Tratando de entender la Magia (1ª parte)


No estaba previsto que la magia regresara a nuestra civilización a comienzos del III milenio y despertara tanto interés en el gran público de todo el mundo. Mucho menos que, en la cultivada Europa que alumbró el racionalismo y el materialismo alguien se atreviera a abrir una Escuela de magia y hechicería y que los niños de todo el mundo se sintieran fascinados con el evento y se acostaran soñando con ser admitidos en el Campus de Hogwarts para practicar el vuelo deportivo montados en escobas encantadas...

Para el hombre medio de nuestra cultura, la maga es una "bruja" sin embargo, la palabra "Witch" tiene un significado muy distinto al de bruja, proviene de la palabra "wise" que significa nada más y nada menos que "sabia", y es que la magia es exactamente eso, una sabiduría ancestral! Veamos!


* Qué es la magia ...

Básicamente, podemos definir a este antiguo arte como un conjunto de teorías místicas y prácticas rituales que sólo adquieren sentido a la luz de una cosmovisión que postula otra idea e imagen del mundo y del ser humano. No es, por lo tanto, raro que al hombre medio le resulten ridículos, cuando no disparates delirantes, los gestos rituales del mago, o su estrafalaria forma de vestir y de percibir el Cosmos. Nada de lo que éste cree o hace puede ser entendido si no se tiene en consideración la visión de la realidad que está en el origen de esos gestos rituales, creencias y estilo de vida.

El primer postulado del pensamiento mágico sostiene que el mundo es una unidad viviente e interconectada, articulada en distintos niveles que configuran una jerarquía de planos cósmicos.

Este es el mismo principio que postula el holismo científico del S. XX. No sólo existe una red de vasos comunicantes que, en último término, vinculan entre sí a todas las partes que configuran al Universo como una unidad, sino que cada una de éstas contiene una imagen del TODO.

Este axioma no tiene nada de arcaico, de hecho, es coherente con el principio cosmológico vigente en la ciencia actual. Pero la magia va más lejos. Asimismo sostiene que es posible actuar sobre un punto dado de esa red universal a partir de otro y también a través de dicha imagen... 

La idea es que, al tratarse de una trama en la cual todos los fenómenos se hallan conectados, debería ser posible acceder a la información desde cualquier punto, así como llegar a cualquiera de ellos un flujo de energía.

El principio de causalidad, por tanto, es tan esencial en esta teoría como el de semejanza. Todo fenómeno es efecto de una causa y generador de nuevos efectos a través de la energía que libera al crearlos.

Para que lo entendáis, pondré un ejemplo muy sencillo ...

Si golpeamos una superficie cualquiera producimos unas vibraciones que se transmiten a lo largo y ancho de dicha superficie. Al bloquear el campo de las vibraciones de modo que únicamente les quede una salida, éstas reverberarán en dicho campo y podremos dirigir su flujo en la dirección de dicha salida. Conseguimos así una mayor carga en ese punto y logramos generar un fenómeno que de otro modo no tendría lugar.

El mago en este caso, desde el conocimiento, alcanza el control de las fuerzas puestas en juego y desarrolla la habilidad de dirigirlas, conforme a su voluntad y para satisfacer sus propósitos. 

La famosa varita se usa para captar, dirigir y liberar las fuerzas desde un espacio ritual diseñado para tal fin. También hay símbolos destinados a atraer los flujos energéticos que emite el cielo, los cuatro puntos cardinales y los cuatro elementos constitutivos del Cosmos. También se tiene en cuenta la disposición estelar y se emplean signos afines a los seres o fuerzas de otros planos de realidad que éstas representan.

Las energías que liberan los fenómenos de cualquier tipo, incluyendo especialmente el plano mental, presentan distintas calidades y funciones, según el principio universal del cual deriven. Así como los distintos planos de realidad corresponden a una jerarquía de niveles, también existe una jerarquización de energías.

Según el gran postulado del pensamiento mágico denominado ley de las grandes analogías, "todos los elementos de un plano cualquiera de realidad están vinculados causalmente también con otros que son sus correspondientes en los distintos niveles que configuran el Cosmos"

Resumiendo, podría decirse que la teoría del conocimiento propia de la magia, afirma que el alma del hombre es como un espejo del Universo y por eso cada uno (Universo y alma) se encuentra y reconoce en el otro, que es su propia imagen.

Dado que la Creación es una unidad en la cual todo se halla entretejido, la magia tradicional concibió un fluido universal que la impregnaba y a través de la cual se transmitían las energías: la Luz Astral! Este fluido cumplía en su teoría un papel análogo al que la ciencia atribuyó al concepto de éter hasta Einstein: constituía el medio a través del cual se propagaban dichas energías.


Y hablando de espejos ...

Por su capacidad para duplicar la realidad, los espejos han sido siempre un medio de acceso para la magia y lo sobrenatural, y ya en la Antigüedad el arte de la adivinación por medio de espejos, conocido como cristalomancia, era practicado por magos y arúspices de muchas culturas. Las antiguas brujas de Tesalia escribían sus oráculos en espejos con sangre humana. Se cuenta que enseñaron a Pitágoras a adivinar sosteniendo un espejo en dirección hacia la Luna.

Catalina de Médicis y Enrique IV tenían espejos mágicos a los que consultaban con frecuencia. Alberto Magno y Cornelio Agrippa hacían predicciones con un espejo, así como Cagliostro. También John Dee, el mago real de la reina Isabel I de Inglaterra, utilizaba un huevo de cristal y un espejo negro de obsidiana.

Algunos especialistas dicen que cuando la clarividencia se desarrolla, el espejo aparece cubierto de una especie de neblina, que luego deja traslucir formas y colores. A medida que se desarrolla la habilidad perceptiva se agudizan las formas y colores dejando entrever objetos discernibles, personas y símbolos. Para las personas con habilidades psíquicas naturales, el avance es rápido si aprenden a relajarse profundamente.

Los estudiosos del ocultismo utilizan espejos para adentrarse en el mundo de los espíritus. Mirar fijamente en uno permite supuestamente obtener visiones de los guías espirituales y ayuda para conseguir una visión áurica, es decir, la habilidad para ver el aura de los demás.

"La magia es un puente que te permite ir del mundo visible hacia el invisible. Y aprender las lecciones de ambos mundos". (Paulo Coelho)

No hay comentarios:

Publicar un comentario