Chamanismo (2ª parte)

  • El dominio del fuego y del frío ...
Una característica del trance es el calor místico. El chamán domina el fuego y el frío, lo que le lleva a soportar condiciones extremas como si no existieran. Incluso es capaz de herirse sin sentir dolor.

Esta capacidad está asociada a un furor o calor mágico, como el que desarrollan ciertos héroes celtas.

Un ejemplo característico es el del héroe Cuchulainn, quien tras su primera hazaña estaba en tal estado de furor y calor, que tuvieron que traerle tres barriles de agua helada!

Cuando se introdujo en el primer barril, su calor hizo estallar las partes metálicas del recipiente.

Al introducirse en el segundo, el agua hervía a borbotones. Al hacer lo mismo con el tercero, el agua adquirió la temperatura que sólo unos pocos soportarían.
Un tipo de magia nórdica que recuerda especialmente al chamanismo, es el seidhr, practicado por mujeres a las que se les denominaba seidhkona, spákona o völva.

La spákona llevaba una vara y un atuendo especial semejante al de muchos chamanes. Se sentaba sobre un lugar alto. Quince muchachos y otras tantas jóvenes, entonaban cánticos, y la profetisa abandonaba su cuerpo, tomaba la forma de un animal y viajaba a través de lo invisible para ejercer su oficio de adivinadora en las granjas.

  • Bajo el Olimpo ...
También entre los griegos se encuentran distintos rasgos chamánicos.

Zeus, por ejemplo, tenía la facilidad para transformarse en un animal.

Existen también ciertos mitos como el de Abaris, que viajaba a través del espacio sobre una flecha como hacen simbólicamente ciertos chamanes siberianos.

O incluso el mito de Orfeo presenta tópicos típicamente chamánicos:
  1. ama la música
  2. se entiende con los animales
  3. domina las artes mágicas y la adivinación
  4. tiene poderes para sanar ...
Pero lo más significativo es su viaje a los infiernos para rescatar el alma de su esposa, Eurídice.

  • Elegidos por el espíritu ...
Muchos podrían pensar que ser chamán es todo un privilegio, pero lo cierto, es que su camino comienza con un sufrimiento atroz.

Se reconocen varias formas por los que una persona deviene en chamán:

  • La vocación espontánea
  • La transmisión hereditaria.
  • En otras ocasiones el individuo toma la decisión personal de convertirse en chamán, llevando a cabo todo tipo de pericias para conseguir su primer éxtasis y aprender las técnicas de algún maestro. Pero ésto, no siempre funciona.
  • Una cuarta forma de reclutamiento, es la que llevan a cabo ciertas etnias siberianas como los tunguses. Entre ellos, el chamán de la tribu, desempeña un importante rol social.
Cuando muere, el clan elige a un niño que muestre facultades, para ser instruido en las técnicas de su predecesor.

De todos modos, si el niño no muestra capacidades o es incapaz de alcanzar el trance, se abandona su formación y se busca otro candidato mejor.

En los casos de transmisión hereditaria, el hijo del chamán exhibe facultades semejantes a las de su padre o pertenece a una familia en la que hubo antecedentes chamanes.

Desde que es un muchacho, el elegido muestra una conducta extravagante, introvertida, taciturna e incluso melancólica.

Se aísla, se siente atraído por los bosques y los desiertos por los cuales vaga durante días. Se comporta de una manera que se sale de lo habitual: canta, llora, y dice cosas extrañas mientras duerme.

Su sueño se ve perturbado por convulsiones, visiones delirantes y pesadillas en las cuales a menudo se ve sacado de su cuerpo en formas extrañas y llevado a paisajes fantásticos. También escucha voces que le dan extrañas instrucciones y se viste de forma estrafalaria.

  • La enfermedad iniciática ...
En muchas ocasiones ese desequilibrio mental empeora. En ocasiones, el joven desaparece durante días en los bosques, se alimenta de animales que atrapa con sus manos. Los síntomas suelen acabar en cuadros histeroides y epileptoides.

Los espíritus que se le aparecen en sueños y visiones le aseguran que el único modo de sanar es dedicarse al chamanismo. Al final, acepta su instrucción para escapar el estado mórbido de la enfermedad iniciática.

Parece ser que el elegido debe conocer el proceso de sufrimiento de la enfermedad para poder curarla.

Si bien el chamán pasa por esta etapa mórbida, los investigadores y antropólogos actuales, afirman que una vez instruido, el chamán suele ser un individuo de fuerte constitución mental y física, con una memoria, poder de concentración y dominio de sí mismo extraordinarios.
La enfermedad chamánica acaba a menudo en coma o inconsciencia durante la cual la agonía llega al límite. El elegido debe morir para renacer y convertirse en un espíritu. Es una verdadera iniciación llevada hasta sus últimas consecuencias: morir a la conciencia ordinaria para renacer a otra realidad.

Mientras su cuerpo parece inanimado y muerto, la conciencia del sujeto experimenta una agonía indescriptible: entidades sobrenaturales desgarran su cuerpo con lanzas o garfios de hierro, hasta que la carne es separada de los huesos, se le arrancan los ojos de las órbitas y se extraen los líquidos de su cuerpo. Después, los seres míticos reponen nuevos órganos, carne y sangre sobre los huesos. Ha sido destruido para ser recompuesto con una materia llena de poder y conciencia. 

  • "Muerte y renacimiento".
Pero las pruebas no acaban aquí, ahora el novicio deberá encontrar un maestro , demostrar que tiene las facultades necesarias para consagrarse en una iniciación y comenzar su instrucción para obtener el dominio de sus nuevos poderes.

Los novicios manchúes deben probar su amistad con el fuego atravesando un camino sembrado de carbones encendidos. Cada año, un ritual parecido es llevado a cabo en Tamil, Sri Lanka, por el Gran Sacerdote y algunos elegidos.

Otra prueba es hacer nueve perforaciones sobre la capa superficial de un río helado, que simbolizan los 9 mundos. El candidato, debe sumergirse y emerger por cada uno de los agujeros.

A partir de su consagración, comienza la instrucción tanto teórica como práctica de la mano de los maestros; pero la verdadera habilidad que debe controlar a la perfección, es aquella que define como tal al chamanismo: el vuelo mágico.

El viaje al otro lado de la realidad comienza con la entrada en éxtasis del chamán.

Los procedimientos son variados y los grados de trance también.
A los chamanes más antiguos, les bastaba utilizar técnicas de respiración ( jadeos, forzando la respiración con inhalaciones rápidas y cortas , que sobrellevan a una sobreoxigenación) para entrar en lo más alto de esos estados de conciencia.


Con el tiempo, el chamanismo fue degenerando y cada vez resultó más difícil alcanzar ese estado, por lo que, hubo la necesidad de aportar ayudas externas para lograrlo.

Por ejemplo, comenzaron a utilizar substancias psicotrópicas ( peyote, tabaco en forma líquida, alcohol, ayahuasca, Amanita Muscaria llamada también seta de los enanos), también recurrían al uso de danzas o instrumentos musicales tales como las maracas o el tambor. En el norte y centro de la India el tambor fue substituido por una criba llena de granos de arroz que el mago agita para producir el ritmo adecuado. De hecho, está demostrado científicamente, que el ritmo de los instrumentos de percusión afecta enormemente al sistema nervioso central.

El sonido del tambor induce al chamán a entrar en trance. Cuando comienza a oírlo, su mente asocia el estado de éxtasis con el sonido; un sonido que es como el trote de un caballo; así considera el chamán a su tambor, como una cabalgadura mágica que le sirve para penetrar en el lado invisible de la realidad. También lo llama su "canoa", capaz de llevarle por océanos de mundos desconocidos, pero sobre todo es su corcel, que le ayuda a viajar por un universo ajeno al resto de los seres humanos.

Para la Gran Sesión, se necesita estar en trance completo. Para ello, el chamán se prepara para abordarla con ritos de purificación, durante días o semanas come ligeramente o incluso ayuna, no bebe alcohol, evita las relaciones sexuales y el trato con personas del sexo opuesto. El día señalado, debe tomar baños purificadores. La Gran Sesión, sólo se hace, para llevar a cabo asuntos verdaderamente importantes.

  • Animal de poder ...
Una consideración especial merece el espíritu-animal del chamán. Entre los indios mexicanos y guatemaltecos se cree que cada persona tiene un tonal, un alma vital cuyo carácter puede ser representado por el de un animal. Pero los chamanes disponen además de un nagual, un espíritu que es más bien su alter ego, la otra personalidad. Este espíritu es un animal arquetípico: águila, lobo, oso, reno ... según la creencia general, el chamán puede transformarse en dicho animal durante el vuelo mágico.

Si el animal es herido mientras la conciencia del chamán viaja en él, se cree que éste resultará herido.

  • Los esposos celestes ...
Es creencia en muchos pueblos que los espíritus pueden aparecer en los sueños de la gente tomando formas del sexo opuesto para tener relaciones sexuales con ellos. A veces el chamán tiene una esposa o esposo espirituales que les proporciona el resto de los ayudantes auxiliares.

Los goldes siberianos las llaman áyamy, los también siberianos yakutos las conocen como abassy. Son las mujeres-espíritu, las damas blancas de muchas mitologías. Entre los escandinavos eran las walkirias, las mujeres-cisne, que sienten predilección por los guerreros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario