La magia de las piedras: Introducción


El ser humano tiene propensión a encerrarse en sí mismo, se inclina a creer que es el centro del mundo viviente y acepta todo cuanto le rodea como si hubiera sido creado para él.

Para poder entender la magia natural, debemos desprendernos de nuestro egocentrismo. No basta con estudiar y comprender la naturaleza, debemos aprender a fundirnos con ella, a sentirnos como una pieza más de este maravilloso mecanismo, debemos aprender a sentirla...

No son necesarios instrumentos mágicos para sentir la naturaleza, una humilde piedra es suficiente para empezar. Y es que ... de piedras hablaremos en este apartado...

- En Egipto, los joyeros utilizaron una gran variedad de piedras. Algunos eran obtenidos en las colinas y desiertos que rodeaban el país, sin embargo, algunos de los más valiosos tuvieron que ser importados de lugares más lejanos. Eran elegidos, en su mayoría, no porque sus colores crearan un efecto particular, sino porque tenían un simbolismo y un significado amulético.

En el caso de la joyería funeraria, algunos eran estrictamente prescritos por las propiedades mágicas de su colorido. El suelo egipcio fue rico en yacimientos de diferentes piedras; el uso de éstas, algunas ornamentales y otras no, estuvo muy difundido en la joyería. La mayoría fueron utilizadas ya desde la época Badariense, sin embargo hubo períodos en las que alguna piedra estaba de moda, como la amatista en el Reino Medio y la esmeralda en la época romana.El lapislázuli por ejemplo, otorgaba poder. 

- Los Aztecas hacían espejos con la obsidiana, para la adivinación.

- Los astrólogos mayas usaban grandes espejos de obsidiana que recubrían con agua y sobre esta superficie desde el interior de sus observatorios veían el cielo. Los espejos de agua se han mantenido durante siglos y aún se pueden ver en el Palacio de Tetlita de Teotihuacan, el que fuera el mercado de la obsidiana más importante del mundo. Son tan importantes los espejos de obsidiana que hay un día que lleva ese nombre “espejo de obsidiana” o Ezanab y se dibuja con un glifo que representa un espejo de obsidiana.

- Los monjes budistas tienen cinco materias sagradas: el cristal de roca: símbolo de luz, la turquesa: la infinidad del mar y del cielo, el coral: la vida, el oro: la luz solar y la plata: la luz de la luna.

- Asimismo, en la Edad Media, se usaba un amuleto especial llamado la "Piedra preservadora", de la cual se creía que detenía los abortos.

Las piedras absorbían las energías negativas y las sustituían por otras positivas. Si uno transfería algo de su fatiga y cansancio a una piedra, sabía que recibiría energías de nuevo. Esta costumbre viene de muy antiguo pero es todavía válida para los seguidores de la Magia Natural.

Cuando se realiza esta acción, la piedra debe ser enterrada inmediatamente después, para que las vibraciones negativas no puedan afectar a ninguna otra persona.

  • ¿Cómo y por qué trabajan las piedras? 
Las piedras son energía concentrada; ellas actúan a través de sus vibraciones y sus colores. Cada piedra tiene una vibración específica, la cual a su vez puede ser trasmitida a las propias vibraciones humanas.

Tanto vibraciones como colores pueden tener un efecto muy poderoso sobre las emociones. Combinados, ellos pueden ayudarnos a obtener lo que deseamos, desde aumentar nuestro poder personal hasta influir sobre otras personas.

A riesgo de sonar reiterativos, es necesario ser muy responsables cuando se trabaja con piedras, porque estaremos utilizando nada menos que el inmenso poder de Nuestra Madre Tierra. Las piedras actúan por el solo hecho de ser sostenidas en las manos o siendo ubicadas sobre puntos particulares. El efecto es particularmente intenso cuando son usadas en colgantes o collares. Si se las pone sobre algún lugar, por ejemplo, en una habitación, las piedras pueden "esparcir" sus vibraciones sobre todo el ambiente.

  • Cómo elegir una piedra ...
Si alguien regala una piedra es necesario conocer los colores y piedras preferidas de quien va a recibirla. Es por demás ventajoso obsequiar una piedra con amor.

Hay que pensar que belleza y vibraciones son comunes a toda piedra, desde la más sencilla hasta el diamante más costoso.

Si por lo contrario eres tú quien encuentras una piedra, relájate y sostenla en la palma de tu mano durante unos minutos, si sientes su vibración, es que esa piedra es para ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario