionar, esto va a funcionar", no debes dudar en ningún momento.


Poderes del mago:

Conocimiento: Es la voz de tu sabiduría interior.

Valor: Cuando tu propia verdad interior desafía ideas e incluso prejuicios que te han seguido durante toda tu vida, debes tener el valor para seguirla.

Voluntad: Esto es lo que te mantiene en tu camino, rechazando las distracciones que en algún momento pudiesen surgir.

Silencio: Es la habilidad de acallar el ruido de la mente, para alejar los pensamientos que no cesan de dar vueltas en tu cabeza. 

Purificación: Para que la magia actúe, tus espacios mentales y emocionales son tan importantes como los físicos. Lo que andas buscando como espacio interior ideal es un sosiego no excitado, es decir, serenidad.

La purificación ha formado parte de las prácticas religiosas y mágicas desde el principio de los tiempos. Pensemos por ejemplo en el bautismo cristiano.


Ejercicio de purificación:

Toma una ducha de agua fría. Siente el contacto del agua sobre tu piel. Imagina que tus emociones están sobre la superficie de tu piel: tristeza, enfado, frustración, excitación, placer .... Fíjate como el agua desaparece por el sumidero y que arrastra consigo todas esas emociones. Mientras lo haces respira profundamente con el diafragma, sin forzarla... debe ser una respiración normal. Cuando te sientas suave, lúcido y relajado, sécate y ponte una ropa especial exclusiva para la práctica de la magia. El material debe ser natural: algodón, lana o seda. Lo aconsejable es tener una pequeña selección de ropas holgadas, sencillas y de distintos colores, usando cada una dependiendo de tu estado de ánimo y la necesidad del día.

La habitación: Lo ideal sería tener una habitación sólo para la práctica de la magia, pero si no cuentas con una habitación exclusiva para ello, sí debes disponer de un espacio en el que puedas estar a solas durante tus ejercicios y donde nadie te moleste.

Intentar hacerlo en un lugar demasiado frecuentado restará efectividad, ya que las vibraciones de las demás personas permanecerán en el ambiente y te llevará mucho más tiempo y energía reestablecer el equilibrio del lugar. A muchas personas les ayuda pintar las paredes del color que les parezca más equilibrado (un color ideal es el azul claro), y colocar una alfombra en el mismo tono (a poder ser de fibra natural). En realidad no importa que el espacio elegido sea o no luminoso, lo que cuenta es la propia sensación de serenidad. Si hay algún objeto que te moleste, no dudes en quitarlo!

También debemos saber en qué puntos están los puntos cardinales con respecto a la habitación que vamos a usar. Durante tu trabajo, deberás estar de pie o sentado de cara al este que es por donde sale el sol.

En cuanto al mobiliario, hay personas que les gusta estar rodeadas de objetos e imágenes que les recuerda la magia, mientras que otros prefieren un ambiente sobrio y sencillo. Lo único realmente básico sería un lugar donde sentarse: cojín para el suelo o un sillón/ sofá, y una superficie donde poder escribir y poner objetos.

Si debes compartir ese espacio dedicado a la magia con otra persona, es recomendable poner un protector. Éste puede ser una figura, cristal o una imagen enmarcada. Este protector lo guardarás cada vez que acabes con tu trabajo.

Utensilios primarios: Es cualquier objeto de la naturaleza que se usa mediante la canalización de sus propias propiedades particulares hacia el objetivo que deseas alcanzar. Una flor posee propiedades curativas, los árboles, rocas, conchas también poseen propiedades.

¿Cuál es el proceso? ¿Cómo es posible recoger una concha marina y usarla con fines mágicos?

Se consigue abriéndote por completo a ese "ser". Toma la concha entre tus manos, mírala, percíbela con tus dedos, siéntela en tu corazón, huélela, deja que todos tus sentidos se impregnen de ella... enamórate de ella! No la veas como a un objeto, sino como si fuese un ser viviente. Al principio quizás nos cueste sentirla, pero en cuanto lo logres canalizarás la magia que contiene.


Utensilios ordinarios:

- Caldero: es el utensilio mágico por excelencia. Puede ser un recipiente de terracota o de hierro colado. Se emplea para hervir hierbas y preparar brebajes.

- Lámpara de aceite y velas: Son muy importantes cuando la iluminación del sol o la luna es escasa. La luz eléctrica es tan perjudicial para la magia como los ajos para los vampiros!

- Libreta de notas y pluma: Elige una libreta con tapas de cartón y úsala para registrar en ella tus experimentos, rituales o fechas mágicas. La pluma debe ser de ganso aunque también podemos utilizar una estilográfica. Evitar bolígrafos o rotuladores.

- Espejo: Cuando no se utilice debe estar cubierto con una tela de terciopelo negro.

- Copa, incensario, cuenco de latón y quemador: La copa sirve para contener agua o vino y debe de ser de plata o cerámica. El incensario (representa el aire) puede ser un soporte de madera o latón, como los que se usan para sostener varillas de incienso.

- La escoba: puedas usar una escoba vieja de jardín.


Primer ritual: Cómo recargar tu cruz de Caravaca.

Esta oración debe ser repetida tres veces en voz baja y con gran devoción.

"Anna, Anna, madre de la Santa Madre, abuela del Divino Niño, al que igual que la luz que en Belén se mostró a los santos de corazón te pedimos para nosotros, todo el perdón, y que con la intervención de la Santa Cruz la luz de tu Santo Nieto, Nuestro Señor, nos conceda dicha, ventura, y protección.".

Otro ritual: La Dieta del Perdón - No se le debe comunicar a nadie que lo vamos a hacer.

Este ejercicio debe ser realizado por las personas durante siete días de la semana, únicamente debes grabarlo en tu mente y repetirlo durante los siete días, si algún día no lo hiciste deberás volver a empezar.

Lo único que tienes que hacer es repetir mentalmente YO ...... ....... (nombres y apellidos completos) QUIERO PERDONAR. Además debes anotar en una libreta de apuntes personales el día, la hora, el lugar donde empiezas la dieta del perdón y señalar el día, la hora y la fecha en que terminarás. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario