La magia de las piedras: Turquesa


Durante la antigüedad fue muy utilizada tanto por sus propiedades mágicas como en representaciones artísticas. Para los aztecas era la "piedra de los dioses" y la utilizaron como amuleto poderoso contra el mal y en sus armas con el fin de aumentar su eficacia en el ataque.

También la emplearon en máscaras, escudos y cuchillos ceremoniales. Los antiguos egipcios, que crearon joyas de gran belleza, usaron la turquesa para confeccionar tanto sus adornos como sus amuletos. El escarabajo, por ejemplo, se elaboraba con este mineral, y los "pectorales", como el encontrado sobre la momia de Tutankamon, estaban elaborados en oro cincelado con incrustaciones de turquesa y otras piedras preciosas.

En otros lugares se consideraba un eficaz amuleto contra el mal de ojo y otras desgracias, además de proteger a los marineros contra los ataques del mar. 



De color azul opaco y brillo de cera emerge como un reconocido amuleto en los viajes. Se dice que grandes viajeros como Cristóbal Colón y Vasco da Gama llevaban siempre consigo una piedra de turquesa.

Los árabes la denominaban "piedra de la suerte" y en Asia Central la consideran un importante amuleto que simboliza el valor y la esperanza.

En México es también muy popular como amuleto que proporciona buena suerte.

Conocida también como "la piedra turca", esta piedra se utiliza mucho en collares, aros y anillos. Se dice que alarga la vida y proporciona una muerte pacífica, pero languidece cuando la persona que la posee sufre un desengaño amoroso o enferma; entonces cambia su color a un tono más pálido.

El color es tan variable como el resto de sus propiedades, abarcando desde el blanco hasta el azul oscuro y el azul cielo, y desde el azul-verdoso hasta el verde-amarillento.

La Turquesa pertenece al signo Acuario. Esta asociación con el signo significa que potencia los aspectos positivos de este signo y minimiza los negativos. 



  • Propiedades:
Se dice que la Turquesa es la piedra más popular utilizada como amuleto y se le atribuyen un sinfín de propiedades protectoras. Está estrechamente ligada con el éxito y la buena suerte porque posee grandes poderes para proteger a su portador contra el fracaso. Además nos preserva contra la pobreza según canta un dicho popular que asegura que "la mano que lleva una turquesa no conoce nunca la pobreza". Es eficaz contra el veneno y los problemas de salud y, según se afirma, protege a su propietario contra la falta de éxito en la caza.


  • Otras propiedades ...
- La turquesa actúa sobre la comunicación y la facilidad de palabra. Aumenta la capacidad creadora del pensamiento.

- Conocida como la piedra de la alegría y el bienestar, absorbe la energía negativa. Ayuda a ver el aspecto lúdico de la existencia y a contemplar la vida con buen humor.

- Amuleto propicio para viajeros, indicada para prevenir el mal de ojo de los hechizos de la magia.

- Aumenta tu estado de atención. Clarifica tus ideas y atrae la creatividad.

- Fomenta la armonía espiritual y la comunicación con los mundos físico y espiritual. Puesta sobre el tercer ojo, potencia la intuición y la meditación. Sobre el chakra garganta libera de antiguos votos, expiaciones pendientes, prohibiciones, permitiendo que el alma vuelva a expresarse. Explora las vidas pasadas, mostrando la creación de tu propio destino como un proceso continuo, que depende de tus actos en cada momento.

- Es purificadora, disipa energías negativas y limpia la bruma electromagnética, protegiéndonos de los agentes contaminantes del medio ambiente. Une la tierra y el cielo, conjugando energía masculina-femenina. Empática y equilibradora, promueve la autorrealización, calma los nervios cuando debemos hablar en público.

- Es fortalecedora psicológica, disuelve actitudes de mártir o el autosabotaje. Mentalmente, mantiene alerta al tiempo que infunde calma y ayuda a la expresión creativa. Emocionalmente, estabiliza alteraciones del estado de ánimo, estimulando el amor romántico.

- Físicamente, es excelente para tratar el agotamiento, depresión o ataques de pánico. Fortalece el sistema inmune, favorece la asimilación de los nutrientes, y protege de infecciones víricas. Es antiinflamatoria y desintoxicante, calma los calambres y el dolor.

Se puede situal en cualquier punto del cuerpo, aunque los ideales son la garganta, el tercer ojo y el plexo solar.

3 comentarios:

  1. No cabe duda, mi intuición jamas me falla, tal vez por eso adoro las turquesas y siempre me siento atraída hacia toda pieza de joyería que la tiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa lo mismo e inclusive acabo de comprar una sin saber que la necesitaba y me atrajo tanto que me encanta aunque no sea de ese signo zodiacal me encanta

      Eliminar
    2. A mi me pasa lo mismo e inclusive acabo de comprar una sin saber que la necesitaba y me atrajo tanto que me encanta aunque no sea de ese signo zodiacal me encanta

      Eliminar